fbpx
18 de abril 2013    /   DIGITAL
por
 

10 videojuegos indie que deberías probar ahora

18 de abril 2013    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

indie
No, no creo que las cosas sean mejores por ser indie, ¿por quién me han tomado? En el tiempo que llevo firmando por aquí he hablado de superproducciones y de juegos desarrollados por estudios diminutos. El presupuesto y el sello son lo último que define si un trabajo es brillante o si es un mojonazo. Pero los juegos independientes tienen algo que los convierten en un punto de partida extraordinario para los profanos en el medio: son baratos (invertir en videojuegos cuando no se es muy aficionado puede doler, así que ningún título de esta lista supera los 20 euros), destrozan los prejuicios que la gente tiene del videojuego, no exigen máquinas potentes y divierten desde el minuto uno. Lo que quiero hacer es dejar abiertas diez puertas bastante impepinables a una porción interesantísima de la cultura reciente. Y si alguien quiere entrar por alguna, bienvenido.
Amnesia: The Dark Descent (Frictional Games, 2011, PC)
No has pasado miedo nunca, en tu vida, si no has jugado a Amnesia: The Dark Descent. No quiero ningunear a otras obras maestras y clasicazos del género, pero tampoco exagero si digo que Amnesia es el videojuego de terror más desquiciante y más tenso que se ha creado jamás.
Nos metemos en la piel de Daniel, un tipo débil, con lagunas de memoria, desarmado y devorado por el miedo. Lo manejamos en primera persona con el objetivo de escapar de un castillo en el que sucede algo raro. El juego no da la opción de combatir, solo permite al jugador esconderse, huir y sobrevivir y completar los puzles que le separan de la libertad. Es una aventura gráfica, vaya. Pero completar esos acertijos no es nada fácil en una atmósfera densa y desconcertante, con un tratamiento de la luz y el sonido tan espectaculares que consiguen aterrar sin necesidad de enseñar monstruos ni de pegar sustos repentinos. Toda esa tensión influye directamente en cómo controlamos a Daniel, ya que vemos a través de sus ojos. Cuando pasa demasiado tiempo a oscuras o sufre algún sobresalto ve (y nos hace ver) formas extrañas entre las sombras; cuando la presión le supera, se desmaya; y cuando ya no soporta el pánico, hace rechinar sus dientes hasta que contagia su miedo al jugador.

Alternativas: En realidad no hay nada como Amnesia, pero puedes probar con Penumbra, Slender o con Lone Survivor.
Minecraft (Mojang, 2011, PC/iOS/Android/Xbox360)
Hemos estado haciendo cálculos, unas movidas procedurales muy locas, cosas de gente lista. El caso es que después de hacer cuentas, hemos creado este mundo. Es para ti. Quédatelo. Haz lo que quieras con él. Es tuyo. Así comienza una partida de Minecraft: el jugador en solitario y, en sus manos, la naturaleza como un bloque de arcilla húmedo. Minecraft es lo que tú quieres que sea. Puede ser un juego de exploración, de construcción, de destrucción, de recolección, de supervivencia, de caza. Como juego de superviviencia es brillante, pero muchos usuarios están aprovechando más su poder como herramienta creativa y su flexibilidad como soporte para hacer otros juegos.
El primer contacto con Minecraft debe ser lo más parecido que hay a naufragar e intentar sobrevivir en una isla desierta: tu única guía es el instinto y lo más probable es que acabes pasando tu primera noche escondido en algún lado, muerto de hambre y de miedo, pero si has visto tres o cuatro películas de aventuras, encuentras recursos y tienes ganas de vivir, puedes convertirte en el nuevo Robinson Crusoe.

Alternativas: Terraria.
FTL: Faster Than Light (Subset Games, 2012, PC)
¿Qué pasaba dentro de la nave en los matamarcianos de toda la vida? ¿Iba solo un tipo ahí dentro? ¿Tenían baño? ¿Las gobernaba una tripulación de ingenieros y soldados experimentados? ¿Qué había ahí? FTL se propone dar respuesta a esas preguntas y convierte los juegos de naves de toda la vida en un título de estrategia en tiempo real muy adictivo y con un diseño espectacular.
Completar una partida de FTL no lleva más de dos horas, pero hacerlo a la primera es prácticamente imposible. Cada vez que iniciamos una partida, elegimos una nave y una tripulación y los bautizamos como nos venga en gana. Una vez hecho eso, emprendemos un viaje a través de un universo generado de forma aleatoria en el que hay que recorrer todos los planetas posibles para mejorar la nave mientras huimos del avance de la flota rebelde. El funcionamiento es muy similar al de los juegos de tablero: cada planeta es una casilla y en esos astros podemos encontrarnos combates contra otras naves, misiones alternativas, tiendas, peticiones de socorro y eventos en los que hay que tomar decisiones. El combate también funciona de forma similar a un juego táctico de mesa, con armamentos que hay que activar y desactivar, con gestión de la energía o con movimientos de la tripulación para reparar partes de la nave. Si la cagamos, la nave acaba destruida y hay que empezar desde el principio. El juego es endemoniadamente difícil, exige tiempo y las reglas son bastante retorcidas, pero una vez entras, puedes quedarte horas encerrado.

Alternativas: Algún juego de mesa muy, muy, muy nerd.
Hotline Miami (Dennaton Games, 2012, PC)
Finales de los años 80 en Miami. Trajes blancos de solapa gorda. Ajustes de cuentas. Ácido. Música electrónica. Máscaras de animales. Videoclubs. Un Delorean. Matanzas truculentas. Hotline Miami cuenta todo eso en un juego que condensa un simulador de asesinatos brutal, descarnado y crudo en unas mecánicas que rozan lo retro.  Si Hotline Miami fuera una película, la protagonizaría Ryan Gosling y se parecería bastante a lo que promete el tráiler de Only God Forgives con algunas pinceladas de Drive. Puñetazos muy secos, violencia incómoda y las palabras justas.

Braid (Jonathan Blow, 2008, PC/PS3/Xbox360)
Braid es una obra tan única que es difícil explicársela a alguien que no está acostumbrado a jugar a videojuegos. Eso no significa que sea complicado de manejar: se controla como un Super Mario (movimiento horizontal y salto) y añade un botón que sirve para alterar el tiempo. En cada nivel, ese control temporal es ligeramente diferente: en unos puedes rebobinar, en otros ralentizar, en otros grabar acciones para luego reproducirlas, en otros algunos objetos retroceden mientras otros siguen su curso natural… Es complejo, como cualquier paradoja temporal, pero es relativamente intuitivo.
Este juego lo hace bien absolutamente todo, desde el diseño de niveles hasta la parte visual y la música. Pero lo que lo convierte en una joya magistral e irrepetible es que consigue que cada elemento del juego participe en la narración. Braid habla como solo un videojuego puede hablar. Esa mecánica de rebobinar y alterar el tiempo no es una metáfora de la mente de Tim, el protagonista, que busca la forma de borrar los errores que ha cometido con su amada y darle la vuelta a todo para convencerse de que en realidad la culpa de la ruptura no fue suya. Intenta destruir lo que hizo, pero el daño que ha causado es indeleble. Y esta es solo una de las mil interpretaciones posibles de una historia y un final espectaculares y estimulantes como pocos.

Alternativa: No, en serio, como Braid no hay nada.
The Binding of Isaac (Edmund McMillen y Florian Himls, 2011, PC)
El sacrificio de Isaac, como tantos pasajes bíblicos, tiene docenas de interpretaciones ejecutadas por artistas de todas las disciplinas posibles. Edmund McMillen, por ejemplo, la ha llevado al videojuego. Este tipo de versión de autor de un relato de los textos sagrados no es especialmente habitual en el ocio interactivo. No es la única, porque ahí está el disparatado Christmas Shotgun Defense de Sos Sosowski, pero eso no resta para que The Binding of Isaac sea interesantísimo.
En la revisión del relato bíblico de McMillen, Isaac es un jovencito sano e inquieto con una madre muy enganchada a programas de televisión cristianos. A fuerza de ver, yo qué sé, 13tv, la madre de Isaac empieza a oír voces que le piden que martirice a su hijo hasta que, finalmente, le exigen un sacrificio. Isaac se refugia en el sótano y ahí comienza su aventura.
El guiño al relato bíblico queda casi agotado en esa introducción a la historia, pero el juego esconde numerosas referencias al Antiguo Testamento entre cacas, chistes groseros y un humor negro que supura en cada detalle. Después de eso, empezamos a manejar a Isaac por los distintos niveles del sótano acabando con enemigos que recuerdan a personajes de otros juegos de McMillen  y recogiendo objetos que mejoran las habilidades del crío. Como sucedía con FTL, The Binding of Isaac es muy corto, pero la dificultad roza lo humillante y solo puede pasarse de una tacada y perder una partida significa volver a empezar desde el primer nivel.

Alternativas: La otra gran obra de Edmund McMillen es Super Meat Boy, un juego divertidísimo. Muchos de sus primeros trabajos están recogidos en The Basement Collection.
Bit.Trip Runner (Gaijin Games, 2010, Wii/3DS/PC)
A lo mejor Bit.Trip Runner es el mejor Guitar Hero que se ha hecho nunca. La saga Bit.Trip se dedica a transformar los géneros clásicos del retro en videojuegos que se quedan a medio camino entre lo musical y lo arcade. Runner es una versión melódica de los plataformas ‘endless run’, es decir, esos juegos en los que el muñequito corre solo y tenemos que pulsar los botones en el momento justo para esquivar o destrozar los obstáculos. En este juego hacemos eso mismo ayudados por la música. Bit.Trip Runner no se ata a las canciones como un juego musical cualquiera, pero obliga a al jugador a sumergirse en el ritmo para poder  estar a la altura del desafío que propone.

Alternativa: Cualquier juego de la saga Bit.Trip, Super Hexagon, Canabalt.
Bastion (Supergiant Games, 2011, PC/Xbox360/)
A Bastion le sucede lo mismo que a Braid o a juegos como Portal o Half-Life 2: son capaces de contar una gran historia sin interrumpir al jugador con escenas de corte, vídeos y textos eternos. Bastion es un juego centrado en las hostias y en mejorar las habilidades y las armas del protagonista y esa tarea nunca se detiene más tiempo del que debe. La historia nos llega a través de las palabras del anciano Rucks, una preciosa voz en off constante que llena de significado cada acontecimiento que tiene lugar en el Viejo Mundo en ruinas del juego.
Ya, lo de la voz en off no suena especialmente rompedor, pero no es cualquier voz en off. Cada vez que el protagonista, The Kid, recoge un objeto, Rucks explica lo que es y lo sitúa en la historia. Incluso cuenta alguna anécdota del pasado o alguna experiencia personal. Cuando el personaje camina por las calles destrozadas de alguna ciudad o por algún bosque, cuando se encuentra con otro personaje o cuando hay un giro de guión, la voz profunda de Rucks hace lo mismo: habla como quien cuenta una historia junto a la hoguera. Incluso introduce en su relato los errores que cometemos al jugar.
Cuando arranca la historia de Bastion, todo el Viejo Mundo está yendo a la mierda sin remedio y por ese motivo el narrador habla del mundo en pasado, con cariño y nostalgia. Todo lo que sabemos del universo de Bastion, lo sabemos por él. El juego representa esto con unos niveles que parece que flotan en el vacío y que se van componiendo a medida que avanzamos. Pero eso no significa que los escenarios estén flotando en el aire. Son lagunas en nuestro conocimiento, son las partes de la historia que no vemos porque nadie nos ha hablado de ellas. Estamos ciegos, pero Rucks nos cuenta lo que tenemos que ver y lo que fueron las cosas una vez. Y consigue que nos enamoremos de ellas incluso sin conocerlas.

Alternativas: No importa, mejor escucha la banda sonora del juego.
Botanicula (Amanita, 2012, PC)
Lucas Arts, el estudio que hizo grande el género de la aventura gráfica en los años 90 con franquicias como Monkey Island, Maniac Mansion o Indiana Jones o Grim Fandango, echó el cierre hace un par de semanas. Es una noticia triste y una muerte muy simbólica para la industria, pero de ahí a afirmar que las aventuras gráficas están muertas hay un trecho importante. Está claro que ya no es el género de moda, pero hay varios estudios que siguen trabajándolo, retorciéndolo e inventando cosas. Como los checos de Amanita Design y su precioso Botanicula.
Las aventuras gráficas han sido tradicionalmente juegos cargados de texto hasta las cejas, pero en Botanicula no hay ni una sola palabra en un idioma inteligible para el ser humano. Los insectos que controlamos se comunican entre ellos con gestos y con gruñidos. Tampoco hay una carta de acciones predefinidas, hay que observar y tocar absolutamente todo lo que aparece por la pantalla para descubrir qué consecuencias tienen nuestras acciones, cómo funciona ese universo en miniatura, cómo reaccionan los personajes y qué buscan. Es como una lección autodidacta de Conocimiento del Medio en una naturaleza disparatada completamente diferente a la nuestra.

Alternativas: Amanita tiene otros trabajos exquisitos como Machinarium o Samorost.
Journey (Thatgamecompany, 2012, PS3)
Journey hace equilibrios en la frontera entre el videojuego y otra cosa a la que podríamos llamar ‘experiencia interactiva’, por ponerle algún nombre. La etiqueta es lo de menos. Sí es cierto que en Journey no hay una puntuación, no hay un desafío que exija unas habilidades o un aprendizaje, no hay un objetivo claro, no hay derrota ni un cartel de ‘You Win’. En Journey solo hay viaje: atravesar el desierto y subir la montaña. Y ya. Acabarlo puede llevar unas dos o tres horas y controlar al caminante que protagoniza cada partida es sencillísimo y nunca hay un puzle que pueda bloquearte en el camino.
Sus virtudes van en una dirección diferente a lo que se espera de un videojuego, pero muchos videojuegos tendrían que aprender de Journey, de su forma de narrar sin palabras, de su capacidad para provocar sensaciones a través del mando, de su manera de poner en contacto a los jugadores y de cómo un trayecto de pocas horas puede repetirse catorce veces y generar catorce experiencias distintas.

  • ¡EXTRA! Mirar también: La-Mulana, VVVVVV,  FEZ, Little Inferno, World of Goo, Gemini Rue, Superbrothers: Swords&Sworcery EP, Cave Story o Mark of the Ninja.
  • Imagen de cabecera de Indie Game: The Movie.
  • RECTIFICACIONES: Solo había nueve juegos en la lista, maldita sea. El comentario del lector Álex me ha recordado que le había dedicado unos parrafillos a Bastion y que los había perdido por el camino. Además, el amigo Nae me indica que Amanita Design no es un estudio polaco, sino checo. ¡Mil perdones!

indie
No, no creo que las cosas sean mejores por ser indie, ¿por quién me han tomado? En el tiempo que llevo firmando por aquí he hablado de superproducciones y de juegos desarrollados por estudios diminutos. El presupuesto y el sello son lo último que define si un trabajo es brillante o si es un mojonazo. Pero los juegos independientes tienen algo que los convierten en un punto de partida extraordinario para los profanos en el medio: son baratos (invertir en videojuegos cuando no se es muy aficionado puede doler, así que ningún título de esta lista supera los 20 euros), destrozan los prejuicios que la gente tiene del videojuego, no exigen máquinas potentes y divierten desde el minuto uno. Lo que quiero hacer es dejar abiertas diez puertas bastante impepinables a una porción interesantísima de la cultura reciente. Y si alguien quiere entrar por alguna, bienvenido.
Amnesia: The Dark Descent (Frictional Games, 2011, PC)
No has pasado miedo nunca, en tu vida, si no has jugado a Amnesia: The Dark Descent. No quiero ningunear a otras obras maestras y clasicazos del género, pero tampoco exagero si digo que Amnesia es el videojuego de terror más desquiciante y más tenso que se ha creado jamás.
Nos metemos en la piel de Daniel, un tipo débil, con lagunas de memoria, desarmado y devorado por el miedo. Lo manejamos en primera persona con el objetivo de escapar de un castillo en el que sucede algo raro. El juego no da la opción de combatir, solo permite al jugador esconderse, huir y sobrevivir y completar los puzles que le separan de la libertad. Es una aventura gráfica, vaya. Pero completar esos acertijos no es nada fácil en una atmósfera densa y desconcertante, con un tratamiento de la luz y el sonido tan espectaculares que consiguen aterrar sin necesidad de enseñar monstruos ni de pegar sustos repentinos. Toda esa tensión influye directamente en cómo controlamos a Daniel, ya que vemos a través de sus ojos. Cuando pasa demasiado tiempo a oscuras o sufre algún sobresalto ve (y nos hace ver) formas extrañas entre las sombras; cuando la presión le supera, se desmaya; y cuando ya no soporta el pánico, hace rechinar sus dientes hasta que contagia su miedo al jugador.

Alternativas: En realidad no hay nada como Amnesia, pero puedes probar con Penumbra, Slender o con Lone Survivor.
Minecraft (Mojang, 2011, PC/iOS/Android/Xbox360)
Hemos estado haciendo cálculos, unas movidas procedurales muy locas, cosas de gente lista. El caso es que después de hacer cuentas, hemos creado este mundo. Es para ti. Quédatelo. Haz lo que quieras con él. Es tuyo. Así comienza una partida de Minecraft: el jugador en solitario y, en sus manos, la naturaleza como un bloque de arcilla húmedo. Minecraft es lo que tú quieres que sea. Puede ser un juego de exploración, de construcción, de destrucción, de recolección, de supervivencia, de caza. Como juego de superviviencia es brillante, pero muchos usuarios están aprovechando más su poder como herramienta creativa y su flexibilidad como soporte para hacer otros juegos.
El primer contacto con Minecraft debe ser lo más parecido que hay a naufragar e intentar sobrevivir en una isla desierta: tu única guía es el instinto y lo más probable es que acabes pasando tu primera noche escondido en algún lado, muerto de hambre y de miedo, pero si has visto tres o cuatro películas de aventuras, encuentras recursos y tienes ganas de vivir, puedes convertirte en el nuevo Robinson Crusoe.

Alternativas: Terraria.
FTL: Faster Than Light (Subset Games, 2012, PC)
¿Qué pasaba dentro de la nave en los matamarcianos de toda la vida? ¿Iba solo un tipo ahí dentro? ¿Tenían baño? ¿Las gobernaba una tripulación de ingenieros y soldados experimentados? ¿Qué había ahí? FTL se propone dar respuesta a esas preguntas y convierte los juegos de naves de toda la vida en un título de estrategia en tiempo real muy adictivo y con un diseño espectacular.
Completar una partida de FTL no lleva más de dos horas, pero hacerlo a la primera es prácticamente imposible. Cada vez que iniciamos una partida, elegimos una nave y una tripulación y los bautizamos como nos venga en gana. Una vez hecho eso, emprendemos un viaje a través de un universo generado de forma aleatoria en el que hay que recorrer todos los planetas posibles para mejorar la nave mientras huimos del avance de la flota rebelde. El funcionamiento es muy similar al de los juegos de tablero: cada planeta es una casilla y en esos astros podemos encontrarnos combates contra otras naves, misiones alternativas, tiendas, peticiones de socorro y eventos en los que hay que tomar decisiones. El combate también funciona de forma similar a un juego táctico de mesa, con armamentos que hay que activar y desactivar, con gestión de la energía o con movimientos de la tripulación para reparar partes de la nave. Si la cagamos, la nave acaba destruida y hay que empezar desde el principio. El juego es endemoniadamente difícil, exige tiempo y las reglas son bastante retorcidas, pero una vez entras, puedes quedarte horas encerrado.

Alternativas: Algún juego de mesa muy, muy, muy nerd.
Hotline Miami (Dennaton Games, 2012, PC)
Finales de los años 80 en Miami. Trajes blancos de solapa gorda. Ajustes de cuentas. Ácido. Música electrónica. Máscaras de animales. Videoclubs. Un Delorean. Matanzas truculentas. Hotline Miami cuenta todo eso en un juego que condensa un simulador de asesinatos brutal, descarnado y crudo en unas mecánicas que rozan lo retro.  Si Hotline Miami fuera una película, la protagonizaría Ryan Gosling y se parecería bastante a lo que promete el tráiler de Only God Forgives con algunas pinceladas de Drive. Puñetazos muy secos, violencia incómoda y las palabras justas.

Braid (Jonathan Blow, 2008, PC/PS3/Xbox360)
Braid es una obra tan única que es difícil explicársela a alguien que no está acostumbrado a jugar a videojuegos. Eso no significa que sea complicado de manejar: se controla como un Super Mario (movimiento horizontal y salto) y añade un botón que sirve para alterar el tiempo. En cada nivel, ese control temporal es ligeramente diferente: en unos puedes rebobinar, en otros ralentizar, en otros grabar acciones para luego reproducirlas, en otros algunos objetos retroceden mientras otros siguen su curso natural… Es complejo, como cualquier paradoja temporal, pero es relativamente intuitivo.
Este juego lo hace bien absolutamente todo, desde el diseño de niveles hasta la parte visual y la música. Pero lo que lo convierte en una joya magistral e irrepetible es que consigue que cada elemento del juego participe en la narración. Braid habla como solo un videojuego puede hablar. Esa mecánica de rebobinar y alterar el tiempo no es una metáfora de la mente de Tim, el protagonista, que busca la forma de borrar los errores que ha cometido con su amada y darle la vuelta a todo para convencerse de que en realidad la culpa de la ruptura no fue suya. Intenta destruir lo que hizo, pero el daño que ha causado es indeleble. Y esta es solo una de las mil interpretaciones posibles de una historia y un final espectaculares y estimulantes como pocos.

Alternativa: No, en serio, como Braid no hay nada.
The Binding of Isaac (Edmund McMillen y Florian Himls, 2011, PC)
El sacrificio de Isaac, como tantos pasajes bíblicos, tiene docenas de interpretaciones ejecutadas por artistas de todas las disciplinas posibles. Edmund McMillen, por ejemplo, la ha llevado al videojuego. Este tipo de versión de autor de un relato de los textos sagrados no es especialmente habitual en el ocio interactivo. No es la única, porque ahí está el disparatado Christmas Shotgun Defense de Sos Sosowski, pero eso no resta para que The Binding of Isaac sea interesantísimo.
En la revisión del relato bíblico de McMillen, Isaac es un jovencito sano e inquieto con una madre muy enganchada a programas de televisión cristianos. A fuerza de ver, yo qué sé, 13tv, la madre de Isaac empieza a oír voces que le piden que martirice a su hijo hasta que, finalmente, le exigen un sacrificio. Isaac se refugia en el sótano y ahí comienza su aventura.
El guiño al relato bíblico queda casi agotado en esa introducción a la historia, pero el juego esconde numerosas referencias al Antiguo Testamento entre cacas, chistes groseros y un humor negro que supura en cada detalle. Después de eso, empezamos a manejar a Isaac por los distintos niveles del sótano acabando con enemigos que recuerdan a personajes de otros juegos de McMillen  y recogiendo objetos que mejoran las habilidades del crío. Como sucedía con FTL, The Binding of Isaac es muy corto, pero la dificultad roza lo humillante y solo puede pasarse de una tacada y perder una partida significa volver a empezar desde el primer nivel.

Alternativas: La otra gran obra de Edmund McMillen es Super Meat Boy, un juego divertidísimo. Muchos de sus primeros trabajos están recogidos en The Basement Collection.
Bit.Trip Runner (Gaijin Games, 2010, Wii/3DS/PC)
A lo mejor Bit.Trip Runner es el mejor Guitar Hero que se ha hecho nunca. La saga Bit.Trip se dedica a transformar los géneros clásicos del retro en videojuegos que se quedan a medio camino entre lo musical y lo arcade. Runner es una versión melódica de los plataformas ‘endless run’, es decir, esos juegos en los que el muñequito corre solo y tenemos que pulsar los botones en el momento justo para esquivar o destrozar los obstáculos. En este juego hacemos eso mismo ayudados por la música. Bit.Trip Runner no se ata a las canciones como un juego musical cualquiera, pero obliga a al jugador a sumergirse en el ritmo para poder  estar a la altura del desafío que propone.

Alternativa: Cualquier juego de la saga Bit.Trip, Super Hexagon, Canabalt.
Bastion (Supergiant Games, 2011, PC/Xbox360/)
A Bastion le sucede lo mismo que a Braid o a juegos como Portal o Half-Life 2: son capaces de contar una gran historia sin interrumpir al jugador con escenas de corte, vídeos y textos eternos. Bastion es un juego centrado en las hostias y en mejorar las habilidades y las armas del protagonista y esa tarea nunca se detiene más tiempo del que debe. La historia nos llega a través de las palabras del anciano Rucks, una preciosa voz en off constante que llena de significado cada acontecimiento que tiene lugar en el Viejo Mundo en ruinas del juego.
Ya, lo de la voz en off no suena especialmente rompedor, pero no es cualquier voz en off. Cada vez que el protagonista, The Kid, recoge un objeto, Rucks explica lo que es y lo sitúa en la historia. Incluso cuenta alguna anécdota del pasado o alguna experiencia personal. Cuando el personaje camina por las calles destrozadas de alguna ciudad o por algún bosque, cuando se encuentra con otro personaje o cuando hay un giro de guión, la voz profunda de Rucks hace lo mismo: habla como quien cuenta una historia junto a la hoguera. Incluso introduce en su relato los errores que cometemos al jugar.
Cuando arranca la historia de Bastion, todo el Viejo Mundo está yendo a la mierda sin remedio y por ese motivo el narrador habla del mundo en pasado, con cariño y nostalgia. Todo lo que sabemos del universo de Bastion, lo sabemos por él. El juego representa esto con unos niveles que parece que flotan en el vacío y que se van componiendo a medida que avanzamos. Pero eso no significa que los escenarios estén flotando en el aire. Son lagunas en nuestro conocimiento, son las partes de la historia que no vemos porque nadie nos ha hablado de ellas. Estamos ciegos, pero Rucks nos cuenta lo que tenemos que ver y lo que fueron las cosas una vez. Y consigue que nos enamoremos de ellas incluso sin conocerlas.

Alternativas: No importa, mejor escucha la banda sonora del juego.
Botanicula (Amanita, 2012, PC)
Lucas Arts, el estudio que hizo grande el género de la aventura gráfica en los años 90 con franquicias como Monkey Island, Maniac Mansion o Indiana Jones o Grim Fandango, echó el cierre hace un par de semanas. Es una noticia triste y una muerte muy simbólica para la industria, pero de ahí a afirmar que las aventuras gráficas están muertas hay un trecho importante. Está claro que ya no es el género de moda, pero hay varios estudios que siguen trabajándolo, retorciéndolo e inventando cosas. Como los checos de Amanita Design y su precioso Botanicula.
Las aventuras gráficas han sido tradicionalmente juegos cargados de texto hasta las cejas, pero en Botanicula no hay ni una sola palabra en un idioma inteligible para el ser humano. Los insectos que controlamos se comunican entre ellos con gestos y con gruñidos. Tampoco hay una carta de acciones predefinidas, hay que observar y tocar absolutamente todo lo que aparece por la pantalla para descubrir qué consecuencias tienen nuestras acciones, cómo funciona ese universo en miniatura, cómo reaccionan los personajes y qué buscan. Es como una lección autodidacta de Conocimiento del Medio en una naturaleza disparatada completamente diferente a la nuestra.

Alternativas: Amanita tiene otros trabajos exquisitos como Machinarium o Samorost.
Journey (Thatgamecompany, 2012, PS3)
Journey hace equilibrios en la frontera entre el videojuego y otra cosa a la que podríamos llamar ‘experiencia interactiva’, por ponerle algún nombre. La etiqueta es lo de menos. Sí es cierto que en Journey no hay una puntuación, no hay un desafío que exija unas habilidades o un aprendizaje, no hay un objetivo claro, no hay derrota ni un cartel de ‘You Win’. En Journey solo hay viaje: atravesar el desierto y subir la montaña. Y ya. Acabarlo puede llevar unas dos o tres horas y controlar al caminante que protagoniza cada partida es sencillísimo y nunca hay un puzle que pueda bloquearte en el camino.
Sus virtudes van en una dirección diferente a lo que se espera de un videojuego, pero muchos videojuegos tendrían que aprender de Journey, de su forma de narrar sin palabras, de su capacidad para provocar sensaciones a través del mando, de su manera de poner en contacto a los jugadores y de cómo un trayecto de pocas horas puede repetirse catorce veces y generar catorce experiencias distintas.

  • ¡EXTRA! Mirar también: La-Mulana, VVVVVV,  FEZ, Little Inferno, World of Goo, Gemini Rue, Superbrothers: Swords&Sworcery EP, Cave Story o Mark of the Ninja.
  • Imagen de cabecera de Indie Game: The Movie.
  • RECTIFICACIONES: Solo había nueve juegos en la lista, maldita sea. El comentario del lector Álex me ha recordado que le había dedicado unos parrafillos a Bastion y que los había perdido por el camino. Además, el amigo Nae me indica que Amanita Design no es un estudio polaco, sino checo. ¡Mil perdones!

Compártelo twitter facebook whatsapp
Kakitten Project: miles de selfis en la taza del váter
Marimar Ruiz: «Es curioso que un personaje de videojuego sirva de inspiración feminista»
Mi móvil caza furtivos
¡Eh, Bendik Kaltenborn! Como no me gusta tu tebeo, te troleo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 33
    • My list of horror indie games:
      1.- 1916 Der unbekannte Krieg
      4.-Cry of Fear
      1.-Euthanasia (indie game).
      2.-Ju-On The Grudge
      3.-Paranormal (indie game)
      4.-SCP (Secure. Contain. Protect.)
      5.-Which (indie game)

  • Woah! De hecho, Bastion estaba en la lista y se lo he debido perder por el camino al subir el artículo. Le pondré arreglo en seguida. Gracias!!!

  • Coincido con el autor, en los que he jugado.
    Si tuviese que quedarme sólo con uno, sería seguro el Minecraft.
    Pero aún así, me gustaría subrayar el juego Braid porque creo que no llama la atención tanto como sería justo. Y entiendo que es muy difícil que la llame, pero en realidad es un videojuego con mayúsculas.
    Normalmente cuando un juego da un salto muy gordo de innovación en mecánica de juego, falla en saber explotar suficiéntemente su premisa.
    Para mí, es un buen ejemplo de una premisa muy innovadora y que ya está muy bien afinada a la primera.
    Y bueno, el argumento es de una intimidad y sensibilidad de película de Bergman.
    Chapó.

  • Pues me ha sorprendido, porque he jugado a muchos de estos juegos…. Y Bit.Trip Runner lo adoro, por cierto. Lo mismo no son tan «indie» si los he jugado hasta yo. Como ese día en el que dejé de sentirme alternativo cuando la gente empezaba a decirme «¿Sigur Rós? Ah sí, creo que me suenan»

  • Aclarar que todos los juegos de la lista salvo Journey (solo disponible para la PlayStation 3) son compatibles con MacOS X. Nueve de los diez.

  • Que no esté el Cave Story se puede excusar porque no lo conozcas, no te guste o no seas hábil con los mandos.
    Pero el Bit.Trip Runner es un cagarro como una casa…

  • Me ha encantado la lista, tengo que probar algunos juegos…
    Victor: jerarquiza algo los textos por favor, un encabezado tipo h2 para los títulos de los juegos ya sea a color, o con un tamaño mayor; cuando has hecho algo de scroll te pierdes, y no sabes a que vídeo pertenece cada texto…
    Y así para toda la web… la jerarquización es muy importante.
    Enhorabuena por este artículo…

  • Dado que todos los juegos de la lista son en mayor o menor medida en primera persona, me gustaría añadir uno de estrategia.
    Gratuitous Space Battles es casi un juego de intendencia, en que el jugador decide la alineación de una flota estelar para la batalla y después ha de observar cómo esta se desarrolla sin poder intervenir. La complejidad radica en la necesidad de diseñar uno mismo las naves y darles roles, a partir de una enorme variedad de cascos, armas… (Recuerda un poco a PC fútbol).
    A través de múltiples batallas (con un escenario completamente gratuito) el jugador adquiere consciencia de la complejidad de una carrera armamentística, hasta no poder volver a mirar con los mismos ojos una space opera nunca más.
    La mejor baza del juego es su capacidad para jugar «por carta» contra un amigo, enviando tus alineaciónes de combate y recibiendo sus respuestas. Es una forma muy divertida de resucitar en el siglo XXI la práctica del juego por correo entre amigos, con calma, paladeando cada acción durante toda la noche. Delicioso.

    • Ese es el juego con mejor historia que he tenido el placer de jugar en los últimos 10 años. Es una locura lo que se puede conseguir con una buena historia, RPG-Maker, una música sublime y muchas ganas. Para mi es el mejor juego indi que se puede jugar.

  • De todos los que nombráis tengo Braid esperándome. Bastion lo pillaré algún día, cuando mi cola de juegos pendientes baje un poco.
    En la parte extra del final del artículo nombráis La-Mulana, un juego tan maravilloso como puñetero. Lo empecé hace algo más de una semana y me tiene enganchado por ser un metroidvania, pero qué jodido es XD
    Cave Story también me gustó mucho, aunque lo tengo parado en el final boss. Algún día lo finiquitaré.

  • Ya que muchos me mencionáis Limbo, me justifico. Limbo me parece un muy buen juego, pero no creo que esté a la altura de ninguno de los que he mencionado por aquí. De hecho, creo que llama más la atención por la estética que por mecánicas y por diseño de los puzles. También es verdad que la forma de narrar es buena, pero creo que peca de ser demasiado críptico a propósito. No sé, son impresiones mías. La verdad es que es un juego muy entretenido y es bastante sencillito para no iniciados, así que es una recomendación más que buena.
    Muchos de los otros juegos que mencionáis en los comentarios por aquí y en menéame me parecen extraordinarios y otros no los he jugado. Pero que quede claro que esto no es ninguna lista de ‘los mejores juegos indie’, ni nada por el estilo, sino unas recomendaciones para gente que no conoce tanto el mundillo.

    • No hay problema hombre, la gente hace recomendaciones porque es un buen artículo, se nota que manejas el tema y … ¿A quién no le gusta aportar?
      Pero creeme, si te gustan los plataformas-rpg a lo Metroidvania, y no lo hubieses jugado. Prueba el Cave Story!

  • Hola!
    Mi nombre es Robert Kessel, del estudio independiente Kronnect Games. Soy el desarrollador jefe de Noir Run, un juego indie, intenso, oscuro, para dispositivos iPhone, iPad e iPad touch. Acabamos de publicar Noir Run en la App Store.
    Algunas características de Noir Run:
    – Atmósfera única, visualmente impactante, con tormentas y nubes reales
    – Banda sonora original
    – Efectos de sonido de alta calidad, estéreo y dinámicos (recomendamos usar auriculares!)
    – Gráficos optimizados para pantalla retina
    – Un montón de obstáculos, enemigos y jefes finales únicos
    – Varias opciones para ayudarte a mejorar y facilitarte completar los niveles, como gifts y resurrección
    – Soporte para GameCenter, compite por la mayor puntuación
    – Es una app universal, funciona igual en iPad que en iPhone.
    – iTunes URL: https://itunes.apple.com/us/app/noir-run/id870046930?l=es&ls=1&mt=8
    – Video demo: http://youtu.be/EjZD6GMiWSk http://youtu.be/X8GN8YHTzrY
    Espero que disfrutes con el juego y lo encuentres atractivo. Creo que es una apuesta original y diferente. Gracias por compartir tus experiencias.
    Robert
    Kronnect Games

  • Survival Match Football Lite, divertida propuesta para Android con la que comienza su andadura OnePixelSoft, estudio independiente de creación de videojuegos.
    Esta divertida demo reta al jugador a sobrevivir, metido en las pieles de un árbitro de fútbol, a 12 alocados encuentros futboleros con adversarios de lo más variado. Habilidad, rápidez y algo de estrategia serán fundamentales para hacer frente a los contendientes, hinchas, aficionados y hasta zombis que en escalada dificultad invaden el terreno de juego.
    Apto para aficionados, e interesante para jugones, esta demo gratis busca hacerse un hueco en los dispositivos móviles, apostando por un modelo de juego que combina el ejercicio de los reflejos, a través de su jugabilidad sencilla para la pantalla táctil, con toques de rol. En el papel de árbitros podemos influir en el resultado del partido, hacer apuestas, ganar monedas y mejorar las «posibilidades» de hacer frente a los enemigos, con tarjetas, objetos y otras capacidades.
    Desarrollado en 3D, bajo una estética cartoon y con grandes dosis humor en la caracterización de los personajes, Survival Match Football, es producto del equipo OnepixelSoft, esta integrado por Beltrán Tejera . como dibujante/modelador, y Manuel Jiménez , como programador informático, ambos ganadores en la primera edición de los PlayStation Awards del premio al mejor videojuego 2014.
    Google Play: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.onepixelsoft.survivalmatch
    Trailer : https://www.youtube.com/watch?v=lnDjTNTsq4g
    Contacto : onepixelsoft@gmail.com
    La intención de sus creadores para el desarrollo de una app completa es la ampliación de esta idea de 12 partidos a la realización completa de una liga, oleadas, modo carrera y en un futuro próximo, llevar esta dinámica a otros terrenos de juego como el baloncesto o el hockey.
    Suena el bip, y comienza el encuentro. Si aceptan el reto de sobrevivir..Survivor Macht Football.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *