01 mayo, 2013
0

La poesía es una pizarra en la calle

Por Mar Abad ( @marabad )

1pasaporte

Son una pareja de amigos que pasean por Barcelona. No tienen nada de particular a excepción de que siempre cargan con una pizarra y una cámara. Ya sea en bares, a las afueras de los museos o cerca de la playa. Él se dedica a escribir poemas y ella, a fotografiarlo por la ciudad. De esta manera, Cysko Muñoz y Ana Lagos llevan la poesía a la calle, sin alterar el paisaje o los sitios con los que se encuentran. Su trabajo consiste en mimetizarse, escribir y encuadrar.

Hace dos años se les ocurrió montar Versos de Pizarra, un proyecto que pretende llevar la poesía a un contexto urbano basada en sus propias experiencias, algo parecido a lo que hace Acción Poética en todo el mundo, pero mezclando la poesía con la fotografía.

Cysko había hecho una pizarra de una pared de su casa y escribía versos que después movía por redes sociales. Al hacerlo, se dio cuenta de que le faltaba un elemento estético. A otra amiga, Silvia Rodríguez, con quien tiene otro proyecto llamado ‘La maldita música y la puta poesía’, pensó entonces que la pizarra y sus contenidos, tenían que salir a la calle.

Así frases como “Solo llegas tarde a tu propia vida” iban acompañadas de decenas de personas caminando por la estación del metro. O de repente se veía una pizarra sola frente al mar que decía “Persistieron contra vientos y pateras”. “El texto refuerza el contexto”, dice Muñoz. En lugar de su pared, en las fotografías aparecía un hombre en la estación de tren junto a una pizarra donde estaba escrito: “Tienes el tiempo de frente”.

1ordenar

Cada vez que salen a la calle, llevan la pizarra, la cámara y una lista de versos y aforismos seleccionados. Tanto Muñoz como Lagos van compaginando sus ideas con imágenes de Barcelona y después lo suben a su página. Ahora tienen también una exposición llamada ‘La ciudad y el verso’, que va recorriendo distintas galerías y sedes educativas.

“A veces Ana ya trae una idea de una imagen y yo busco un verso que compagine”, explica el poeta. “A mí me gusta fotografiar lo que me encuentro, que sea más espontáneo, ir con los ojos abiertos y percatarme de lo que hay a mi alrededor. Vamos caminando, paseando y observando”, señala Ana Lagos.

Aunque el proyecto comenzó entre amigos, actualmente está abierto a todo aquel que quiera participar. Incluso les han llamado de Argentina interesados en impartir un taller de poesía y fotografía inspirado en su trabajo, que apoyan desde la distancia.

En Mallorca ya hay quienes intentan hacer algo similar. Y ellos invitan a otros poetas a participar. Es un proyecto plural. “La calle, los perros y las pizarras no son de nadie”, apunta Muñoz. “Es bonito que a la gente le guste tanto la idea como para hacerlo ellos”.

En uno de sus paseos de rutina se encontraron un rebaño de ovejas a las afueras de la ciudad. Es lo que tiene la poesía urbana, uno nunca sabe qué puede pasar.

DSCF1901

1lesscodi

1accept

1grieta

1piano

1escombro

403133_229876223753639_880778081_n

429212_266959646711963_1126357936_n

1solar

SOLO LLEGAIS TARDE A VUESTRA PROPIA VIDA


DSCF0630

 

 


             

¡Ahora hacemos libros!

  app_busqueda

Ahora, Brands and Roses, responsable de Yorokobu, también edita libros. Hemos empezado con dos referencias.

Cien Cocinas es un recorrido gastronómico por el Mediterráneo en el que Luis Palacio explica la historia y la receta de muchos de los platos más representativos de los países del viejo mar. Lo ilustra TemaBCN, estudio responsable de Ling, con más de 30 maravillosas infografías.

Era Tan Suave... comienza a lo bestia, con el asesinato del osito de Mimosín. A partir de ahí, una sucesión de iconos publicitarios como el Gigante Verde o Mr. Proper, se reparten los papeles en esta novela negra escrita por José Luis Moro e ilustrada por Juan Díaz-Faes.

Y las historias continúan...

Los relatos de Yorokobu no acaban aquí. Tenemos un par de replicantes en Facebook y Twitter. Y como somos gente de mundo, creamos sus clones allende los mares: Yorokobu América y @yorokobuamerica.

mail-open-

letter@2x

Newsletter

¿Quieres recibir en tu email un resumen de los contenidos de Yorokobu?
¡Suscríbete a nuestro newsletter! Realizamos dos envíos semanales. Tendrás que confirmar tu alta desde el email. Echa un ojo a la carpeta de Correo No Deseado, que a veces se pone muy quisquillosa.