fbpx
30 de diciembre 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

51 regalos para vengarte de tu amigo invisible

30 de diciembre 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Todos los años igual. Doce meses aguantando chistes, desplantes, tonterías y, cuando surge la oportunidad de limar asperezas, de hacer que reine la concordia y la paz, también lo estropea.

Hablamos de tu amigo invisible. Ese que, aunque cambie de año en año, siempre hace lo mismo: mientras tú te preocupas por buscar algo que pueda gustarle de verdad, preguntando en su entorno y recorriendo la ciudad para poder sacarle el máximo partido a los 20 euros de límite que tenéis, él o ella siempre aparece con la primera cosa cutre y mugrienta que ha encontrado en el Todo a 100.

Por si no fuera suficiente, mientras tú disimulas y balbuceas que te encanta, él o ella explica bien alto para que lo escuchen todos que «cómo no te va a gustar, si además me ha costado mucho más de 20 euros». Sí, amigos, según él, esa mierda encontrada en un vertedero y envuelta a última hora con unas páginas del ¡Hola! ha costado más de lo acordado, pero no importa porque tú te lo mereces, «así que cambia esa cara, que parece que no te ha gustado».

Sabes que siempre es así. No hay cena de empresa o reunión familiar en la que no seas tú el que te indignes por tanta cara dura, te abochornes por recibir material de derribo en público y se te reabra la úlcera por no poder hacer justicia golpeándole con el regalo como si fueras Thor blandiendo su martillo.

Pero eso se acabó. Te hemos confeccionado una lista de regalos con los que podrás vengarte de tantos y tantos años de humillaciones. Para ello hemos estado meses buceando por Odditymall, una página norteamericana que recopila miles de objetos que van desde lo más ingenioso a lo más absurdo.

Productos que resuelven problemas cotidianos que siempre nos han preocupado o, lo que nos interesa en este caso, los crea de manera innecesaria. Hitos de la creatividad humana al alcance de un click. Empezamos.

1, 2, 3, … Un regalo para cada clase de persona.
Castígale la moral y destrózale la vida como tu amigo invisible lleva años haciendo contigo. ¿Qué tal una taza de café que también es una pipa para fumar droga? Con suerte se engancha al crack y desaparece de tu vida. También puedes dejarle claro que ser un nerd aficionado a los videojuegos no está reñido con la higiene regalándole estas dos pastillas de jabón en forma de mando de la NES. Por cierto, ¿no será de esos que hacen chistes homófobos y firmaron en contra del matrimonio homosexual, verdad? Pues mira qué cosa más chula para su escritorio.

… 4, 5, 6, … «¿No te gusta? A mí me encanta».
Seguro que debajo de ese sociópata hay un amigo de los animales. Regálale este comedero zombi y con un poco de suerte las inmediaciones de su casa parecerán Los pájaros de Hitckcock. Seguro que también es de los que te quitan tu taza sin pedirte permiso por no lavar la suya. Regálale esta que derrama el líquido si no está puesto el tapón. Por cierto, ¿quién ha dicho que le tengas que dar el tapón? Por último, ¿tiene hijos en edad escolar? Nada mejor que este juego de lápices con un mensaje antidroga que incita al consumo a medida que se les saca punta: Del «No a las drogas» al «Drógate».

… 7, 8, 9, … Regalos pensados para él.
Nos da la sensación de que tu amigo invisible es un verdadero jeta. Uno de esos que alardea de lo mucho que trabaja pero que, en realidad, es el rey del escaqueo, de la falta de respeto a los compañeros y de saltarse las normas porque a él nadie le coarta su creatividad y su libertad. Déjale claro que es un cretino con estos tres regalos: el envoltorio de Coca-Cola para camuflar latas de cervezas y poder beber en la oficina, las pegatinas para poder dormir en el trabajo o la camiseta con un cinturón de seguridad.

… 10, 11, 12, … Dilo con sutileza.
¿Da asco comer a su lado? ¿No tiene sentimientos? ¿Es un/a borracha? Otros tres regalos con los que podrás decirle lo que piensas de él/ella de forma sutil y elegante. Si además consigues que en la próxima reunión de departamento aparezca con el disfraz de robot de Honda, epic win.

… 13, 14, 15, … «Él es así, sí, pero ¿qué culpa tenemos nosotros?».
Seguro que también es un egoísta, un aprovechado, un rata y un caradura. Entonces estos regalos le vendrán como anillo al dedo: el felpudo que avisa a los ladrones de que en casa del vecino tienen cosas más molonas para robar, la toalla que reserva un lugar en la playa aunque se vaya a pasar el día en el chiringuito sin pisar la arena o la bolsa de sandwich con manchas de moho para que no le pidas bocadillo nunca más.

… 16, 17, 18, … ¿Tiene niños? ¿Está pensando en procrear?
Aquí tienes tres regalos que harán que su experiencia familiar se tambalee. Un test de embarazo que siempre da positivo para que entre en pánico, un calendario de familias feas y unas alpargatas para no pisar fichas de lego esparcidas por la casa. ¿Cómo? ¿Que lo de las alpargatas es útil? Espera a que sus hijos comprendan que ya no es necesario recoger las piezas nunca más. Se le va a olvidar si el suelo era de tarima flotante o de terrazo.

… 19, 20, 21, … «Por última vez, ¡deja de usar las tazas de los demás!»
Se lo habéis explicado mil veces, pero no hay forma, así que vas a tener que regalarle su propia taza. Puedes elegir entre una que imita las de los muñecos de Lego, otra que tiene hendiduras par que no se hunda la bolsita del té y, por último, esta genialidad con imán para poder sumergir las galletas y volverlas a sacar a la superficie. ¿Crees que son buenos regalos? Para nada, ahora tiene su propia taza: o la lava con frecuencia o morirá envenenado.

… 22, 23, 24, … El salón del trono. No nos referimos al escenario elegido este año por Felipe VI para dar el discurso, no. Es al otro trono. Ese sitio donde tu amigo invisible se pasa más de la mitad de la jornada laboral y que siempre que sale tiene que ser declarada zona catastrófica. Aquí tienes tres ideas para él: el portafolios con caja de cerillas incluida, un libro para hacer yoga mientras está obrando o este accesorio para los fines de semana, porque seguro que tu amigo invisible es muy de salir al campo.

… 25, 26, 27, … Delirios de grandeza.
Se incorporó a la empresa después de ti, tiene una categoría profesional inferior, gana menos, su familia es humilde, la de su pareja más… pero seguro que tu amigo invisible se pasa el día alardeando de su patrimonio, sus fincas, sus barcos, sus automóviles. Pues nada, aquí tienes tres regalos perfectos para él: un tobogán gigante, una hamaca para ver la puesta de sol en el Cañón del Colorado y la casita para el jardín. Por supuesto, ni el yate, ni el Jeep, ni el jardín de mil metros cuadrados están incluidos. Se supone que eso ya lo pone él.

… 28, 29, 30, … Animales y personas.
Seguro que es de los que dice frases tan chorras como «cuanto más conozco a las personas, más quiero a los animales». Entonces regálale cosas para esos amigos tan entrañables: una elegante joya para taparle el ojal a su gato, un calendario de perros cagando o un manual de taxidermia para recordar a sus seres más queridos en las posiciones más extrañas.

… 31, 32, 33, … «¡Me parto!».
Apostamos lo que quieras a que tu amigo invisible es un bromista. Mientras que todo el departamento prepara una presentación contrarreloj, él prefiere idear alguna broma «para relajar tanta tensión». Aquí tienes tres regalazos para facilitarle la tarea y que os riáis todos, no solo él: un casco cabeza, unas manitas pequeñas y una cabeza gigante de gato. Sí, para que haga el idiota, exactamente.

… 34, 35, 36, … Homo ludens.
Una cosa es encontrar placer en el juego y otra ser un infantil y un inmaduro. Tu amigo invisible es de los segundos, ¿verdad? Lo sabíamos. Pues regálale este Buscaminas «rasca y gana», unos imanes para hacer de la nevera de casa de sus padres una Game Boy gigante o estas sábanas. Su pareja, si la tiene, seguro que te lo agradece.

… 37, 38, 39, … «Burro grande…
… ande o no ande». ¿A que tu amigo invisible tiene el coche más voluminoso? ¿A que lleva un reloj que serviría para hacer pesas? ¿A que a él le gusta todo «a lo grande»? Regálale entonces esta máquina que hace gofres del tamaño de un teclado, o este Toblerone para toda una vida o, mejor, kilos y kilos de caramelos Tic-Tac y así le oís acercarse cuando esté por la oficina, como en el capítulo de Seinfeld.

… 40, 41, 42, … Master chef.
Esto de la gastronomía se nos está yendo de las manos. Ahora todo español sabe hacer esferificaciones, caramelizarte una cebolla, cocinar a baja temperatura… Tu amigo invisible no es una excepción. Le encanta la comida y está en conversaciones para que reabran El Bulli solo para él. Bueno, pues aquí tiene una almohada de viaje en forma de gamba modelo Chernobyl, una bufanda con estampado de panceta y un porta pizzas para cuando tienes las manos ocupadas con… otro trozo de pizza en cada una.

…43, 44, 45, … ¡Carnaval, carnaval…!
Dentro de nada, Semana Santa. Pero antes, el carnaval. A tu amigo invisible seguro que le gustan las chirigotas y lo de disfrazarse. Pero hazle un favor: ya está bien de vestirse de mujer todos los años. Con estos regalos podrá disfrazar a su perro de lobo, él podrá ponerse un alien en la cabeza y hacer creer que hay vida inteligente ahí arriba y, para acabar el día, este disfraz de oso que es a su vez un saco de dormir. Felices sueños.

… 46, 47, 48, … En cueros.
Si lo que le gustan son los buenos acabados, los materiales nobles, regálale estos productos realizados en cuero: un abrebotellas fabricado con escroto de canguro, un monedero con forma de galleta china de la suerte o un sofá hipopótamo.

… 49, 50 y 51. Los pequeños detalles.
Todo gran hombre está hecho de pequeños detalles. Tu amigo invisible no iba a ser una excepción. Poténcialos con este llavero-botella de salsa oriental, el rascador Kim-Jon-Il para su gato o esta caja de pañuelos de papel en forma de monte Fuji en erupción.

Pero, un momento. La verdad es que todos estos regalos molan un montón. ¿De verdad tu amigo invisible se merece semejantes genialidades? Hagamos una cosa: ¿no hay en los alrededores de tu domicilio un solar con casas a medio construir por causa de la crisis? Pilla un cascote, envuélvelo con el ABC y ya tienes tu pisapapeles rústico con encanto de regalo. Se lo puedes dar en mano o lanzárselo a la cabeza, lo que prefieras. Eso sí, aprovechando que dentro de nada vienen los Reyes Magos, pásate por Odditymall y pídeles que te traigan algunas de estas cosas que te hemos enseñado. De nada.

Todos los años igual. Doce meses aguantando chistes, desplantes, tonterías y, cuando surge la oportunidad de limar asperezas, de hacer que reine la concordia y la paz, también lo estropea.

Hablamos de tu amigo invisible. Ese que, aunque cambie de año en año, siempre hace lo mismo: mientras tú te preocupas por buscar algo que pueda gustarle de verdad, preguntando en su entorno y recorriendo la ciudad para poder sacarle el máximo partido a los 20 euros de límite que tenéis, él o ella siempre aparece con la primera cosa cutre y mugrienta que ha encontrado en el Todo a 100.

Por si no fuera suficiente, mientras tú disimulas y balbuceas que te encanta, él o ella explica bien alto para que lo escuchen todos que «cómo no te va a gustar, si además me ha costado mucho más de 20 euros». Sí, amigos, según él, esa mierda encontrada en un vertedero y envuelta a última hora con unas páginas del ¡Hola! ha costado más de lo acordado, pero no importa porque tú te lo mereces, «así que cambia esa cara, que parece que no te ha gustado».

Sabes que siempre es así. No hay cena de empresa o reunión familiar en la que no seas tú el que te indignes por tanta cara dura, te abochornes por recibir material de derribo en público y se te reabra la úlcera por no poder hacer justicia golpeándole con el regalo como si fueras Thor blandiendo su martillo.

Pero eso se acabó. Te hemos confeccionado una lista de regalos con los que podrás vengarte de tantos y tantos años de humillaciones. Para ello hemos estado meses buceando por Odditymall, una página norteamericana que recopila miles de objetos que van desde lo más ingenioso a lo más absurdo.

Productos que resuelven problemas cotidianos que siempre nos han preocupado o, lo que nos interesa en este caso, los crea de manera innecesaria. Hitos de la creatividad humana al alcance de un click. Empezamos.

1, 2, 3, … Un regalo para cada clase de persona.
Castígale la moral y destrózale la vida como tu amigo invisible lleva años haciendo contigo. ¿Qué tal una taza de café que también es una pipa para fumar droga? Con suerte se engancha al crack y desaparece de tu vida. También puedes dejarle claro que ser un nerd aficionado a los videojuegos no está reñido con la higiene regalándole estas dos pastillas de jabón en forma de mando de la NES. Por cierto, ¿no será de esos que hacen chistes homófobos y firmaron en contra del matrimonio homosexual, verdad? Pues mira qué cosa más chula para su escritorio.

