13 septiembre, 2012
0

La emisora online que estimula la creatividad de los niños a través de los sonidos de su entorno

Por Gema Lozano

Sabíamos por nuestras madres que las lentejas son buenas porque contienen mucho hierro. A la conocida propiedad nutricional de esta legumbre se une ahora otra que no lo es tanto: las lentejas son buenas para las orejas de los niños.

No las hace crecer ni las devuelve a su sitio en el caso de que las tengan ‘espabiladas’ pero, a través de ellas, sí estimulan la creatividad del pequeño por medio de los sonidos de su entorno.

Ese es precisamente el principal objetivo de Lentejasparatusorejas.com, la emisora de radio online para niños de entre 0 y 8 años.

El proyecto comenzó a dar sus primeros pasos durante la pasada primavera cuando, según Lucía Retuerto, “empezamos a trabajar con los sonidos en la creación de historias para niños. Investigamos cuál era el entorno que rodea a los más pequeños de la casa e intentamos recuperar los elementos que siempre están presentes en un hogar. Así empezamos a escribir guiones radiofónicos jugando, por ejemplo, con el sonido de una aspiradora, de una cuchara, de una escoba…. También recurrimos al exterior para recrear el campo, la jungla”.

Desde el pasado 16 de julio, Lentejasparatusorejas.com emite de lunes a viernes diferentes cuentos, talleres y juegos en streaming. “Nuestro hilo conductor es la música y a lo largo de la jornada se alternan una serie de espacios, llamados lentejas. Cada lenteja aborda una temática diferente (ciencias, medioambiente, idiomas, geografía, lengua, música…) que dura un máximo de 10 minutos. El 24 de septiembre renovamos programación, ampliamos horario de emisión y ofrecemos más contenidos”.

Apenas dos meses después de su puesta marcha, Lucía y el resto del equipo se muestran satisfechos con el arranque. “Estamos muy contentos con la acogida entre padres y educadores. Percibimos una búsqueda continua en internet por descubrir novedades y proyectos diferentes”.

Y eso que, como reconoce, el proyecto es un tanto atípico. Sobre todo porque la radio, pese a ser, en opinión de Lucía, el medio más imaginativo, es probablemente el menos afín al público infantil. “En una sociedad en la que hay un predominio de lo visual y los niños están super estimulados y nada acostumbrados a escuchar, el proyecto supone todo un reto. Los pequeños no están familiarizados con el formato radio, por eso, tratamos de adaptarnos, creando, por ejemplo, contenidos muy cortos para captar su atención”.

Lentejasparatusorejas propone, además, una vuelta a lo sencillo. “Muchos juegos y talleres para hacer en casa y un montón de ideas para que los oyentes inventen sus propias historias. Muchas de las actividades que proponemos son para hacer en familia (con los padres, con los hermanos, con los abuelos…) Queremos ir construyendo nuestros contenidos con los oyentes, implicarles en el juego de la radio y ponernos a ‘lentejear’ todos”.


             

¡Ahora hacemos libros!

  app_busqueda

Ahora, Brands and Roses, responsable de Yorokobu, también edita libros. Hemos empezado con dos referencias.

Cien Cocinas es un recorrido gastronómico por el Mediterráneo en el que Luis Palacio explica la historia y la receta de muchos de los platos más representativos de los países del viejo mar. Lo ilustra TemaBCN, estudio responsable de Ling, con más de 30 maravillosas infografías.

Era Tan Suave... comienza a lo bestia, con el asesinato del osito de Mimosín. A partir de ahí, una sucesión de iconos publicitarios como el Gigante Verde o Mr. Proper, se reparten los papeles en esta novela negra escrita por José Luis Moro e ilustrada por Juan Díaz-Faes.

Y las historias continúan...

Los relatos de Yorokobu no acaban aquí. Tenemos un par de replicantes en Facebook y Twitter. Y como somos gente de mundo, creamos sus clones allende los mares: Yorokobu América y @yorokobuamerica.

mail-open-

letter@2x

Newsletter

¿Quieres recibir en tu email un resumen de los contenidos de Yorokobu?
¡Suscríbete a nuestro newsletter! Realizamos dos envíos semanales. Tendrás que confirmar tu alta desde el email. Echa un ojo a la carpeta de Correo No Deseado, que a veces se pone muy quisquillosa.