fbpx
21 de abril 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Existen 2 billones de formas de atarse los zapatos

21 de abril 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Puede que solo sepas una forma de hacerlo, pero es bueno saber que, «matemáticamente, existen más de dos billones de formas de introducir los cordones a través de los seis pares de ojales en un zapato normal». Lo afirma Ian en su Ian’s Shoelace Site, un espacio que creó «para hablar de la diversión, la moda y la ciencia de los cordones». (Que, por cierto, en México se llaman agujetas y pueden ser de color de rosa, aunque media España creyese en su día que aquella serie televisiva  trataba de dolores musculares coloridos).
Ian desglosa las cuentas para los escépticos: «En total son 12 ojales por los que se puede empezar hacia dentro o hacia fuera. Eso significa 24 posibles maneras de inicio. Por el resto de los 11 ojales también se puede entrar de fuera adentro o de dentro afuera, eso significa multiplicar las posibilidades x22. Después del segundo quedan otros 10 que multiplican los modos x20, y así sucesivamente».
Captura de pantalla 2014-04-16 a la(s) 21.20.10
«Cuando lleguemos al último ojal (x 2), las posibles formas se han multiplicado  x24 x 22 x 20 x 18 x 16 x 14 x 12 x 10 x 8 x 6 x 4 x 2, lo que quiere decir un asombroso total de 1.961.990.553.600. ¡Casi 2 billones de posibilidades!».
La teoría no es propia. La tomó de los estudios que realizó en 2002 un matemático australiano llamado Burkard Polster cuyos resultados fueron publicados en la revista Nature. Lo que Ian ofrece como propio en su web son 41 diagramas interactivos para que el público pueda aprender, paso a paso, las alternativas existentes para amarrase los zapatos.
«Poner todas las formas que hay sería ilógico», reconoce, «en el mundo real existen algunas restricciones razonables como que los extremos deben terminar en el par superior de ojales; o que deben cumplir la finalidad de reunir los lados del zapato, que el cordón no debe ser demasiado difícil de apretar o aflojar o que la lazada debe ser estable».
Captura de pantalla 2014-04-16 a la(s) 21.20.46
Según sus cálculos y los de Polster, el número verdadero de modos teniendo en cuenta estas restricciones realistas se elevaría a un total de 43.200 formas, que aunque no sean dos billones, siguen siendo algunas más de las que tú dominas.
«La selección de 41 tutoriales que yo presento incluyen métodos tradicionales y alternativos que, o bien son muy utilizados, o tienen una característica o beneficio particular, o simplemente tienen un buen aspecto«, afirma. «Podría haber puesto más, pero elegí estos porque el resultado final de una lazada, por encima de todo, debe ser agradable a la vista»
Captura de pantalla 2014-04-16 a la(s) 21.21.15

Puede que solo sepas una forma de hacerlo, pero es bueno saber que, «matemáticamente, existen más de dos billones de formas de introducir los cordones a través de los seis pares de ojales en un zapato normal». Lo afirma Ian en su Ian’s Shoelace Site, un espacio que creó «para hablar de la diversión, la moda y la ciencia de los cordones». (Que, por cierto, en México se llaman agujetas y pueden ser de color de rosa, aunque media España creyese en su día que aquella serie televisiva  trataba de dolores musculares coloridos).
Ian desglosa las cuentas para los escépticos: «En total son 12 ojales por los que se puede empezar hacia dentro o hacia fuera. Eso significa 24 posibles maneras de inicio. Por el resto de los 11 ojales también se puede entrar de fuera adentro o de dentro afuera, eso significa multiplicar las posibilidades x22. Después del segundo quedan otros 10 que multiplican los modos x20, y así sucesivamente».
Captura de pantalla 2014-04-16 a la(s) 21.20.10
«Cuando lleguemos al último ojal (x 2), las posibles formas se han multiplicado  x24 x 22 x 20 x 18 x 16 x 14 x 12 x 10 x 8 x 6 x 4 x 2, lo que quiere decir un asombroso total de 1.961.990.553.600. ¡Casi 2 billones de posibilidades!».
La teoría no es propia. La tomó de los estudios que realizó en 2002 un matemático australiano llamado Burkard Polster cuyos resultados fueron publicados en la revista Nature. Lo que Ian ofrece como propio en su web son 41 diagramas interactivos para que el público pueda aprender, paso a paso, las alternativas existentes para amarrase los zapatos.
«Poner todas las formas que hay sería ilógico», reconoce, «en el mundo real existen algunas restricciones razonables como que los extremos deben terminar en el par superior de ojales; o que deben cumplir la finalidad de reunir los lados del zapato, que el cordón no debe ser demasiado difícil de apretar o aflojar o que la lazada debe ser estable».
Captura de pantalla 2014-04-16 a la(s) 21.20.46
Según sus cálculos y los de Polster, el número verdadero de modos teniendo en cuenta estas restricciones realistas se elevaría a un total de 43.200 formas, que aunque no sean dos billones, siguen siendo algunas más de las que tú dominas.
«La selección de 41 tutoriales que yo presento incluyen métodos tradicionales y alternativos que, o bien son muy utilizados, o tienen una característica o beneficio particular, o simplemente tienen un buen aspecto«, afirma. «Podría haber puesto más, pero elegí estos porque el resultado final de una lazada, por encima de todo, debe ser agradable a la vista»
Captura de pantalla 2014-04-16 a la(s) 21.21.15

Compártelo twitter facebook whatsapp
El economista que retrata el Nueva York oculto
Un tráiler que tienes que ver
Cómo hacer la tecnología atractiva en el colegio
¿Qué pueden hacer una hormiga y una cebolla para seducir a un violonchelo?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • mira Itxaso Alayo si te aburres mañana en el viaje, ya tienes entretenimiento!! Además, así igual encuentras tu forma ideal y me dejas en paz!!

  • mira Itxaso Alayo si te aburres mañana en el viaje, ya tienes entretenimiento!! Además, así igual encuentras tu forma ideal y me dejas en paz!!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *