Haz feliz a un niño

Además de periodistas, somos lectores. Por eso entendemos la frustración que generan los formatos publicitarios intrusivos, los formatos intersticiales o las ventanas pop-up. Para tratar de mantener el equilibrio y una experiencia de usuario apropiada, la publicidad que mostramos huye de esos formatos.

Creemos que la publicidad más efectiva es la que va ligada a un contenido de interés que el lector consume de manera voluntaria. Por eso creemos que el lector merece toda la transparencia. En consecuencia, el contenido de marca está convenientemente señalado como tal.

Yorokobu es una revista cuyos ingresos se basan, en un gran porcentaje, en la publicidad. Necesitamos de esos ingresos para costear los salarios de los periodistas que trabajan aquí, del equipo comercial y de la tecnología que hace que Yorokobu pueda leerse tanto en papel como en formato digital. Por eso, te pedimos que consideres la posibilidad de desactivar el bloqueador de publicidad que utilizas en el dominio yorokobu.es.

Si no te apetece hacerlo, no pasa nada. Podrás seguir disfrutando gratuitamente de todos los contenidos de Yorokobu. Sólo te pedimos que dediques 30 segundos a considerarlo.

Y esto es un GIF de un gatito para tratar de ablandar ese corazón de hielo.

kitten-1111

 

 

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

CERRAR