02 mayo, 2013
0

¿Cuanto paga The New York Times a sus colaboradores?

Por Marcus Hurst ( @marcushurst )

20130502-124435.jpg

Manjula Martin vive en San Francisco, California y paga sus facturas editando manuscritos, escribiendo textos para revistas y haciendo trabajos varios para algunas ONG. En diciembre de 2012, curiosa por cómo se mantenían sus compañeros de gremio, Manjula abrió una cuenta en Tumblr a la que llamó Whopayswriters. En ella invitaba a periodistas, escritores y demás profesionales del hecho y la palabra a que mandasen información sobre lo que cobraban: qué medio, cuánto pagaba, por cuánto trabajo y cuándo se había publicado.

Manjula dice: “Mi objetivo es proporcionar información sobre lo que cobran los escritores y periodistas y animar a que la gente hable, respetuosa e inteligentemente, sobre la realidad económica de la industria de los medios. Según se va adentrando en el mundo digital, la estructura financiera de la industria cambia. Al mismo tiempo, la economía mundial se mueve hacia el freelancismo. Esta situación no es sostenible para muchos profesionales de los medios”.

La tentación ahora mismo, lector, es acudir raudo al Tumblr de Manjula y saciar el morbo que recién se acumula en tus muelas. ¿Cuánto pagará The New Yorker? ¿Y Le Monde? ¿Y The New York Times? ¿Estará El País? ¿El Mundo?

La intención, como explica Manjula, es generar una base de datos y revelar así una fotografía fija de los medios para que los freelance adquieran conciencia de grupo. “Si van a reclamar por su trabajo”, argumenta, “creo que los trabajadores necesitan organizarse y estar informados. Esto funciona para cada profesión – pero como las profesiones relacionadas con la cultura se consideran creativas y la gente se lo pasa bien trabajando, muchas veces no nos tratan con respeto en el recibo”.

Según Manjula, Whopayswriters ha interactuado tanto con escritores como con editores –esa figura anglosajona, marginada en España, que resultaría de la fusión entre un redactor jefe y el señor mal encarado que se encarga de corregir los textos-. Al parecer, dice, “la gente tiene hambre de este tipo de información”. Tanta hambre que su crecimiento en Twitter es imparable y el Tumblr empieza a quedarse pequeño.

En pocos meses, el blog ya ha recopilado un buen puñado de testimonios y el objetivo de Manjula a medio plazo pasa por crear un formulario sistematizado que alimente automáticamente la base de datos; “algo más manejable que el Tumblr”, explica.

Consciente del cambio de paradigma en los medios, Manjula enarbola la bandera de un sindicalismo inteligente –casi escribo sindicalismo 2.0, menos mal-. “Ahora, el verdadero poder de los medios reside en un entorno digital, pero la economía digital no da de comer a los profesionales que realmente hacen los medios”.

Y sigue. “A los freelance les pediría que se preguntasen: ¿Quién está ganando dinero con lo que escribo? ¿Yo? ¿Agencias de publicidad? ¿inversores privados? ¿Nadie? ¿Por qué? ¿Por qué no? Una vez nos hacemos las preguntas correctas, podemos empezar a pensar en soluciones. Ah, y a los grandes medios, les diría: si quieres que alguien trabaje para ti, deberías pagarle por ello”.

Poco después de que Manjula saliese con Whopayswriters, alguien entendió que los fotógrafos también estaban en la pelea: whopaysphotogs.tumblr.com. ¿Sirve para algo estas ideas o se perderán con los meses en el desván digital?

Foto: Ali el Zein bajo lic. cc


             

¡Ahora hacemos libros!

  app_busqueda

Ahora, Brands and Roses, responsable de Yorokobu, también edita libros. Hemos empezado con dos referencias.

Cien Cocinas es un recorrido gastronómico por el Mediterráneo en el que Luis Palacio explica la historia y la receta de muchos de los platos más representativos de los países del viejo mar. Lo ilustra TemaBCN, estudio responsable de Ling, con más de 30 maravillosas infografías.

Era Tan Suave... comienza a lo bestia, con el asesinato del osito de Mimosín. A partir de ahí, una sucesión de iconos publicitarios como el Gigante Verde o Mr. Proper, se reparten los papeles en esta novela negra escrita por José Luis Moro e ilustrada por Juan Díaz-Faes.

Y las historias continúan...

Los relatos de Yorokobu no acaban aquí. Tenemos un par de replicantes en Facebook y Twitter. Y como somos gente de mundo, creamos sus clones allende los mares: Yorokobu América y @yorokobuamerica.

mail-open-

letter@2x

Newsletter

¿Quieres recibir en tu email un resumen de los contenidos de Yorokobu?
¡Suscríbete a nuestro newsletter! Realizamos dos envíos semanales. Tendrás que confirmar tu alta desde el email. Echa un ojo a la carpeta de Correo No Deseado, que a veces se pone muy quisquillosa.