22 enero, 2014
18

Escribir blogs: dos listas sencillas para salir del paso

Ensalada gafapasta de imágenes con reducción a lo obvio y tostas encabronadas a las dos velas

Por Javier Meléndez Martín ( @_jmelendez_ )

¿Escribes para una revista y necesitas presentar un artículo para mañana? ¿O quieres deshacerte del artículo cuanto antes para dedicarte a otras tareas? Aquí encontrarás dos recetas sencillas para salir del paso, contentar a los editores y a los lectores: Ensalada gafapasta de imágenes con reducción a lo obvio, y las tostas encabronadas a las dos velas.

La mayoría de los artículos basados en listas son sencillos de escribir. Listas como “películas románticas”, “canciones para hacer el amor” o “novelas para leer en la playa” solo necesitan una introducción breve y las imágenes de las películas, los vídeos de Youtube o las portadas de las novelas, respectivamente. La regla a tener en cuenta es:

CUANTAS MÁS FOTOS, MENOS TEXTO

Sin embargo, si queremos realizar trabajos más complejos como la ensalada gafapasta de imágenes con reducción a lo obvio, o temerarios como tostas encabronadas a las dos velas, debemos seguir una serie de procesos. Aunque no son complicados.

TOSTAS ENCABRONADAS A DOS VELAS

Estilo: Barrioforero
Nivel de dificultad: Bajo.
Tiempo: 45-60 min. (depende de los elementos listados)

Ingredientes: Lucha de sexos, una imagen.

La clave de la receta está en reunir en un post las fobias, reparos y animadversión de un sexo contra otro. Básicamente consiste en trasladar el tono polemista de un foro a una publicación con miles de seguidores que garanticen la pronta difusión. La redacción cuidadosa carece de importancia, incluso es contraproducente. Pretendemos que los lectores lean rápido, no se detengan a pensar y compartan y comenten con aprecio o encendido desaire.

UN TÍTULO DIRECTO

“Mujeres que pueden amargarte el fin de semana” o “Conoce a una tía por el tono de su móvil” pueden valer a una revista “para hombres”. Mientras que una revista “para mujeres” se puede nutrir de títulos como “Veinte tipos de los que conviene huir” o “Conoce a los hombres por sus zapatos”.

La introducción, breve, al hilo del título:

Si quedas con un hombre, fíjate en sus zapatos. Ellos te dirán cómo es.

En ocasiones, podemos utilizar una excusa etílica para perpetrar el texto:

Estábamos (…) y yo en (…) Al sexto gin-tonic nos dimos cuenta de que…

Continuamos con la lista de “hombres por sus zapatos” o “mujeres por los politonos”:

La que tiene “If I Were A Boy” de Beyoncé: Cuidado, porque es…

La que tiene una banda sonora de serie de los 80: Es de las que…

… Cada descripción debe ser breve, dos o tres líneas, demoledora. El sexo contrario es el enemigo.

Continuamos hasta tener diez o quince elementos y finalizamos con un aviso a navegantes:

Si os encontráis con alguno de estos tíos, ¡salid por patas, chicas!

Aquí estamos, si queréis tirad piedras a nuestras cabezas…

…es una opción que pretende ser jocosa y despertar en los lectores del sexo contrario la idea de que ha sido una travesura.

Espero que nadie se lo tome a pecho…

… es una despedida cobarde.

ENSALADA GAFAPASTA DE IMÁGENES CON REDUCCIÓN A LO OBVIO

Estilo: Gafapasta
Nivel de dificultad: Medio
Tiempo: 60-120 min. (depende del tiempo de búsqueda de imágenes)

Ingredientes: Un personaje o tema de la cultura popular, y entre diez y veinte imágenes grandes.

La clave de esta receta consiste en no temer ser obvio. Aunque el texto esté destinado a un público que suponemos culto, no tratamos de impresionar a los lectores, sino de darles la experiencia de situarse a una altura igual o superior al autor. Por esto, los temas formarán parte de la cultura popular, aunque no necesariamente de masas. A modo de ejemplo, es preferible hablar de series de televisión en vez de ópera; de cine norteamericano de autor a escultura contemporánea, o de Marilyn Monroe en lugar de Gloria Grahame.

UN TÍTULO GAFAPASTOSO

“Diez novelas esenciales de la ciencia ficción” o “Diez canciones que cambiaron el mundo” o “Veinte claves del cine de Kubrick” pueden servir como ejemplo.

El número en el título es orientativo y puede variar según las imágenes encontradas, el tiempo o las ganas de escribir. De manera que “Veinte claves del cine de Kubrick” puede acabar como “Siete claves del cine de Kubrick”.

A continuación, buscamos imágenes alusivas al tema. Si tenemos pocas imágenes procuraremos escoger las más altas, de manera que los lectores puedan recrearse en ellas y prescindir del texto.

Hecho el acopio de imágenes, introducimos con neutralidad el tema. Para esta ocasión tomamos el cine de Kubrick como ejemplo.

Referencia a su muerte:

Hace quince años que falleció Stanley Kubrick, uno de los cuatro o cinco directores de cine imprescindibles, creador tan portentoso como polémico, dejando inconcluso el proyecto de Napoleón que ahora Spielberg, el rey Midas de Hollywood, trata de poner en pie como productor.

¿Verdad que no hemos dicho nada nuevo?

Continuamos destacando su obra:

La empresa entraña dificultades porque Kubrick, más que un director de cine, era un artista con un refinado sentido estético y unos conocimientos técnicos a la altura de una apabullante imaginería visual.

Hemos avanzado sin decir nada nuevo.

Procedemos anunciando la lista:

En esta entrada, recordamos veinte claves de su cine, de obligado visionado por los amantes del cine y de necesario estudio para futuros cineastas.

Seguimos insertando imágenes. Bajo cada imagen, dos o tres líneas, con datos conocidos por la mayoría de los lectores y comentarios que no puedan ser contradichos por los lectores:

“Lolita” es una propuesta turbadora con guion del propio Nabokov. Protagonizada por una jovencísima Sue Lyon y un avejentado James Mason…

“2001, una odisea del espacio”, es una obra compleja que demuestra el virtuosismo de Kubrick…

Kubrick consigue con “El resplandor” que el cine de terror sea considerado cine de autor…

Podemos ver, que con diez o quince imágenes, información conocida por muchos y obviedades el artículo se hace casi solo. Nadie puede contradecir que 2+2=4.

Solo queda el cierre:

En resumen, una obra que perdurará en la retina de los espectadores…

O bien, podemos cerrar con una cita que funcione como resumen conceptual del texto.