25 marzo, 2013
4

El friki de los planos de metro

Por Marcus Hurst ( @marcushurst )

1pacific

(Imagen: Los Angeles Pacific Electric Relief Map)

Cientos de kilómetros de túneles serpentean los bajos de las grandes ciudades transportando a millones de personas de un lado a otro cada día. Sin el metro, muchas urbes estarían colapsadas. Los buenos diseñadores de planos de metro transforman la complejidad de estas redes en mapas manejables e informativos que cumplen con el objetivo de ayudar al viajero a guiarse por las múltiples líneas a su disposición. Un cartografía mal realizada, en cambio, convierte la experiencia de moverse por el suburbano en una potencial odisea.

Desde su blog, Transit Maps, Cameron Booth se dedica a analizarlos y reseñarlos. Se atreve incluso a rediseñar algunos que encuentra y que no cumplen con su objetivo. Hablamos con él para conocer su punto de vista sobre esta disciplina esencial que suele pasar desapercibida. Llegamos al australiano de rebote (a través de un artículo de Atlantic Cities que citaba uno de sus posts).

¿Cómo empezó tu fascinación por los mapas de metro?

Fue durante mi primera visita a Londres, en 1997. Como diseñador gráfico, me fascinó lo asimilado que estaba el plano de metro en el tejido de la ciudad. Era conocido por todos y usado por casi todos. Lo encontré muy útil para navegar por una metrópolis desconocida. Compré un libro en el museo londinense de transportes titulado Mr. Beck’s Diagram y me metí de lleno en ello. La historia que hay detrás es bastante interesante y es increíble ver cómo ha evolucionado a medida que ha ido creciendo sin traicionar sus orígenes.

Después de eso empecé a hacer mis propios mapas y he conseguido bastante notoriedad en internet durante los últimos años. Especialmente, con mis mapas del sistema interestatal en EE UU y el sistema de autopistas estadounidense realizada en el estilo de un mapa de metro.

45843273710

¿Cuáles son tus tres planos de transportes favoritos?

El mapa de metro de Londres (una elección fácil). Es el precursor de casi todos los planos de este tipo en el mundo. Si tuviera que escoger mi versión favorita, me decantaría por la de Harry Beck realizada en 1961 que no se llegó a utilizar. La Victoria Line, que estaba proyectada pero no construida, aparece representada en una impresionante línea recta.

11961

El diseño del suburbano neoyorquino de Massimo Vignelli en los años 70 es otro precioso ejemplo de buen diseño, aunque prefiero la versión actualizada que se puede encontrar en la web del metro de Nueva York autoridades de transporte. Conserva las líneas limpias y minimalistas de la original pero los colores funcionan mucho mejor en la versión moderna. Es el paradigma de lo que se consigue cuando te deshaces de los superfluo para quedarte solamente con la información que realmente importa: dónde subirse, dónde realizar un transbordo y dónde bajarte.

Mi tercera elección es más rebuscada. Se trata del mapa del S-Bahn y U-Bahn en Stuttgart creado en el 2000. Se presenta de forma isométrica, que es algo que nunca he visto en otro lugar y funciona de manera muy efectiva. Siempre he sentido una especial debilidad por este plano. Detalles como la sutil presentación del Hauptbanhof (la estación central) en 3 dimensiones hacen que sea algo fuera de lo común.

12060179126

En España haría una mención de honor al mapa de metro de Barcelona (especialmente en conjunción con el excelente sistema de señalización en las estaciones), pero no soy muy fan del mapa madrileño y sus líneas estrictamente rectas.

¿Qué elementos tienen que tener para ser efectivos?

Un buen plano de transportes tiene que dar al usuario final la información que necesita para ir de A a B. Necesita hacerlo de manera rápida y efectiva. Jerarquizar la información es absolutamente vital. Los datos más importantes (los nombres de las estaciones y las rutas) siempre necesitan destacar de forma clara. Los apoyos adicionales (conexiones con rutas de autobús o horario de operaciones, por ejemplo) deberían estar unos escalones por debajo en la jerarquía. Están allí si los necesitas pero no deberían distraer del objetivo principal del mapa. Tomar en consideración los usuarios daltónicos es importante también. Siempre debería haber un buen contraste entre las líneas que aparecen junto a otras para que sean fácilmente distinguibles por todos los usuarios. Puede ser algo bello también. ¡Pero eso es solo la guinda del pastel!

¿Hay muchos planos de transportes que no cumplen adecuadamente con su cometido?

¡Muchos! Las agencias de transportes más pequeñas no suelen contar con el presupuesto necesario para hacer un buen desarrollo. Optan por diseñarlos internamente sin trabajar con el conocimiento de un especialista que se necesita para crear un mapa realmente útil y atractivo. Otros sencillamente están llegando al final de su vida útil. Creo que las líneas ‘gordas’ tan características del mapa de metro de Washington DC no se podrán mantener con la futura expansión de la red que prevé añadir una nueva línea. En otros casos pecan de intentar llenar los mapas con demasiada información. La cartografía actual en Nueva York es un buen ejemplo de ello. Hay un montón de cajas y texto innecesario que cubre todo el espacio que no está siendo ocupado por el plano.

¿Has estado involucrado en proyectos de transportes y urbanismo?

Soy diseñador gráfico en una multinacional de ingeniería civil. He tenido muchas oportunidades de ver desde dentro los inicios de muchos proyectos de movilidad. Hacemos mucho trabajo con el tren ligero, tranvías y sistemas de autobús rápidos. Es fascinante ver los procesos que hay detrás de este tipo de proyectos. Elaborar mis propios mapas es algo que hago en mi tiempo libre aunque siento que mis diseños ganan mucho gracias al trabajo que hago en el día a día. Recientemente he ayudado en el proceso de Beta Testing de la nueva app para iPhone del metro de Londres realizada por Kick. Su estilo híbrido –que combina lo esquemático con un respeto sano por la geografía de la zona que está siendo mapeada– funciona muy bien en un dispositivo con pantalla pequeña como el iPhone.

¿Es posible ganarse la vida en algo tan de nicho como esto?

Sin duda. Hay multitud de compañías aquí, en EE UU, que no hacen nada más que diseñar mapas de transportes y sistemas de señalización. Algunos hacen un trabajo fantástico.

¿Quién es para ti el dios de los planos de transportes?

Harry Beck. Es el diseñador original del mapa de metro de Londres. Aunque no desarrolló la idea de hacer mapas de tránsito esquemáticos solo (existen trabajos similares contemporáneos en Inglaterra y Alemania), su trabajó popularizó lo que ahora consideramos la referencia para casi cualquier mapa de transportes. En cuanto a diseñadores más modernos, la importancia de Massimo Vignelli y Erik Spiekermann (responsable de la S y U-Bahn de Berlín post unificación) no puede ser pasada por alto. El continuado trabajo de Spiekermann con tipografías optimizadas para el tránsito y la señalización lo ha hecho especialmente relevante para los diseñadores.

Algunos mapas son tan sencillos que parecen incluso fáciles de hacer. ¿Cómo convencerías a alguien que diseñar este tipo de planos es en realidad un trabajo muy complejo?

La respuesta sencilla es pedirles que intenten diseñar uno para ver qué tal les va. Una vez que empiezas a explicar las variables, objetivos y el equilibrio necesario para crear una experiencia útil y estéticamente placentera, la gente lo entiende rápidamente. Una parte importante de llevar el blog Transit Maps consiste en fomentar el aspecto educativo. No todos los mapas de tránsito son creados con el mismo esmero y estándares de calidad. Presento mis opiniones (incluidas algunas demoledoras) para que los lectores puedan tomar sus propias decisiones informadas sobre cómo el diseño gráfico afecta nuestra vida cada día.

¿Sueñas con rediseñar algunos mapas en concreto?

Constantemente. Ya he producido algunos rediseños no oficiales del mapa de Metro de Washington DC, el mapa T de Boston y uno de Portland, la ciudad donde resido. El mapa de Washington ganó el voto del público y acabó en la segunda posición del jurado en un concurso realizado por la web Greater Greater Washington hace unos años. Siempre tengo los ojos puestos en mapas a los que les vendría bien un rediseño.

DCDiagram_v3

¿Los mapas 2D de toda la vida siguen siendo la forma más efectiva de informar al viajero o empezaremos a ver mapas cada vez más interactivos?

Creo que ya estamos viendo una transición del papel a lo digital. Nueva York está a punto de instalar puestos con mapas interactivos en un buen número de estaciones del suburbano. París ya los tiene además de aplicaciones para smartphones y el iPad (como el Kick Map en Nueva York y Londres) se están convirtiendo en herramientas cada vez más populares y útiles. Personalmente, adoro la sensación que aporta un mapa impreso en mis manos pero lo digital definitivamente será el futuro.

1moskva (The Almost Official Moscow Metro Map)

 

new-york-city-transit-authority-graphics-standards-manual-1970(The New York Transit Authority Manual, 1970)

 

1handdrawn(Hand Drawn Map of Japanese Raily System)

 

1tram(Lines of the Denver City Tramway, 1913)

depots-set(London Depot Set)


             

¡Ahora hacemos libros!

  app_busqueda

Ahora, Brands and Roses, responsable de Yorokobu, también edita libros. Hemos empezado con dos referencias.

Cien Cocinas es un recorrido gastronómico por el Mediterráneo en el que Luis Palacio explica la historia y la receta de muchos de los platos más representativos de los países del viejo mar. Lo ilustra TemaBCN, estudio responsable de Ling, con más de 30 maravillosas infografías.

Era Tan Suave... comienza a lo bestia, con el asesinato del osito de Mimosín. A partir de ahí, una sucesión de iconos publicitarios como el Gigante Verde o Mr. Proper, se reparten los papeles en esta novela negra escrita por José Luis Moro e ilustrada por Juan Díaz-Faes.

Y las historias continúan...

Los relatos de Yorokobu no acaban aquí. Tenemos un par de replicantes en Facebook y Twitter. Y como somos gente de mundo, creamos sus clones allende los mares: Yorokobu América y @yorokobuamerica.

mail-open-

letter@2x

Newsletter

¿Quieres recibir en tu email un resumen de los contenidos de Yorokobu?
¡Suscríbete a nuestro newsletter! Realizamos dos envíos semanales. Tendrás que confirmar tu alta desde el email. Echa un ojo a la carpeta de Correo No Deseado, que a veces se pone muy quisquillosa.