11 octubre, 2010
11

El secreto del éxito de Steve Jobs

Por Marcus Hurst ( @marcushurst )

“Apple es una empresa que mueve más de 30.000 millones de dólares y tenemos menos de 30 productos principales. Creo que es la primera vez que sa ha hecho algo así”. Steve Jobs 2008.

Fast Company ha publicado un pequeño extracto del nuevo libro de Carmine Gallo sobre los secretos de innovación de Steve Jobs. Una de las principales conclusiones es la importancia de la concisión y la edición para quedarte solo con lo mejor. Esta filosofía ha seguido a Jobs desde el comienzo. Los resultados hablan por sí solos. Reproducimos el extracto aquí:

Deshazte de la mierda, céntrate solo en lo mejor

El 21 de abril de 2010, el presidente y CEO de Nike, Mark Parker, dio una conferencia en Innovation Uncensored, organizada por Fast Company. Parker contó una anécdota sobre una llamada que recibió de Steve Jobs, poco tiempo después de convertirse en CEO de la compañía.

“¿Tienes algún consejo?”, Parker preguntó a Jobs.

“Bueno una cosa solo”, le respondió Jobs. “Nike hace algunos de los mejores productos del mundo. Productos deseables. Productos bellos e increíbles. Pero también hacéis mucha mierda. Deshazte de la mierda y céntrate en lo bueno”.

Parker dijo a su audiencia: “Me esperaba una pequeña pausa y unas risas. Hubo una pausa pero nada de risas. Tenía toda la razón. Teniamos que editar”.

Parker utilizó la palabra editar no desde el punto de vista del diseño sino en el contexto de tomar decisiones de negocio (…) Tim Cook comentó una vez que la ortodoxia del management que se imparte en escuelas de negocio dice que tienes que diversificar tu oferta de productos. Apple, dijo, representa una filosofía completamente anti-escuela de negocios. Su enfoque se centra en poner todos sus recursos en pocos productos y hacer que esos productos funcionen excepcionalmente bien.

(…)

Un negocio milmillonario con pocos productos

“Apple es una empresa que mueve más de 30.000 milloenes de dólares y tenemos menos de 30 productos principales. No creo que algo así se haya hecho antes,” dijo Steve Jobs a Fortune en 2008. Añadió además:

Es cierto que hemos tenido muy buenas empresas de bienes de consumo electrónicos con miles de productos. Nosotros tenemos tendencia a concentrar mucho más nuestros esfuerzos. (…) Para conseguirlo significa decir que no a cientos de buenas ideas que existen allí fuera. Tienes que escoger cuidadosamente. Yo estoy igual de orgulloso de muchas cosas que no hemos hecho que cosas que hemos hecho. El mejor ejemplo es cuando nos presionaron durante años para hacer una PDA. Me di cuenta un día que el 90% de las personas que utilizan una PDA solo sacan información de ella cuando están de viaje. No introducen información en ella. Próximamente los móviles van a hacer lo mismo y entonces el mercado de la PDA se va a reducir a una fracción de su tamaño actual. Eso no será sostenible. Por eso decidimos no hacer una. Si lo hubiermos hecho seguramente nos habríamos quedado sin recursos para hacer el iPod. Quizá no hubiera salido a la luz”.

Una estrategia de marketing basada en la especialización

En diseño de productos y estrategia empresarial, quitar cosas suele añadir valor. “Nuestra adicción a sumar cosas y funcionalidades produce incoherencia, sobrecarga o desperdicio y a veces las tres cosas a la vez”, escribe Matthey May. El aviador Antoine de Saint-Exupéry podría haber estado hablando de la filosofía de Apple cuando dijó en los años 30: “Un diseñador sabe que ha logrado perfección no cuando no hay nada para añadir sino cuando no queda nada más para quitar”.

¿Se puede aplicar la filosofía de Apple a cualquier empresa?

Volvamos a una pregunta que lancé al principio de este libro. ¿Puede cualquier empresa innovar de la forma que lo hace Apple? La respuesta es no. Cualquiera puede aprender los principios que empujan a Apple a innovar, pero se necesita agallas para innovar y pocos las tienen. Se necesita coraje para reducir el número de productos que ofrece una empresa de 350 a 10, como hizo Jobs en 1998. Se necesita valentía para quitar el teclado de la cara de un smartphone y reemplazar esos botones con una pantalla gigante como hizo Jobs con el iPhone.

Se necesita agallas para eliminar código de un sistema operativo para que sea más estable y fiable, como hizo Apple con Snow Leopard. Se necesita valentía para eliminar todas las palabras en una presentación PowerPoint con la expcepción de una, como hace Steve Jobs en sus presentaciones. Se necesita coraje para mostrar solo un producto en la home de tu página web.

Se necesita valentía para lanzar menos productos en un año que tus competidores en un mes. Se necesita valentía para tomar posiciones impopulares, como plantarle cara a Adobe. Y se necesita valentía para hacer un producto tan sencillo que lo puede utilizar un niño.

¿Tienes la valentía para hacer las cosas fáciles? Steve Jobs sí y ha sido la clave de su éxito.

Más información sobre el libro aquí.


             

¡Ahora hacemos libros!

  app_busqueda

Ahora, Brands and Roses, responsable de Yorokobu, también edita libros. Hemos empezado con dos referencias.

Cien Cocinas es un recorrido gastronómico por el Mediterráneo en el que Luis Palacio explica la historia y la receta de muchos de los platos más representativos de los países del viejo mar. Lo ilustra TemaBCN, estudio responsable de Ling, con más de 30 maravillosas infografías.

Era Tan Suave... comienza a lo bestia, con el asesinato del osito de Mimosín. A partir de ahí, una sucesión de iconos publicitarios como el Gigante Verde o Mr. Proper, se reparten los papeles en esta novela negra escrita por José Luis Moro e ilustrada por Juan Díaz-Faes.

Y las historias continúan...

Los relatos de Yorokobu no acaban aquí. Tenemos un par de replicantes en Facebook y Twitter. Y como somos gente de mundo, creamos sus clones allende los mares: Yorokobu América y @yorokobuamerica.

mail-open-

letter@2x

Newsletter

¿Quieres recibir en tu email un resumen de los contenidos de Yorokobu?
¡Suscríbete a nuestro newsletter! Realizamos dos envíos semanales. Tendrás que confirmar tu alta desde el email. Echa un ojo a la carpeta de Correo No Deseado, que a veces se pone muy quisquillosa.