… 4, 5, 6, … «¿No te gusta? A mí me encanta».
Seguro que debajo de ese sociópata hay un amigo de los animales. Regálale este comedero zombi y con un poco de suerte las inmediaciones de su casa parecerán Los pájaros de Hitckcock. Seguro que también es de los que te quitan tu taza sin pedirte permiso por no lavar la suya. Regálale esta que derrama el líquido si no está puesto el tapón. Por cierto, ¿quién ha dicho que le tengas que dar el tapón? Por último, ¿tiene hijos en edad escolar? Nada mejor que este juego de lápices con un mensaje antidroga que incita al consumo a medida que se les saca punta: Del «No a las drogas» al «Drógate».

… 7, 8, 9, … Regalos pensados para él.
Nos da la sensación de que tu amigo invisible es un verdadero jeta. Uno de esos que alardea de lo mucho que trabaja pero que, en realidad, es el rey del escaqueo, de la falta de respeto a los compañeros y de saltarse las normas porque a él nadie le coarta su creatividad y su libertad. Déjale claro que es un cretino con estos tres regalos: el envoltorio de Coca-Cola para camuflar latas de cervezas y poder beber en la oficina, las pegatinas para poder dormir en el trabajo o la camiseta con un cinturón de seguridad.

… 10, 11, 12, … Dilo con sutileza.
¿Da asco comer a su lado? ¿No tiene sentimientos? ¿Es un/a borracha? Otros tres regalos con los que podrás decirle lo que piensas de él/ella de forma sutil y elegante. Si además consigues que en la próxima reunión de departamento aparezca con el disfraz de robot de Honda, epic win.

… 13, 14, 15, … «Él es así, sí, pero ¿qué culpa tenemos nosotros?».
Seguro que también es un egoísta, un aprovechado, un rata y un caradura. Entonces estos regalos le vendrán como anillo al dedo: el felpudo que avisa a los ladrones de que en casa del vecino tienen cosas más molonas para robar, la toalla que reserva un lugar en la playa aunque se vaya a pasar el día en el chiringuito sin pisar la arena o la bolsa de sandwich con manchas de moho para que no le pidas bocadillo nunca más.

… 16, 17, 18, … ¿Tiene niños? ¿Está pensando en procrear?
Aquí tienes tres regalos que harán que su experiencia familiar se tambalee. Un test de embarazo que siempre da positivo para que entre en pánico, un calendario de familias feas y unas alpargatas para no pisar fichas de lego esparcidas por la casa. ¿Cómo? ¿Que lo de las alpargatas es útil? Espera a que sus hijos comprendan que ya no es necesario recoger las piezas nunca más. Se le va a olvidar si el suelo era de tarima flotante o de terrazo.

… 19, 20, 21, … «Por última vez, ¡deja de usar las tazas de los demás!»
Se lo habéis explicado mil veces, pero no hay forma, así que vas a tener que regalarle su propia taza. Puedes elegir entre una que imita las de los muñecos de Lego, otra que tiene hendiduras par que no se hunda la bolsita del té y, por último, esta genialidad con imán para poder sumergir las galletas y volverlas a sacar a la superficie. ¿Crees que son buenos regalos? Para nada, ahora tiene su propia taza: o la lava con frecuencia o morirá envenenado.

… 22, 23, 24, … El salón del trono. No nos referimos al escenario elegido este año por Felipe VI para dar el discurso, no. Es al otro trono. Ese sitio donde tu amigo invisible se pasa más de la mitad de la jornada laboral y que siempre que sale tiene que ser declarada zona catastrófica. Aquí tienes tres ideas para él: el portafolios con caja de cerillas incluida, un libro para hacer yoga mientras está obrando o este accesorio para los fines de semana, porque seguro que tu amigo invisible es muy de salir al campo.

… 25, 26, 27, … Delirios de grandeza.
Se incorporó a la empresa después de ti, tiene una categoría profesional inferior, gana menos, su familia es humilde, la de su pareja más… pero seguro que tu amigo invisible se pasa el día alardeando de su patrimonio, sus fincas, sus barcos, sus automóviles. Pues nada, aquí tienes tres regalos perfectos para él: un tobogán gigante, una hamaca para ver la puesta de sol en el Cañón del Colorado y la casita para el jardín. Por supuesto, ni el yate, ni el Jeep, ni el jardín de mil metros cuadrados están incluidos. Se supone que eso ya lo pone él.

… 28, 29, 30, … Animales y personas.
Seguro que es de los que dice frases tan chorras como «cuanto más conozco a las personas, más quiero a los animales». Entonces regálale cosas para esos amigos tan entrañables: una elegante joya para taparle el ojal a su gato, un calendario de perros cagando o un manual de taxidermia para recordar a sus seres más queridos en las posiciones más extrañas.

… 31, 32, 33, … «¡Me parto!».
Apostamos lo que quieras a que tu amigo invisible es un bromista. Mientras que todo el departamento prepara una presentación contrarreloj, él prefiere idear alguna broma «para relajar tanta tensión». Aquí tienes tres regalazos para facilitarle la tarea y que os riáis todos, no solo él: un casco cabeza, unas manitas pequeñas y una cabeza gigante de gato. Sí, para que haga el idiota, exactamente.

… 34, 35, 36, … Homo ludens.
Una cosa es encontrar placer en el juego y otra ser un infantil y un inmaduro. Tu amigo invisible es de los segundos, ¿verdad? Lo sabíamos. Pues regálale este Buscaminas «rasca y gana», unos imanes para hacer de la nevera de casa de sus padres una Game Boy gigante o estas sábanas. Su pareja, si la tiene, seguro que te lo agradece.

… 37, 38, 39, … «Burro grande…
… ande o no ande». ¿A que tu amigo invisible tiene el coche más voluminoso? ¿A que lleva un reloj que serviría para hacer pesas? ¿A que a él le gusta todo «a lo grande»? Regálale entonces esta máquina que hace gofres del tamaño de un teclado, o este Toblerone para toda una vida o, mejor, kilos y kilos de caramelos Tic-Tac y así le oís acercarse cuando esté por la oficina, como en el capítulo de Seinfeld.

… 40, 41, 42, … Master chef.
Esto de la gastronomía se nos está yendo de las manos. Ahora todo español sabe hacer esferificaciones, caramelizarte una cebolla, cocinar a baja temperatura… Tu amigo invisible no es una excepción. Le encanta la comida y está en conversaciones para que reabran El Bulli solo para él. Bueno, pues aquí tiene una almohada de viaje en forma de gamba modelo Chernobyl, una bufanda con estampado de panceta y un porta pizzas para cuando tienes las manos ocupadas con… otro trozo de pizza en cada una.

…43, 44, 45, … ¡Carnaval, carnaval…!
Dentro de nada, Semana Santa. Pero antes, el carnaval. A tu amigo invisible seguro que le gustan las chirigotas y lo de disfrazarse. Pero hazle un favor: ya está bien de vestirse de mujer todos los años. Con estos regalos podrá disfrazar a su perro de lobo, él podrá ponerse un alien en la cabeza y hacer creer que hay vida inteligente ahí arriba y, para acabar el día, este disfraz de oso que es a su vez un saco de dormir. Felices sueños.

… 46, 47, 48, … En cueros.
Si lo que le gustan son los buenos acabados, los materiales nobles, regálale estos productos realizados en cuero: un abrebotellas fabricado con escroto de canguro, un monedero con forma de galleta china de la suerte o un sofá hipopótamo.

… 49, 50 y 51. Los pequeños detalles.
Todo gran hombre está hecho de pequeños detalles. Tu amigo invisible no iba a ser una excepción. Poténcialos con este llavero-botella de salsa oriental, el rascador Kim-Jon-Il para su gato o esta caja de pañuelos de papel en forma de monte Fuji en erupción.

Pero, un momento. La verdad es que todos estos regalos molan un montón. ¿De verdad tu amigo invisible se merece semejantes genialidades? Hagamos una cosa: ¿no hay en los alrededores de tu domicilio un solar con casas a medio construir por causa de la crisis? Pilla un cascote, envuélvelo con el ABC y ya tienes tu pisapapeles rústico con encanto de regalo. Se lo puedes dar en mano o lanzárselo a la cabeza, lo que prefieras. Eso sí, aprovechando que dentro de nada vienen los Reyes Magos, pásate por Odditymall y pídeles que te traigan algunas de estas cosas que te hemos enseñado. De nada.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Lo último en publicidad subliminal: colar marcas de bebidas alcohólicas en las letras de las canciones
Dibujos para escapar de un mundo pestilente
¿Qué inspira a David Ruiz? ¿Y a Idoia Cantolla?
La magnética sencillez del huevo frito
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *