13 mayo, 2013
4

Dale Dougherty: “La palabra consumidor es ofensiva”

Por Mar Abad ( @marabad )

Emplearse en construir una estantería en vez de comprarla en unos grandes almacenes puede alcanzar una profundidad insospechada. Las justificaciones más superficiales apuntan al precio (“más barato”) y la afición (“un hobby”). Pero, detrás de una mesa doméstica de carpintería o una impresora 3D, hay, a menudo, una filosofía.

“Los maker (personas interesadas en crear e inventar productos) han creado una cultura más que una estricta propuesta económica. Es algo que va mucho más allá de la pura economía”, explicó Dale Dougherty en Ouishare Fest. “La cultura maker ha crecido sobre la idea de participación y entusiasmo”.

El cofundador de Make (la revista sobre la que ha ido creciendo el movimiento Maker) y creador de Maker Faire visitó París para asistir al encuentro sobre economía colaborativa Ouishare Fest y allí explicó que los llamados makers han ido construyendo su propia filosofía basada, principalmente, en compartir. “Esa es su moneda de cambio. La idea de un inventor que trabaja aislado ha sido totalmente desterrada. Los inventores desean estar bien conectados”, indicó.

Pero, antes de que nadie piense que un maker es la versión actual de un Leonardo da Vinci, Dole advierte a menudo que “todos somos makers”. “Es un concepto muy extendido que atañe a toda la población. Es tan fácil como combinar objetos que ya existen, desmontar un aparato y explorar cómo funciona, montar algo con una serie de piezas… Es algo absolutamente habitual para los niños. Es fascinante ver cómo su forma de relacionarse con los objetos es tan maker”.

El cofundador de Make considera que lo fascinante de la cultura Do It Yourself (DIY) (Hazlo tú mismo) y su evolución, Do It With Others (DIWO) (Hazlo con otros), es que “te demuestra que tú puedes hacer cosas”. “Es el punto de partida de la innovación. Es un movimiento que se interesa por la forma en la que diseñamos y creamos los objetos. Nos gusta hacer cosas porque nos apasiona aprender y probar cosas nuevas. No queremos solo leer sobre lo que hacen los demás”.

El movimiento crece y se puede ver en cifras. El número de maker spaces, hacker spaces, fablab, laboratorios y ateneos de fabricación va creciendo, de forma cada vez más rápida, en todo el mundo. Sin embargo, queda mucho por hacer, según el estadounidense. “Muchos individuos no se ven a sí mismos como makers. Se sienten meros consumidores, y muchas compañías explotan ese sentimiento para construir una relación con ellos de productor y consumidor. La palabra misma es ofensiva. Ser maker, en cambio, implica producir de forma más asequible y más participativa”.

Hay makers que hoy han hecho una profesión de lo que era una afición. El éxito de sus productos han acabado metiéndolos en el mercado. “Es una actividad que surge de la diversión. Hacer, para los makers, es un juego. No es una actividad dirigida al comercio. Es algo que surge de una suma de creatividad e invención. Aprendemos de los errores más que del éxito”.

Dougherty enfatizó también el carácter “optimista, idealista y generoso” de este movimiento. “Estamos interesados en resolver problemas. No es solo hacer por hacer. Y hacer es físico y digital. Esta cultura conecta tecnologías punteras con la tradición de una cultura”.

(Foto: impresora de La nave)


             

¡Ahora hacemos libros!

  app_busqueda

Ahora, Brands and Roses, responsable de Yorokobu, también edita libros. Hemos empezado con dos referencias.

Cien Cocinas es un recorrido gastronómico por el Mediterráneo en el que Luis Palacio explica la historia y la receta de muchos de los platos más representativos de los países del viejo mar. Lo ilustra TemaBCN, estudio responsable de Ling, con más de 30 maravillosas infografías.

Era Tan Suave... comienza a lo bestia, con el asesinato del osito de Mimosín. A partir de ahí, una sucesión de iconos publicitarios como el Gigante Verde o Mr. Proper, se reparten los papeles en esta novela negra escrita por José Luis Moro e ilustrada por Juan Díaz-Faes.

Y las historias continúan...

Los relatos de Yorokobu no acaban aquí. Tenemos un par de replicantes en Facebook y Twitter. Y como somos gente de mundo, creamos sus clones allende los mares: Yorokobu América y @yorokobuamerica.

mail-open-

letter@2x

Newsletter

¿Quieres recibir en tu email un resumen de los contenidos de Yorokobu?
¡Suscríbete a nuestro newsletter! Realizamos dos envíos semanales. Tendrás que confirmar tu alta desde el email. Echa un ojo a la carpeta de Correo No Deseado, que a veces se pone muy quisquillosa.