14 agosto, 2012
3

El profesor que creó un departamento de informática sin gastar un euro

Por Marcus Hurst ( @marcushurst )

En los desvanes de hogares y empresas de todo el mundo viven miles de ordenadores en comas inducidos aguardando un futuro incierto. Están en la UVI pero no sufren ni mucho menos una enfermedad incurable. Entre este material olvidado, un profesor de tecnología estadounidense ha encontrado una forma de surtir las aulas de su colegio con decenas de PCs sin gastar ni un euro de presupuesto.

La solución es sencilla y cargada de sentido común. Cuando Robert Litt fue informado de que el colegio donde trabaja en Oakland (California) no disponía de presupuesto para abrir una aula de informática, el docente empezó a buscar donaciones de ordenadores usados de compañías y particulares, según explica en una ponencia recogida por Ubuntu España.

Según Litt, el problema con los ordenadores actuales de segunda mano es casi siempre de software y no de hardware. “Pasado unos años, los ordenadores con Windows empiezan a ir muy lentos y a llenarse de virus. En ese momento es cuando te piden pasarte a una nueva versión. En 9 de cada 10 casos es un problema de software”.

Pero pagar por licencias no es una opción para un colegio con un presupuesto limitado, así que Litt optó por instalar herramientas de software libre como el sistema operativo Ubuntu y Open Office. En la mayor parte de los casos y, a pesar de tener unos años, las máquinas funcionan perfectamente y permiten hacer todo tipo de funcionalidades sin estar sometidas a la obsolescencia programada.

La experiencia ha marcado tanto a Litt que se ha propuesto “no volver a comprar un ordenador para mí ni para mi familia, durante el resto de mi vida”.

Para los docentes interesados en trabajar de esta manera, el profesor estadounidense ha creado un decálogo con cuatro puntos:

1) Asigna y encuentra una profesor que lidere el proyecto.

2) Busca ordenadores que ya no se estén utilizando individuos, negocios y gobiernos. Según Litt, es algo bastante fácil de conseguir.

3) Contacta con la comunidad Linux para pedir ayuda en los distintos foros que están disponibles.

4) Instala software libre en los ordenadores. “Ubuntu es muy fácil de usar y utiliza mucho menos memoria que Windows. Cuando empecé, no tenía ni idea pero me guíe por la Wikipedia de Linux. Todo es ponerse”.

El caso de Litt es una llamada de atención sobre el desperdicio y una muestra de lo que uno es capaz de hacer cuando aplica creatividad y esfuerzo a un problema complicado. Los millones de ordenadores en perfecto estado que no están siendo utilizados suponen el “recurso educativo más desperdiciado de nuestros tiempos”, según el estadounidense. En el afán por estar a la última la sociedad no se ha dado cuenta de que la chatarra es oro.

Fuente: Ubuntu España vía Menéame

Foto: Wikimedia Commons

 


             

¡Ahora hacemos libros!

  app_busqueda

Ahora, Brands and Roses, responsable de Yorokobu, también edita libros. Hemos empezado con dos referencias.

Cien Cocinas es un recorrido gastronómico por el Mediterráneo en el que Luis Palacio explica la historia y la receta de muchos de los platos más representativos de los países del viejo mar. Lo ilustra TemaBCN, estudio responsable de Ling, con más de 30 maravillosas infografías.

Era Tan Suave... comienza a lo bestia, con el asesinato del osito de Mimosín. A partir de ahí, una sucesión de iconos publicitarios como el Gigante Verde o Mr. Proper, se reparten los papeles en esta novela negra escrita por José Luis Moro e ilustrada por Juan Díaz-Faes.

Y las historias continúan...

Los relatos de Yorokobu no acaban aquí. Tenemos un par de replicantes en Facebook y Twitter. Y como somos gente de mundo, creamos sus clones allende los mares: Yorokobu América y @yorokobuamerica.

mail-open-

letter@2x

Newsletter

¿Quieres recibir en tu email un resumen de los contenidos de Yorokobu?
¡Suscríbete a nuestro newsletter! Realizamos dos envíos semanales. Tendrás que confirmar tu alta desde el email. Echa un ojo a la carpeta de Correo No Deseado, que a veces se pone muy quisquillosa.