12 de diciembre 2017    /   IDEAS
por
 

Un 19,52% de las personas admite que están acabadas

12 de diciembre 2017    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Ser periodista tiene una ventaja: recibes 500 notas de prensa cada día y, si haces un pequeño esfuerzo, percibes el mundo a través de lo que te proponen las agencias de relaciones públicas y comunicación. Al rato se te pasa la depresión.

Una muestra. Una empresa de I+D especializada en salud afirma que un 31,87% de las personas entrevistadas (unas 1.250) cree que su edad biológica coincide con los años que tiene. Tan solo un 19,52% se ve más mayor de lo que marca su edad. Es decir, un 19,52% le ha visto las orejas al lobo y ha asumido que están acabados.

A partir de este miedo, hay toda una industria especializada en productos y tratamientos antienvejecimiento que prometen rejuvenecer tus células mediante una sustancia llamada TA-65. Al precio de 500 pavos las 90 pastillas.

Cuando tenemos dudas acerca de la ciencia o de la cerveza, llamamos a nuestro doctor en Física favorito, Daniel Guirado, quien a pesar de su edad mantiene una mata de pelo que para sí quisieran muchos.

Guirado explica que «envejecer es una cosa que pasa porque las células se renuevan haciendo fotocopias de las fotocopias y las fotocopias salen cada vez peor. Los errores ocurren en los extremos de los cromosomas. Hay cachitos de ADN que no llegan a replicarse en la célula nueva. Esos extremos se llaman telómeros y envejecer significa que los telómeros se acortan. Hay una sustancia que produce nuestro cuerpo para evitar el acortamiento de los telómeros: la telomerasa. Hay otra sustancia que los ratones pueden tomar para estimular la telomerasa y envejecer menos: TA-65». Y ahí andamos nosotros rezando porque la TA-65 funcione en nuestros cuerpos igual que en los de los ratones. A 500 pavos las 90 pastillas.

Si quieres envejecer más lentamente, existe un polifenol que lo consigue denominado Resveratrol, ¡y está en el vino! Clic para tuitear

Lo bueno de esto es que hay alternativa, como nos cuenta el mismo Guirado. «Hay otra molécula, un polifenol llamado Resveratrol que hace el mismo efecto aunque en menor magnitud». Y aquí viene la parte buena: ¡está en el vino!

Una mujer cuyo cerebro no debería envejecer nunca, María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), ha investigado mucho acerca de todo esto. Busca más información, que no solo de vino vive el hombre.

Sabiéndolo, ya eliges tú: o te dejas la pasta en TA-65 o haces ayunos de varios días como los más desquiciados emprendedores de Silicon Valley o te vas a la bodega de tu barrio y te haces amigo del dueño.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Ser periodista tiene una ventaja: recibes 500 notas de prensa cada día y, si haces un pequeño esfuerzo, percibes el mundo a través de lo que te proponen las agencias de relaciones públicas y comunicación. Al rato se te pasa la depresión.

Una muestra. Una empresa de I+D especializada en salud afirma que un 31,87% de las personas entrevistadas (unas 1.250) cree que su edad biológica coincide con los años que tiene. Tan solo un 19,52% se ve más mayor de lo que marca su edad. Es decir, un 19,52% le ha visto las orejas al lobo y ha asumido que están acabados.

A partir de este miedo, hay toda una industria especializada en productos y tratamientos antienvejecimiento que prometen rejuvenecer tus células mediante una sustancia llamada TA-65. Al precio de 500 pavos las 90 pastillas.

Cuando tenemos dudas acerca de la ciencia o de la cerveza, llamamos a nuestro doctor en Física favorito, Daniel Guirado, quien a pesar de su edad mantiene una mata de pelo que para sí quisieran muchos.

Guirado explica que «envejecer es una cosa que pasa porque las células se renuevan haciendo fotocopias de las fotocopias y las fotocopias salen cada vez peor. Los errores ocurren en los extremos de los cromosomas. Hay cachitos de ADN que no llegan a replicarse en la célula nueva. Esos extremos se llaman telómeros y envejecer significa que los telómeros se acortan. Hay una sustancia que produce nuestro cuerpo para evitar el acortamiento de los telómeros: la telomerasa. Hay otra sustancia que los ratones pueden tomar para estimular la telomerasa y envejecer menos: TA-65». Y ahí andamos nosotros rezando porque la TA-65 funcione en nuestros cuerpos igual que en los de los ratones. A 500 pavos las 90 pastillas.

Si quieres envejecer más lentamente, existe un polifenol que lo consigue denominado Resveratrol, ¡y está en el vino! Clic para tuitear

Lo bueno de esto es que hay alternativa, como nos cuenta el mismo Guirado. «Hay otra molécula, un polifenol llamado Resveratrol que hace el mismo efecto aunque en menor magnitud». Y aquí viene la parte buena: ¡está en el vino!

Una mujer cuyo cerebro no debería envejecer nunca, María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), ha investigado mucho acerca de todo esto. Busca más información, que no solo de vino vive el hombre.

Sabiéndolo, ya eliges tú: o te dejas la pasta en TA-65 o haces ayunos de varios días como los más desquiciados emprendedores de Silicon Valley o te vas a la bodega de tu barrio y te haces amigo del dueño.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cómo convertir el palito de mover el café en iluminación sostenible
A los blogs les sobra paja
Hasta donde las palabras hunden sus raíces
Nuevo diccionario político-español: una herramienta imprescindible para conocer la realidad del país
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies