6 de agosto 2012    /   CINE/TV
por
 

La bici como terapia

6 de agosto 2012    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Después de una juventud más que complicada, Lucas Brunelle, encontró en las dos ruedas la solución a sus problemas. Comenzó compitiendo con 15 años en BMX y luego se pasó a las alleycats. Estos gatos de callejón, no son otra cosa que competiciones medio informales de bicis, organizadas generalmente por mensajeros. Pero lo que le gusta de las competiciones al señor Brunelle, a pesar de haber ganado varias, es filmarlas.

Así, este cuarentón nacido en Martha´s Vineyard en Massachussets, se ha labrado, nunca mejor dicho, su carrera. Con un casco lleno de cámaras que seguro, es la envidia de los aficionados a las go-pro, ha recorrido medio mundo. “Las go-pro son un buen invento, pero malas con poca luz, en terrenos bacheados y en largas distancias; mi casco tiene estabilizador óptico, varios ángulos de cámara, diferentes controles y nueve horas de batería, es una pieza de ingeniería”, explica.

Gracias a su bagaje en las carreras y la motivación de Brendt Barbur del “Bicycle Film Festival”, Lucas Brunelle vio el lugar perfecto en el que descargar su furia. En 2003 cuando las alleycats aún no eran conocidas, mostró en el festival su primera película. Ese documental llamado como la carrera “Drag Race”, fue el que le abrió los ojos ante su nueva profesión. Desde entonces no ha parado de mostrar su pasión por la velocidad. Recientemente ha estrenado “Line of Sight” y quiere, junto al director Benny Zenga, seguir dándole forma a las largas horas de material rodado en todas sus rutas y carreras.

Este verano además, se ha hecho una travesía por Alaska y el pasado fin de semana estuvo, para poder grabar de cerca, en el “Campeonato mundial de mensajeros en bicicleta” celebrado en Chicago. Con el casco puesto, siempre.

Eduardo Vea Keating, redactor creativo hiperactivo de DraftFCB, Chicago.

Después de una juventud más que complicada, Lucas Brunelle, encontró en las dos ruedas la solución a sus problemas. Comenzó compitiendo con 15 años en BMX y luego se pasó a las alleycats. Estos gatos de callejón, no son otra cosa que competiciones medio informales de bicis, organizadas generalmente por mensajeros. Pero lo que le gusta de las competiciones al señor Brunelle, a pesar de haber ganado varias, es filmarlas.

Así, este cuarentón nacido en Martha´s Vineyard en Massachussets, se ha labrado, nunca mejor dicho, su carrera. Con un casco lleno de cámaras que seguro, es la envidia de los aficionados a las go-pro, ha recorrido medio mundo. “Las go-pro son un buen invento, pero malas con poca luz, en terrenos bacheados y en largas distancias; mi casco tiene estabilizador óptico, varios ángulos de cámara, diferentes controles y nueve horas de batería, es una pieza de ingeniería”, explica.

Gracias a su bagaje en las carreras y la motivación de Brendt Barbur del “Bicycle Film Festival”, Lucas Brunelle vio el lugar perfecto en el que descargar su furia. En 2003 cuando las alleycats aún no eran conocidas, mostró en el festival su primera película. Ese documental llamado como la carrera “Drag Race”, fue el que le abrió los ojos ante su nueva profesión. Desde entonces no ha parado de mostrar su pasión por la velocidad. Recientemente ha estrenado “Line of Sight” y quiere, junto al director Benny Zenga, seguir dándole forma a las largas horas de material rodado en todas sus rutas y carreras.

Este verano además, se ha hecho una travesía por Alaska y el pasado fin de semana estuvo, para poder grabar de cerca, en el “Campeonato mundial de mensajeros en bicicleta” celebrado en Chicago. Con el casco puesto, siempre.

Eduardo Vea Keating, redactor creativo hiperactivo de DraftFCB, Chicago.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Alias Grace’: el peso de la palabra
Apuntes de guion: Bastón de duque y bastón de sirviente
Serial, un libro de poemas inspirado en series de TV
Mecal Air, cortos a la fresca
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad