17 diciembre, 2012
7

Armas del narco convertidas en instrumentos musicales

Por José Luis Pardo

La pistola de un narcotraficante mexicano es parte de un violín. Un rifle Ak-47 con el que los Cárteles de Sinaloa o los Zetas han librado sangrientas batallas, es una flauta travesera. Los cartuchos de las balas que han conmocionado un país, son la estructura de una guitarra. La violencia que ha dejado 60.000 muertos en los últimos seis años convertida en un orquesta que interpreta el Imagine de John Lennon.

Pedro Reyes, un artista mexicano nacido en Ciudad de México en 1972, ha reciclado 6.700 armas de fuego incautadas al crimen organizado para transformarlas, con la ayuda de seis músicos, en 50 instrumentos musicales totalmente funcionales. En el país de los grandes carteles de la droga, se ha propuesto hacer una especie de terapia a través de la música.

“Es difícil de explicar pero la transformación fue más que física. Es importante considerar que muchas vidas fueron tomadas con estas armas. Es como si un exorcismo sucediera y la música expulsara los demonios de las armas, así como un réquiem para las vidas perdidas”, ha explicado en algunas ocasiones.

En abril de este año recibió una llamada del gobierno: iban a destruir un cargamento de armas en Ciudad Juárez, en el norte de México, la capital mundial del crimen durante varios años y el mayor símbolo de la guerra entre carteles. Reyes ya había creado un proyecto similar en 2008, Palas por pistolas, en el que 1527 armas se convirtieron en 1527 palas para plantar el mismo número de árboles. Convertir el arsenal en música fue la continuación en ese esfuerzo de contraponer la muerte con la vida.

Al mismo tiempo el trabajo del artista es una denuncia sobre el negocio más lucrativo del mundo: el tráfico de armas. Mientras la cocaína que se produce en Sudamérica tiene como uno de sus destinos principales Estados Unidos, las armas que custodian el negocio provienen en su mayoría de la primera potencia mundial.

“En el último siglo se han organizado movimientos por los derechos de los gays, por cuidar el medio ambiente. Pero todavía tenemos que expresar nuestro derecho a vivir en un mundo sin armas”, escribe en la presentación de su proyecto. “Quizás haya actores en Hollywood que no fumen en la pantalla, pero ninguno rechaza el papel de héroe de gatillo fácil”.

Lennon escribió Imagine en 1971, en los momentos finales de la Guerra Fría. 40 años después la canción está cargada de vigencia en México, un país que vive en medio del fuego cruzado de los narcotraficantes; en donde en algunos pueblos las calles se vacían de noche presa del temor y alguna ciudad ha casi desaparecido entre el ruido de las balas. Quizás este proyecto sirva para que, aunque solo sea un momento, la música aplaque a las fieras.

Fotos David Franco, Vídeo: Design Boom