11 mayo, 2018    /   ENTRETENIMIENTO
por

es k eres 100tifiko o ke?

11 mayo, 2018    /   ENTRETENIMIENTO     por
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El Piensódromo de hoy llega en versión varietés. Hace un día maravilloso ahí fuera y hay que aprovecharlo con un newsletter fresquito, tendente a la indigencia intelectual, de consumo rápido y, por supuesto, de ágil manufactura, que uno es andaluz, hoy es viernes y los vermuts no se van a beber solos. Concretando, vamos a por un Piensódromo OLD STYLE, motherfuckers.

Esta semana, Google ha presentado sus últimos avances en inteligencia artificial: la función Duplex. El asistente de Google, que funciona muy dignamente en terminales como el Pixel 2, ya es capaz de pedirte cita en el callista o de encargar una pizza de piña para la cena para que no tengas que pasar bochorno en el proceso.

Lo que da mucho miedo es que el asistente puede mantener una conversación telefónica con el interlocutor sin que este se dé cuenta de que habla con HAL 9000. Como explica mi compañero Dani Keral, «el asistente robótico utiliza un patrón de habla muy natural que incluye muletillas y vacilaciones. A la hora de fijar la fecha, el asistente echa mano del calendario de la persona para encontrar un intervalo de tiempo adecuado y luego lo notifica al usuario una vez cuadrada la cita». Cágate.

Las posibilidades aumentan exponencialmente cuando se coge ese poder de computación y se aplica a un hardware adecuado, como los roboses de Boston Dynamics (gracias, Miki). Hace unos meses, pasamos mucho miedo viendo como los Spotmini, los robots cuadrúpedos de la empresa tecnológica, sabían abrir puertas dejando sin escondite a toda la especie humana.

La otra estrella de Boston Dynamics, Atlas, es capaz de correr con este gracejo y de, incluso, dar saltos mortales para solaz de los churumbeles de la casa. FEDOR es un robot ruso capaz de usar armas de fuego con las dos manos, como los vaqueros que hacían de malos en los westerns de los sábados a la hora de la sobremesa.

¿Qué obtenemos con todo esto? Un robot capaz de abrir la puerta de la habitación en la que nos escondemos aterrorizados; de acribillarnos a balazos; de saltar por la ventana con un mortal recogido hacia atrás y huir corriendo en dirección a la puesta de sol y capaz de pedir una pizza de piña para celebrarlo. ¿No es maravillosa la 100ciencia, tetes?

Lo bueno de esto es cómo cualquiera puede darle al coco y ser 100tífiko. Como el fulano al que se le ocurrió que podíamos deshacernos de la basura del planeta arrojándola a volcanes activos.

Vale que, como explica Popular Science, no todos los volcanes son así de amables y están esperando a que nos asomemos al borde para sentir el refulgir del calor de la Tierra.

volcanes

Vale que, cuando arrojas materia a un volcán, el bicho se pone a explotar y a cabrearse como si supiera que has venido a joderle. Vale que los gases de la combustión de toda esa basura contaminan la atmósfera. Vale que es una mala idea, ¿pero no molaría?

Bueno, estas son las cosas que pasan fuera de España, donde los científicos son aficionados o de pacotilla. Aquí, como dijo el ministro de Economía Román Escolano, «llevamos oyendo que la ciencia se muere en España muchos años. Y la ciencia en España está vibrante».

Luego ha llegado alguien a rebatirle con datos, pero eso ya es otra historia que no interesa a nadie porque no hay volcanes ni cosas que ardan o exploten.

Las cosas de la ciencia que sí interesan son, por ejemplo, cómo podían tener ese pelazo todas las estrellas de metal sueco de los años 80. ¡Cómo! ¿Es posible encontrar hoy en día en YouTube un vídeo con mayor calidad capilar que el de Give a helpin’ hand, el We are the world sueco?

Pues aunque parezca mentira, sí. Hay alguno. Como este de una canción de la banda sonora de la película mexicana Intrépidos punks. La canción, del mismo nombre, es una maravilla de Three souls in my mind que dan ganas de salir corriendo al videoclub y pillar esta peli de serie sub-Z en Betamax. Si no tienes vídeo Beta, tranquilo. La película completa está en YouTube en calidad ‘Ojos sangrantes’.

Puedes valorar la dimensión de la cinta mexicana por la temperatura de los comentarios en YouTube:

que pelicula tan chingona tetas y madrazos hahaha

hahaha pinche pelicula es la mamada 🙂 me encanto.

hermosa basura XD

ahuevo….!!! saludos desde san luis potosi bandera

https://www.yorokobu.es/cuchillos-sakai/

https://www.yorokobu.es/napoles-sam-gregg/

El libro que viaja desde el futuro para devolverte tus recuerdos de la infancia

Cómo la economía colaborativa iba a arreglarnos la vida y cómo acabó amargándonosla

El Piensódromo es una newsletter que enviamos cada viernes. Si quieres recibirla, puedes darte de alta en la foto de aquí debajo.

picsa

El Piensódromo de hoy llega en versión varietés. Hace un día maravilloso ahí fuera y hay que aprovecharlo con un newsletter fresquito, tendente a la indigencia intelectual, de consumo rápido y, por supuesto, de ágil manufactura, que uno es andaluz, hoy es viernes y los vermuts no se van a beber solos. Concretando, vamos a por un Piensódromo OLD STYLE, motherfuckers.

Esta semana, Google ha presentado sus últimos avances en inteligencia artificial: la función Duplex. El asistente de Google, que funciona muy dignamente en terminales como el Pixel 2, ya es capaz de pedirte cita en el callista o de encargar una pizza de piña para la cena para que no tengas que pasar bochorno en el proceso.

Lo que da mucho miedo es que el asistente puede mantener una conversación telefónica con el interlocutor sin que este se dé cuenta de que habla con HAL 9000. Como explica mi compañero Dani Keral, «el asistente robótico utiliza un patrón de habla muy natural que incluye muletillas y vacilaciones. A la hora de fijar la fecha, el asistente echa mano del calendario de la persona para encontrar un intervalo de tiempo adecuado y luego lo notifica al usuario una vez cuadrada la cita». Cágate.

Las posibilidades aumentan exponencialmente cuando se coge ese poder de computación y se aplica a un hardware adecuado, como los roboses de Boston Dynamics (gracias, Miki). Hace unos meses, pasamos mucho miedo viendo como los Spotmini, los robots cuadrúpedos de la empresa tecnológica, sabían abrir puertas dejando sin escondite a toda la especie humana.

La otra estrella de Boston Dynamics, Atlas, es capaz de correr con este gracejo y de, incluso, dar saltos mortales para solaz de los churumbeles de la casa. FEDOR es un robot ruso capaz de usar armas de fuego con las dos manos, como los vaqueros que hacían de malos en los westerns de los sábados a la hora de la sobremesa.

¿Qué obtenemos con todo esto? Un robot capaz de abrir la puerta de la habitación en la que nos escondemos aterrorizados; de acribillarnos a balazos; de saltar por la ventana con un mortal recogido hacia atrás y huir corriendo en dirección a la puesta de sol y capaz de pedir una pizza de piña para celebrarlo. ¿No es maravillosa la 100ciencia, tetes?

Lo bueno de esto es cómo cualquiera puede darle al coco y ser 100tífiko. Como el fulano al que se le ocurrió que podíamos deshacernos de la basura del planeta arrojándola a volcanes activos.

Vale que, como explica Popular Science, no todos los volcanes son así de amables y están esperando a que nos asomemos al borde para sentir el refulgir del calor de la Tierra.

volcanes

Vale que, cuando arrojas materia a un volcán, el bicho se pone a explotar y a cabrearse como si supiera que has venido a joderle. Vale que los gases de la combustión de toda esa basura contaminan la atmósfera. Vale que es una mala idea, ¿pero no molaría?

Bueno, estas son las cosas que pasan fuera de España, donde los científicos son aficionados o de pacotilla. Aquí, como dijo el ministro de Economía Román Escolano, «llevamos oyendo que la ciencia se muere en España muchos años. Y la ciencia en España está vibrante».

Luego ha llegado alguien a rebatirle con datos, pero eso ya es otra historia que no interesa a nadie porque no hay volcanes ni cosas que ardan o exploten.

Las cosas de la ciencia que sí interesan son, por ejemplo, cómo podían tener ese pelazo todas las estrellas de metal sueco de los años 80. ¡Cómo! ¿Es posible encontrar hoy en día en YouTube un vídeo con mayor calidad capilar que el de Give a helpin’ hand, el We are the world sueco?

Pues aunque parezca mentira, sí. Hay alguno. Como este de una canción de la banda sonora de la película mexicana Intrépidos punks. La canción, del mismo nombre, es una maravilla de Three souls in my mind que dan ganas de salir corriendo al videoclub y pillar esta peli de serie sub-Z en Betamax. Si no tienes vídeo Beta, tranquilo. La película completa está en YouTube en calidad ‘Ojos sangrantes’.

Puedes valorar la dimensión de la cinta mexicana por la temperatura de los comentarios en YouTube:

que pelicula tan chingona tetas y madrazos hahaha

hahaha pinche pelicula es la mamada 🙂 me encanto.

hermosa basura XD

ahuevo….!!! saludos desde san luis potosi bandera

https://www.yorokobu.es/cuchillos-sakai/

https://www.yorokobu.es/napoles-sam-gregg/

El libro que viaja desde el futuro para devolverte tus recuerdos de la infancia

Cómo la economía colaborativa iba a arreglarnos la vida y cómo acabó amargándonosla

El Piensódromo es una newsletter que enviamos cada viernes. Si quieres recibirla, puedes darte de alta en la foto de aquí debajo.

picsa

Compártelo twitter facebook whatsapp
La insoportable levedad del marketing de espionaje
Spotify se hace social
Las Biblias de Tijuana: porno, alguna virgen y muchos «santos»
Los restauradores de los clásicos del cine
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *