13 septiembre, 2012
2

Lo que yace detrás de Los Planetas

Por David Garcia ( @srgarcia )

Las experiencias se construyen a base de elementos disociados. Esos elementos diferentes juegan, bailan, se combinan creando otros y, todos juntos, elevan (o en el peor de los casos destrozan) la percepción para conseguir multiplicar los estímulos. Cuando Francis López terminó de juerga, ya bien entrada la mañana, en casa de Erik Jiménez, batería de Los Planetas, le planteó la posibilidad de intentar que los conciertos de la banda granadina ofreciesen algo más.

En Granada las cosas ocurren así. Sales de juerga y terminas comprando litronas de Alhambra en alguna tienda de ultramarinos a las 8 de la mañana. Eso, que quizá no sea una muy buena noticia si eres oficinista, sí lo es cuando se trata de sacar adelante proyectos de índole cultural o artística. Los brainstormings que se se producen en los afters caseros deberían tener canal propio en Youtube.

Así, y no de otra manera, es como Los Planetas decidieron que cuando cuentan sus historias de desengaños, rencores post-ruptura, rehabilitación emocional o flamenco noise, la experiencia se podía completar con una serie de estímulo que entraran por los ojos. “Sales de fiesta, te encuentras con Erik, acabas en su casa a las tantas y entre tanta broza, sale algún tema con cordura”, explica López. “Estaban a punto de sacar la Leyenda del Espacio, un cambio de rumbo en sus discos, por lo que había la necesidad de recrear en el escenario esa temática divina-flamenca. Fue entonces cuando en mitad de copas vacías y ceniceros llenos, David López y yo nos ofrecimos a realizarles las visuales”.

El resultado es un cóctel agitador que, por momentos, contribuye a abrir más las orejas, otras veces duele y otras emociona. Francis López, que vive y sufre sus canciones desde hace lustros, repasa las letras hasta la extenuación para encontrar un giro diferente que pueda añadir a sus visuales. “La letra, mi interpretación de ella, los ritmos psicodélicos son los que me hacen generar un tipo de imagen u otra”, señala el diseñador ilicitano. “Sin embargo, como son imágenes hechas para el directo, siempre intento que tenga un mayor impacto visual”.

Impacto y estética andaluza. Es inevitable que López mencione a Val del Omar, una suerte de científico y artista benditamente loco que se adelantó, creativa y tecnológicamente a su época varias décadas. Con sus imágenes, el diseñador viste las texturas más densas de los sonidos planetarios, aquellas que entre acoples y distorsión, recuerdan letras y escenas de una España de otro tiempo.

La banda no le ha puesto cortapisas en ninguna ocasión. De hecho, ni siquieran quisieron ver lo que había preparado antes del primer concierto en el que proyectaban las visuales, en el año 2006. “Las críticas fueron buenas y eso les hizo confiar más aún en mi trabajo y seguir adelante con el proyecto. Con Una Opera Egipcia sí que hubo una revisión del material pero, más que nada, por tener un conocimiento de qué se iba a proyectar con los nuevos temas”, declara López.

Las propuestas del diseñador mutan sin avisar. “Las cambio de forma muy flexible. A veces estoy en casa con algún otro proyecto, escucho un disco de Los Planetas y se me van ocurriendo cosas que podría aportar un nuevo significado”. A veces se mueven a lugares más terrenales y apelan al granadinismo del grupo, como cuando López incluyó imágenes de los partidos del ascenso del Granada C.F. a primera división. “Vimos todos el partido en el salón del hotel antes de un concierto en Córdoba. No te puedes ni imaginar las caras de felicidad que todos teníamos. En ese momento, aquel día fue el nuevo Un Buen Día”.

A raíz del trabajo con Los Planetas, Francis López ha seguido haciendo trabajos similares. Con Los Pilotos, el proyecto paralelo de dos de los miembros del grupo granadino, Florent y Banin, ha desarrollado un videomapping sobre una pantalla tridimensional en forma de pirámides cóncavas y convexas. López utiliza efectos 3D, luces, motion graphics e imágenes de carreras. “Crea un atmósfera espectacular en sincronía perfecta con la música. Trabajamos conjuntamente Adolfo Sanchez, Javier Longobardo y yo”, explica.

El ilicitano cubrió también los primeros conciertos de Los Evangelistas para homenajear a Enrique Morente y actualmente se encuentra desarrollando junto a Anorak Visual una nueva puesta en escena con Plastik Frostik Machine, una de las bandas emergentes del caldero musical nazarí.

Los Planetas mostrarán su propuesta en el festival Primavera Club, en Madrid, Barcelona y guimaraes (Portugal), donde compartirán cartel con artistas como Mark Lanegan, Redd Kross, The Vaccines, Cat Power, Swans, Ariel Pink’s Haunted Graffiti, Antònia Font, Triángulo de Amor Bizarro, Sr. Chinarro, Fernando Alfaro, La Bien Querida, Los Punsetes, Klaus & Kinski o Airbag.

Primavera Club se celebrará durante el fin de semana del 1 y 2 de diciembre en la ciudad portuguesa y el del 7 y el 8 en Barcelona y Madrid. Más info aquí.


             

¡Ahora hacemos libros!

  app_busqueda

Ahora, Brands and Roses, responsable de Yorokobu, también edita libros. Hemos empezado con dos referencias.

Cien Cocinas es un recorrido gastronómico por el Mediterráneo en el que Luis Palacio explica la historia y la receta de muchos de los platos más representativos de los países del viejo mar. Lo ilustra TemaBCN, estudio responsable de Ling, con más de 30 maravillosas infografías.

Era Tan Suave... comienza a lo bestia, con el asesinato del osito de Mimosín. A partir de ahí, una sucesión de iconos publicitarios como el Gigante Verde o Mr. Proper, se reparten los papeles en esta novela negra escrita por José Luis Moro e ilustrada por Juan Díaz-Faes.

Y las historias continúan...

Los relatos de Yorokobu no acaban aquí. Tenemos un par de replicantes en Facebook y Twitter. Y como somos gente de mundo, creamos sus clones allende los mares: Yorokobu América y @yorokobuamerica.

mail-open-

letter@2x

Newsletter

¿Quieres recibir en tu email un resumen de los contenidos de Yorokobu?
¡Suscríbete a nuestro newsletter! Realizamos dos envíos semanales. Tendrás que confirmar tu alta desde el email. Echa un ojo a la carpeta de Correo No Deseado, que a veces se pone muy quisquillosa.