12 de mayo 2011    /   CIENCIA
por
 

5-HTT, el gen del 'Yorokobu'

12 de mayo 2011    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.


Ni en el dinero, ni en la suerte, ni en el éxito… La clave de la felicidad podría residir en un gen. El 5-HTT, concretamente.  La tesis la sostiene un estudio realizado por el grupo de investigadores del London School of Economics and Political Science, liderados por Jan Emmanuel De Neve, y publicado en The Journal of Humans Genetics. Una buena noticia (de ser ciertala tesis, claro) para los que van sobrados del citado gen. Pero ¿y para los que andan escasos?
El propio De Neve se encarga de dar ánimos a éstos últimos según recoge Medical News Today: «El estudio viene a demostrar la relación entre la versión ‘funcional’ del 5-HTT, un gen transportador de la serotonina, y la felicidad. Aunque el bienestar de una persona no depende de un único gen: además de otros muchos factores genéticos, las experiencias vitales siguen siendo las más determinantes para alcanzar la felicidad».
En definitiva, aquellos que no dispongan del 5-HTT con alelo largo, la ‘versión’ más efectiva según el estudio, pueden aprender a ser felices. Por su parte, los que hayan sido dotados de este gen tendrán más camino recorrido. Porque lo que viene a demostrar este primer estudio, según el propio De Neve, “es por qué cada uno de nosotros tenemos un nivel de referencia para medir la felicidad y por qué algunas personas tienden a ser felices por naturaleza”.
Imagen: Tufts OCW reproducida bajo licencia CC
 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.


Ni en el dinero, ni en la suerte, ni en el éxito… La clave de la felicidad podría residir en un gen. El 5-HTT, concretamente.  La tesis la sostiene un estudio realizado por el grupo de investigadores del London School of Economics and Political Science, liderados por Jan Emmanuel De Neve, y publicado en The Journal of Humans Genetics. Una buena noticia (de ser ciertala tesis, claro) para los que van sobrados del citado gen. Pero ¿y para los que andan escasos?
El propio De Neve se encarga de dar ánimos a éstos últimos según recoge Medical News Today: «El estudio viene a demostrar la relación entre la versión ‘funcional’ del 5-HTT, un gen transportador de la serotonina, y la felicidad. Aunque el bienestar de una persona no depende de un único gen: además de otros muchos factores genéticos, las experiencias vitales siguen siendo las más determinantes para alcanzar la felicidad».
En definitiva, aquellos que no dispongan del 5-HTT con alelo largo, la ‘versión’ más efectiva según el estudio, pueden aprender a ser felices. Por su parte, los que hayan sido dotados de este gen tendrán más camino recorrido. Porque lo que viene a demostrar este primer estudio, según el propio De Neve, “es por qué cada uno de nosotros tenemos un nivel de referencia para medir la felicidad y por qué algunas personas tienden a ser felices por naturaleza”.
Imagen: Tufts OCW reproducida bajo licencia CC
 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cuantos más gritos, menos huevos
El dinero que esconden los bosques urbanos
Toda la extraña vida que podemos encontrar en la ciencia ficción (y no es tan extraña)
La gran mentira: no hay orgasmo de clítoris y de vagina
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies