24 enero, 2012
2

Historia íntima de la Primera Guerra Mundial

Por Enrique Alpañés ( @SenorAlpa )

Europeana, un espacio multilingüe en el que los usuarios pueden bucear en el patrimonio cultural y científico europeo, ha empezado a recopilar documentos y objetos que aporten una visión más personal de la Primera Guerra Mundial, coincidiendo con su centenario. Se mostrarán en una web  que estará disponible en 2014 y terminará, igual que la guerra, cuatro años después.

Imagina una biblioteca virtual. No una librería de pago al estilo Amazon sino una auténtica biblioteca, con acceso gratuito a los documentos, manuscritos y archivos audiovisuales de los museos y bibliotecas más importantes de Europa. Eso es Europeana. Desde su lanzamiento en 2008, este proyecto de la Unión Europea ha ido acumulando más de 15 millones de objetos. También ha lanzado diversas colecciones monotemáticas, pero pocas han levantado tanta expectación como la que se está fraguando en estos momentos.

Con motivo del centenario de la Primera Guerra Mundial esta web planea una recopilación de los documentos que la reflejaron. Disponible desde 2014 hasta 2018, el proyecto cuenta con la colaboración de la Universidad de Oxford, que realizó una propuesta similar a pequeña escala: reunió 6.000 objetos bajo el título Great War Archive. Pero este nuevo proyecto tiene otros números (pretenden recopilar hasta 400.00 objetos) y otra misión: añadir a estos aportes, digamos oficiales, otros más personales.

Europeana ha pedido a sus usuarios que den su visión del conflicto. Solicitan a todo aquel que posea una fotografía, un diario o cualquier objeto relacionado con la Primera Guerra Mundial que lo ceda. Pretenden así reflejar las pequeñas historias que se vieron eclipsadas por la historia en mayúsculas, la realidad costumbrista que se esconde detrás de la épica. Barbara Schneider-Kempf, directora general de la Biblioteca Pública de Berlín, destacó en la presentación del proyecto que estos aportes de ciudadanos anónimos permitirán “completar y enriquecer la historia que se cuenta en las fuentes conocidas” y que sumarán a Europeana “una dimensión personal, emocional”.

En cualquier caso aportarán un nuevo prisma desde el que analizar nuestra historia. Estará disponible para historiadores y para particulares. Para aportar y para consultar. Y totalmente gratis.