¡Ay, madre! Hemos cortado el cable equivocado

Parece que has llegado al callejón trasero de Yorokobu.

Como aquí sólo llegan los niños y niñas que se han perdido, te sugerimos que vuelvas a la página principal, que pulses el botón ‘Atrás’ de tu navegador,
que bucees por el archivo para ver si encuentras algo que te interese o que utilices el buscador (ese que hay en la esquina superior derecha de la web) para intentar encontrar lo que buscas.

Si ninguna de estas soluciones te contenta, puedes enviar un email a david@yorokobu.es e intentaremos enviar un comando de rescate en tu búsqueda. Por supuesto, nos aseguraremos de que el culpable de este descontrol recibe un severo castigo y escarnio público.

 

giphy

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi'. Tenemos una política de cookiesmajísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que la aceptas y te parece guay y todo eso. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha el enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez.