07 febrero, 2013
6

La liberación de los muñecos de futbolín

Por Marcus Hurst ( @marcushurst )

2al

Cualquiera que haya pasado su infancia en España estará familiarizado con el siguiente sonido: el de una pelota deslizándose por una tabla de madera, intercalado con golpes producidos por barras de metal y los chillidos de cuatro personas con caras concentradas. Hubo un tiempo en el que esta escena se producía en buena parte de los bares de este país que tenían en su interior un futbolín con sus característicos muñecos de madera pintados con los colores del equipo local.  Unos emprendedores madrileños han decido liberar a esas figuras de la condena que supone estar siempre golpeando pelotas, convirtiéndolos en objetos con imán incorporado para pegar en la nevera.

“En cierto modo son un trozo del imaginario colectivo español”, cuenta Alfredo Poves, fundador de Alegria Industries, una pequena compañía que reivindica el valor del Made in Spain y cuya razón de ser es “producir, diseñar y vender objetos hechos aquí que molen”.

“Por una carambola localizamos a Justo y Manuel. Dos señores, uno en Madrid y el otro en Toledo, que llevan más de 40 años fabricando muñecos de futbolín a mano. Su negocio era venderlos como recambios pero cada vez quedan menos de estos modelos tradicionales. Nos parecía brutal el significado que envuelve este muñeco. Trae recuerdos de hacer pellas en la infancia e ir a jugar al futbolín en el barrio. Una actividad social siempre relacionada con los colegas”, explica Poves.

Los artesanos de la madera ya no tenían tantos pedidos como antes y se mostraron dispuestos a fabricar los muñecos imán para ellos. “Estaban acostumbrados a pintar figuras del Madrid, Barça y el Atleti. Pero nosotros pensamos que por qué no hacerlos de todos los equipos de la primera división”. Y así lo han hecho. “El siguiente paso es una serie de futbolistas legendarios como Maradona y Pelé que sacaremos en colaboración con la revista Libero“.

10al

En la planta baja de la nueva tienda de la central en Callao (Madrid), actualmente hay un sala dominada por un futbolín de madera que siempre está ocupada por las personas que visitan el establecimiento librero. En las estanterías puedes encontrar los muñecos del futbolín de Alegria Industries pintados en distintos colores. También hay algunos libros y revistas de temática futbolera. “El fubolín lo hemos puesto nosotros. Antes lo tuvimos un mes en la tienda Curiosite. Siempre se traslada a donde estén dispuestos a acogerlo. Es la forma de hacer que la experiencia de venta sea más interesante”.

Para el diseño de toda su imagen, Poves y su socio Miguel Bonet recurrieron al estudio Erretres. “Han hecho un trabajo brutal para plasmar nuestra visión y tener el valor de apostar por nosotros”.

Los muñecos de madera en realidad son la segunda línea de productos de Alegria Industries. Desde hace un año también comercializan más de 40 modelos de sombreros fabricados en la localidad de Marina Alta en Alicante. “Llegaron a tener más de treinta fábricas de sombreros en la zona pero hace 30 años empezaron a cerrar. Ahora solo quedan tres”.

Ante la bajada de ventas, los dueños de la fábrica se mostraron muy dispuestos a escuchar lo que “dos chalados como nosotros” les querían proponer. “Nos dimos cuenta que tienen un nivel de acabado excelente. Nuestra propuesta era proporcionar unos diseños más modernos pero respetando la esencia de lo que son, con la intención de acercarlos a otros públicos”. Los sombreros se venden en una tienda que han abierto en el mercado de San Antón y en una pop up store en Las Rozas Village. “El siguiente paso es la venta por internet, que estará listo en un mes más o menos”.

Como cualquiera que se dedica a la industria, la posibilidad de fabricar en China siempre es algo que se pone sobre la mesa por temas de precio. Pero incluso esa ventaja que era tan evidente en el pasado ha dejado de serlo. “Cuando tienes en cuenta ciertos aspectos, las ventajas no son tan significativas como antes. Los chinos son cada vez más ricos y en cierto modo nosotros somos cada vez más pobres. Cuando haces las cuentas empieza a tener mucho más sentido realizarlo aquí”.

Pero ante todo Poves es un defensor de la necesidad de volver a fabricar cosas en España tras los años de dinero fácil en los que todo el mundo pensaba que con el ladrillo bastaba para tener prosperidad. “España siempre ha sido un país con mucha tradición de fabricar cosas artesanales e industriales. Nos lo hemos cargado porque somos imbéciles. Nos hemos cargado todo lo que podía ser economía productiva por recibir a ‘guiris’ alemanes. Lo reivindico como algo que es ultra necesario recuperar. Tenemos que volver a fabricar cosas”.

4

5al

_la_roja

alegria_futbolin_04

1muñecos

3al

image

7al

Alegria_papeleriaok

1al

GIF_CABECERA_ALEGRIA

Puedes leer más sobre el proceso de diseño de Alegria Industries en el blog de Erretres.


             

¡Ahora hacemos libros!

  app_busqueda

Ahora, Brands and Roses, responsable de Yorokobu, también edita libros. Hemos empezado con dos referencias.

Cien Cocinas es un recorrido gastronómico por el Mediterráneo en el que Luis Palacio explica la historia y la receta de muchos de los platos más representativos de los países del viejo mar. Lo ilustra TemaBCN, estudio responsable de Ling, con más de 30 maravillosas infografías.

Era Tan Suave... comienza a lo bestia, con el asesinato del osito de Mimosín. A partir de ahí, una sucesión de iconos publicitarios como el Gigante Verde o Mr. Proper, se reparten los papeles en esta novela negra escrita por José Luis Moro e ilustrada por Juan Díaz-Faes.

Y las historias continúan...

Los relatos de Yorokobu no acaban aquí. Tenemos un par de replicantes en Facebook y Twitter. Y como somos gente de mundo, creamos sus clones allende los mares: Yorokobu América y @yorokobuamerica.

mail-open-

letter@2x

Newsletter

¿Quieres recibir en tu email un resumen de los contenidos de Yorokobu?
¡Suscríbete a nuestro newsletter! Realizamos dos envíos semanales. Tendrás que confirmar tu alta desde el email. Echa un ojo a la carpeta de Correo No Deseado, que a veces se pone muy quisquillosa.