23 de noviembre 2016    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

4 segundos que se convierten en 4 minutos

23 de noviembre 2016    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El tiempos es una magnitud exacta. Un segundo dura siempre un segundo a menos que uno se meta en una nave interestelar y se le lance a una velocidad mayor que la de la luz.

Lo que es variable es la cantidad de vida que cabe en cada uno de esos segundos. Un segundo abarca hechos, sentimientos, ideas y vacío; cuatro segundos contienen un vídeo entero, con sus cuatro minutos, y una canción de OK Go.

La banda de Chicago ha vuelto a reventar el molómetro visual con el videoclip de The One Moment, el single extraído de Hungry Ghosts, su nuevo disco.

La película en cuestión dura casi cuatro minutos repletos de versos, explosiones multicolores, travellings y pintura desparramada. El tiempo que transcurrió del «¡acción!» al «¡corten!» fue, sin embargo, mucho más reducido: exactamente 4,2 segundos.

No es la primera vez que la banda estadounidense monta un pitote creativo de este calibre. Lo hemos contado más de dos veces en Yorokobu, por si te apetece repasar otros de sus trabajos.

El tiempos es una magnitud exacta. Un segundo dura siempre un segundo a menos que uno se meta en una nave interestelar y se le lance a una velocidad mayor que la de la luz.

Lo que es variable es la cantidad de vida que cabe en cada uno de esos segundos. Un segundo abarca hechos, sentimientos, ideas y vacío; cuatro segundos contienen un vídeo entero, con sus cuatro minutos, y una canción de OK Go.

La banda de Chicago ha vuelto a reventar el molómetro visual con el videoclip de The One Moment, el single extraído de Hungry Ghosts, su nuevo disco.

La película en cuestión dura casi cuatro minutos repletos de versos, explosiones multicolores, travellings y pintura desparramada. El tiempo que transcurrió del «¡acción!» al «¡corten!» fue, sin embargo, mucho más reducido: exactamente 4,2 segundos.

No es la primera vez que la banda estadounidense monta un pitote creativo de este calibre. Lo hemos contado más de dos veces en Yorokobu, por si te apetece repasar otros de sus trabajos.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF de la Gran Oportunidad por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La fotógrafa que desenmascara a los mirones
Buscando a El Gamito: «Estoy entre una niña y el hachís»
‘Chinchín’ no es el sonido de las copas al brindar
Absolut Manifesto 2020: haz caso a la generación Z
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies