16 de febrero 2022    /   Logo School
por
 

#10 Tips sobre creatividad de Álvaro Rey: «El teletrabajo es la criptonita de la inspiración (o no)»

Logo School

16 de febrero 2022    /   Logo School     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Puede que alguno de los que están leyendo estas líneas no sepa quién es Álvaro Rey, así que empezaremos por definirlo como a él le gusta: Álvaro es uno de los creativos más tecnológicos del panorama español.

Por hacer un repaso rápido por su trayectoria personal y profesional, diremos también que es de Bilbao y que creció junto al punk y la reconversión industrial. Desde su juventud estuvo hermanado con el kalimotxo e intentó saltar a la fama como músico de carretera, «sin ningún tipo de éxito», según sus propias palabras.

Se cruzó con la ruta del bacalao mientras estudiaba ingeniería en Diseño Industrial en Valencia y tras terminar la carrera, y gracias a que no acabó con muchas lesiones cerebrales, terminó un máster de diseño gráfico y otro de diseño de mobiliario.

Artículo relacionado

Después cambió el agua de Valencia por la pintas de Guinness en el Royal College of Art de Londres, ciudad que le ayudaría a desarrollar sus más oscuros instintos, además de empezar a trabajar en Tomato, donde coordinaría su departamento de experiencias para marcas globales. Años más tarde, llega a Madrid, y mientras desarrolla el plano de todos los bares con botellines de Mahou en Malasaña, monta Waskman, una empresa especializada marketing de guerrilla y de experiencias.

Mientras consigue todo tipo de premios y honores con Waskman, sigue extendiendo el plano de bares de Malasaña. Sin entender mucho que pasó, hunde Waskman, y tras esto y sin tener mucha idea del tema funda junto con otros socios Bitoon, empresa dedicada a la producción de vídeojuegos. No contento con ello, tiempo después funda Andtonic, un estudio que está en la línea entre la ingeniería, el diseño y un medialab desde donde se crean historias y experiencias que ayudan a las marcas a molar más y a ser más relevantes.

Aunque, en realidad, confiesa, todo esto es una excusa, para tener un txoko donde da de comer a todos sus trabajadores todos los días, con la única intención de experimentar cuánto puede dilatar el cuerpo humano. Andtonic está en un más que honroso puesto en Tripadvisor.

En esta época, marca su hándicap de 193 en bowling y realiza un curso de gravedad cero en la Nasa, en Cabo Cañaveral. Además, cumple uno de sus sueños, el de casarse en Las Vegas con una striper, su actual exmujer. Se desconoce su esperanza de vida, aunque ciertas fuentes confirman de su caducidad hace años.

Con tal currículo no nos hemos resistido a preguntar a Álvaro Rey qué es para él la creatividad. Y estas son algunas de las perlas que nos ha soltado.

1. «La creatividad es un poco como nadar»

Flotar flota todo el mundo, pero para nadar un poco tienes que aprender, y para nadar y competir tienes que entrenar. Si quieres ser Michael Phels, tienes que hacer todo lo anterior y nacer con un don para ello.

2. No, no se aprende a ser creativo

Ser creativo ya lo eres, lo que se aprende es a ordenar las ideas y, sobre todo, a optimizar los procesos creativos para que no tardes tres semanas en tener una buena idea.

Luego, el entrenamiento hace muchísimo. No puedes pretender salir a tomar copas con 43 años, una hipoteca y 3 niños, y creer que se te va a dar tan bien como cuando tenías 21 años y que no vas a morir de resaca.

3. Los grandes enemigos de la creatividad

La monotonía y la falta de ilusión.

4. ¿Y los aliados?

La curiosidad y olvidarte un poco de las normas sociales o profesionales, del típico «esto se ha hecho así de siempre».

Arzak lo explica muy bien: «Para ir de un lado a otro de la cocina, esquivas la mesa porque alguien te ha enseñado que la mesa no se pisa, pero es más corto pasar por encima. Un niño lo haría».

 

5. Amigas para siempre

La creatividad y la originalidad guardan una estrecha relación. La originalidad te obliga a parir cosas que antes no se han hecho.
Y hacer cosas tan novedosas obliga a ser creativo.

6. ¿Es posible que la inspiración NO te pille trabajando?

Es muy posible, pero con el entrenamiento maximizas todo tu ecosistema para que esa inspiración te pille sentado en la silla del curro y no en la del bar.

Es un poco como dormir, te puede venir el sueño en cualquier momento. Pero hemos aprendido a adaptar nuestro entorno para que el sueño nos venga después de un vaso de leche, apagar las luces, una peli mala y una paja.

7. Picasso tenía razón, pero…

La frase famosa «Los grandes artistas copian, los genios, roban» tiene más interés por el juego sintáctico que por lo que quiere decir. Porque lo que dice es algo que todos sabemos y es que que para crear necesitas tener referencias.

Lo que ocurre es que los grandes genios son capaces de asimilar estas referencias y las mastican tanto que el resultado es un elemento totalmente novedoso. Para hacer esto y que no parezca que lo has copiado hace falta una capacidad única para impregnar todo con tu creatividad, y así no quede rastro de lo anterior.

A nadie se le ocurriría decir que los cuatro cuadros que hizo Picasso de las Meninas de Velázquez son una copia porque son las Meninas de Picasso.

8. Teletrabajo, la criptonita (o no) 

Para mí el teletrabajo es contraproducente por los inputs que pierdes al no salir tanto, no tener tantas sinergias con otra gente… Yo, personalmente, considero los ambientes monótonos y tranquilos como la mierda. Incluso si estoy en casa solo, me pongo la tele algo que parezca que no estoy solo.

Pero es verdad que conozco personas que necesitan casi hacer un retiro de yoga en una pagoda para sentarse a mirar los e-mails.

9. Dime por dónde te mueves y te diré innovación o creatividad

Si eres de los que le gustan leer cosas sin faltas de ortografía, en esos sitios las ayudas y las portadas se consiguen poniendo cosas molonas como I+D+I.

Pero si eres más de haver con v, Tinder está lleno de perfiles donde todo el mundo es arquitecto, ciudadano del mundo, muy amigo de sus amigos y creativo.

10.¿Relación simbiótica?

La relación que se establece entre creatividad y tecnología puede ser muy diversa. Dependiendo del tipo de trabajo desarrolles, la tecnología puede ser una mera herramienta. Para un fisioterapeuta, por ejemplo, un Hitachi es una herramienta para las contracturas de las espaldas.

Si eres un diseñador gráfico, la tecnología es una herramienta fantástica que te da más opciones, reduce increíblemente los tiempos y te deja equivocarte ctrl + z sin que te corten un dedo.

En nuestro caso, que somos unos trileros, la tecnología la usamos como un WOW. No tiene ningún interés que una paloma salga de una chistera. El interés está en que no tienes ni puta idea de cómo sale. Usamos la tecnología un poco en este sentido porque somos conocedores de ella y, en general, la sociedad no. Hacemos trucos fáciles con cosas que no sabes ni que existen.

Esto nos obliga a estar todo el día mirando cosas nuevas porque con lo que flipabas hace un año ahora está en Ali Xpress en el día del soltero por 7,32 €.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Puede que alguno de los que están leyendo estas líneas no sepa quién es Álvaro Rey, así que empezaremos por definirlo como a él le gusta: Álvaro es uno de los creativos más tecnológicos del panorama español.

Por hacer un repaso rápido por su trayectoria personal y profesional, diremos también que es de Bilbao y que creció junto al punk y la reconversión industrial. Desde su juventud estuvo hermanado con el kalimotxo e intentó saltar a la fama como músico de carretera, «sin ningún tipo de éxito», según sus propias palabras.

Se cruzó con la ruta del bacalao mientras estudiaba ingeniería en Diseño Industrial en Valencia y tras terminar la carrera, y gracias a que no acabó con muchas lesiones cerebrales, terminó un máster de diseño gráfico y otro de diseño de mobiliario.

Después cambió el agua de Valencia por la pintas de Guinness en el Royal College of Art de Londres, ciudad que le ayudaría a desarrollar sus más oscuros instintos, además de empezar a trabajar en Tomato, donde coordinaría su departamento de experiencias para marcas globales. Años más tarde, llega a Madrid, y mientras desarrolla el plano de todos los bares con botellines de Mahou en Malasaña, monta Waskman, una empresa especializada marketing de guerrilla y de experiencias.

Mientras consigue todo tipo de premios y honores con Waskman, sigue extendiendo el plano de bares de Malasaña. Sin entender mucho que pasó, hunde Waskman, y tras esto y sin tener mucha idea del tema funda junto con otros socios Bitoon, empresa dedicada a la producción de vídeojuegos. No contento con ello, tiempo después funda Andtonic, un estudio que está en la línea entre la ingeniería, el diseño y un medialab desde donde se crean historias y experiencias que ayudan a las marcas a molar más y a ser más relevantes.

Artículo relacionado

Aunque, en realidad, confiesa, todo esto es una excusa, para tener un txoko donde da de comer a todos sus trabajadores todos los días, con la única intención de experimentar cuánto puede dilatar el cuerpo humano. Andtonic está en un más que honroso puesto en Tripadvisor.

En esta época, marca su hándicap de 193 en bowling y realiza un curso de gravedad cero en la Nasa, en Cabo Cañaveral. Además, cumple uno de sus sueños, el de casarse en Las Vegas con una striper, su actual exmujer. Se desconoce su esperanza de vida, aunque ciertas fuentes confirman de su caducidad hace años.

Con tal currículo no nos hemos resistido a preguntar a Álvaro Rey qué es para él la creatividad. Y estas son algunas de las perlas que nos ha soltado.

1. «La creatividad es un poco como nadar»

Flotar flota todo el mundo, pero para nadar un poco tienes que aprender, y para nadar y competir tienes que entrenar. Si quieres ser Michael Phels, tienes que hacer todo lo anterior y nacer con un don para ello.

2. No, no se aprende a ser creativo

Ser creativo ya lo eres, lo que se aprende es a ordenar las ideas y, sobre todo, a optimizar los procesos creativos para que no tardes tres semanas en tener una buena idea.

Luego, el entrenamiento hace muchísimo. No puedes pretender salir a tomar copas con 43 años, una hipoteca y 3 niños, y creer que se te va a dar tan bien como cuando tenías 21 años y que no vas a morir de resaca.

3. Los grandes enemigos de la creatividad

La monotonía y la falta de ilusión.

4. ¿Y los aliados?

La curiosidad y olvidarte un poco de las normas sociales o profesionales, del típico «esto se ha hecho así de siempre».

Arzak lo explica muy bien: «Para ir de un lado a otro de la cocina, esquivas la mesa porque alguien te ha enseñado que la mesa no se pisa, pero es más corto pasar por encima. Un niño lo haría».

 

5. Amigas para siempre

La creatividad y la originalidad guardan una estrecha relación. La originalidad te obliga a parir cosas que antes no se han hecho.
Y hacer cosas tan novedosas obliga a ser creativo.

6. ¿Es posible que la inspiración NO te pille trabajando?

Es muy posible, pero con el entrenamiento maximizas todo tu ecosistema para que esa inspiración te pille sentado en la silla del curro y no en la del bar.

Es un poco como dormir, te puede venir el sueño en cualquier momento. Pero hemos aprendido a adaptar nuestro entorno para que el sueño nos venga después de un vaso de leche, apagar las luces, una peli mala y una paja.

7. Picasso tenía razón, pero…

La frase famosa «Los grandes artistas copian, los genios, roban» tiene más interés por el juego sintáctico que por lo que quiere decir. Porque lo que dice es algo que todos sabemos y es que que para crear necesitas tener referencias.

Lo que ocurre es que los grandes genios son capaces de asimilar estas referencias y las mastican tanto que el resultado es un elemento totalmente novedoso. Para hacer esto y que no parezca que lo has copiado hace falta una capacidad única para impregnar todo con tu creatividad, y así no quede rastro de lo anterior.

A nadie se le ocurriría decir que los cuatro cuadros que hizo Picasso de las Meninas de Velázquez son una copia porque son las Meninas de Picasso.

8. Teletrabajo, la criptonita (o no) 

Para mí el teletrabajo es contraproducente por los inputs que pierdes al no salir tanto, no tener tantas sinergias con otra gente… Yo, personalmente, considero los ambientes monótonos y tranquilos como la mierda. Incluso si estoy en casa solo, me pongo la tele algo que parezca que no estoy solo.

Pero es verdad que conozco personas que necesitan casi hacer un retiro de yoga en una pagoda para sentarse a mirar los e-mails.

9. Dime por dónde te mueves y te diré innovación o creatividad

Si eres de los que le gustan leer cosas sin faltas de ortografía, en esos sitios las ayudas y las portadas se consiguen poniendo cosas molonas como I+D+I.

Pero si eres más de haver con v, Tinder está lleno de perfiles donde todo el mundo es arquitecto, ciudadano del mundo, muy amigo de sus amigos y creativo.

10.¿Relación simbiótica?

La relación que se establece entre creatividad y tecnología puede ser muy diversa. Dependiendo del tipo de trabajo desarrolles, la tecnología puede ser una mera herramienta. Para un fisioterapeuta, por ejemplo, un Hitachi es una herramienta para las contracturas de las espaldas.

Si eres un diseñador gráfico, la tecnología es una herramienta fantástica que te da más opciones, reduce increíblemente los tiempos y te deja equivocarte ctrl + z sin que te corten un dedo.

En nuestro caso, que somos unos trileros, la tecnología la usamos como un WOW. No tiene ningún interés que una paloma salga de una chistera. El interés está en que no tienes ni puta idea de cómo sale. Usamos la tecnología un poco en este sentido porque somos conocedores de ella y, en general, la sociedad no. Hacemos trucos fáciles con cosas que no sabes ni que existen.

Esto nos obliga a estar todo el día mirando cosas nuevas porque con lo que flipabas hace un año ahora está en Ali Xpress en el día del soltero por 7,32 €.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los retratos con plantilla del francés c215
Es hora de renovar los iconos
El (bellísimo) yoga que escapó de la estética New Age
La funda de iPhone fabricada con arroz para casos de emergencia
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad