10 de mayo 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

El creativo que convierte las canciones pop en carteles publicitarios

10 de mayo 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

«¿Cómo es posible que nadie se hubiera dado cuenta de que Smells like Teen Spirit es un magnífico eslogan publicitario?» se preguntó David Redon un día. Este director de arte iba en metro escuchando a Nirvana cuando tuvo esa epifanía: «Mezclaré canciones modernas con anuncios antiguos de las décadas de los 50, 60 y 70 para rendir homenaje a esas magníficas canciones».

Las revelaciones son enigmáticas. En ocasiones el elegido no sabe la razón de algunas de esas obligaciones. Por ejemplo, ¿por qué anuncios de esas décadas en concreto?

«Creo que fue porque es la edad dorada de la publicidad. Son piezas rebosantes de color, de felicidad, son atractivas, enganchan y resultan muy divertidas. Incluso las puedes colocar en tu casa como si fueran arte. En el fondo creo que todos somos nostálgicos y que las cosas antiguas nos tranquilizan».

Después de los anuncios clásicos, Redon pensó que sería una buena idea extender su homenaje a otros territorios de la cultura pop.

«Mezclé los antiguos pósteres de películas de blaxploitation con temas de rap. Posteriormente combiné las portadas de novelas pulp con películas de Tarantino. En definitiva, lo que me gusta es crear mezclas entre cosas antiguas y modernas».

redun
redun

Las piezas de David Redon tienen diferentes niveles de lectura. La más evidente, la mezcla entre lo nostálgico y lo actual, pero hay otras. Por ejemplo, la relación entre arte y consumismo.

«Con Ads Libitum quise mostrar cómo en la actualidad el arte y el consumo están estrechamente relacionados. El arte tiene que vender y los publicitarios utilizan ese arte en sus anuncios para ayudar a la venta. Además, los artistas son contratados por las grandes marcas para promocionar sus productos».

Entre los artistas que aparecen en los trabajos de Redon se encuentran Brad Pitt, Daft Punk o raperos como Snoop Dogg. Figuras aparentemente inalcanzables que seguro desconocen estas modestas piezas de las que son protagonistas. ¿O tal vez no?

«Me da la sensación de que algunos de esos artistas sí que conocen mi trabajo. En ocasiones, después de que yo hiciera los pósteres setenteros de Daft Punk, ellos han hecho carteles parecidos. Después de mis trabajos sobre blaxploitation, Snoop Dogg rodó el videoclip So Many Pros que tenía la misma idea. Otros, como Major Lazer o Outkast and Kavinsky han retuiteado mis trabajos. Así que creo que además de conocerlos, les gustan».

Ante semejante buena respuesta, David Redon tiene pensado continuar esa línea creativa, especialmente la iniciada con el proyecto Ads Libitum, «que es la que más me divierte».

«El reto es que se me ocurran más ideas. En ocasiones vienen solas y me obligan a buscar materiales que se adapten a ellas. En otras, son los propios materiales los que me las sugieren».

«¿Cómo es posible que nadie se hubiera dado cuenta de que Smells like Teen Spirit es un magnífico eslogan publicitario?» se preguntó David Redon un día. Este director de arte iba en metro escuchando a Nirvana cuando tuvo esa epifanía: «Mezclaré canciones modernas con anuncios antiguos de las décadas de los 50, 60 y 70 para rendir homenaje a esas magníficas canciones».

Las revelaciones son enigmáticas. En ocasiones el elegido no sabe la razón de algunas de esas obligaciones. Por ejemplo, ¿por qué anuncios de esas décadas en concreto?

«Creo que fue porque es la edad dorada de la publicidad. Son piezas rebosantes de color, de felicidad, son atractivas, enganchan y resultan muy divertidas. Incluso las puedes colocar en tu casa como si fueran arte. En el fondo creo que todos somos nostálgicos y que las cosas antiguas nos tranquilizan».

Después de los anuncios clásicos, Redon pensó que sería una buena idea extender su homenaje a otros territorios de la cultura pop.

«Mezclé los antiguos pósteres de películas de blaxploitation con temas de rap. Posteriormente combiné las portadas de novelas pulp con películas de Tarantino. En definitiva, lo que me gusta es crear mezclas entre cosas antiguas y modernas».

redun
redun

Las piezas de David Redon tienen diferentes niveles de lectura. La más evidente, la mezcla entre lo nostálgico y lo actual, pero hay otras. Por ejemplo, la relación entre arte y consumismo.

«Con Ads Libitum quise mostrar cómo en la actualidad el arte y el consumo están estrechamente relacionados. El arte tiene que vender y los publicitarios utilizan ese arte en sus anuncios para ayudar a la venta. Además, los artistas son contratados por las grandes marcas para promocionar sus productos».

Entre los artistas que aparecen en los trabajos de Redon se encuentran Brad Pitt, Daft Punk o raperos como Snoop Dogg. Figuras aparentemente inalcanzables que seguro desconocen estas modestas piezas de las que son protagonistas. ¿O tal vez no?

«Me da la sensación de que algunos de esos artistas sí que conocen mi trabajo. En ocasiones, después de que yo hiciera los pósteres setenteros de Daft Punk, ellos han hecho carteles parecidos. Después de mis trabajos sobre blaxploitation, Snoop Dogg rodó el videoclip So Many Pros que tenía la misma idea. Otros, como Major Lazer o Outkast and Kavinsky han retuiteado mis trabajos. Así que creo que además de conocerlos, les gustan».

Ante semejante buena respuesta, David Redon tiene pensado continuar esa línea creativa, especialmente la iniciada con el proyecto Ads Libitum, «que es la que más me divierte».

«El reto es que se me ocurran más ideas. En ocasiones vienen solas y me obligan a buscar materiales que se adapten a ellas. En otras, son los propios materiales los que me las sugieren».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Golpe letal a la cultura gastronómica de México
Los otros gemelos del arte urbano
Graffitis de agua y luz
Dibujitos infantiles para denunciar los excesos del capitalismo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Lo siento mucho, pero me parece que el valor artístico de este tipo es nulo. Aún y así, si alguien va a descubrir a alguno de estos cartelistas e ilustradores, la mayoría de ellos grandes profesionales que derrochaban imaginación, ya habrá servido de algo.

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad