29 de junio 2012    /   BUSINESS
por
 

596acres.org: los solares neoyorquinos son de los neoyorquinos

29 de junio 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

En Nueva York, los acres de tierra baldía, sin ningún tipo de uso, se cuentan por centenares. Para la mayoría, estos solares pasan inadvertidos, escondidos detrás de unas vallas metálicas. Para otros ciudadanos no. Son los que consideran incongruente la existencia de suelo desaprovechado en barrios donde las zonas verdes y los espacios públicos brillan por su ausencia.

En Brooklyn, por ejemplo, el número de acres de este tipo de terreno alcanza los 596. Allí, un grupo de voluntarios ha unido fuerzas para que ese número se vea reducido lo más rápido posible. En posible que, llegado el momento, tengan que cambiar de nombre porque precisamente se hacen llamar 596acres.org.

“Tratamos de ayudar a las comunidades locales a que tengan acceso a los recursos para poder hacer algo constructivo con el suelo vacante existente en sus vecindarios y que son propiedad de la ciudad de Nueva York”, explica a Yorokobu Gabriel Willow, uno de los miembros de la organización.

La labor de Willow y el resto de 596acres.org consiste básicamente en proveer información a los vecinos sobre estos espacios libres. La vía para hacerlo es un mapa en el que se muestra el estado de cada solar y las medidas que los ciudadanos puede adoptar para poder aprovecharlo para la comunidad.

La organización también se encarga de poner en contacto a los ciudadanos con la agencias y organismos propietarios del terreno y del asesoramiento de los trámites a seguir para conseguir las licencias necesarias para actuar sobre él.

Sobre el apoyo al proyecto de las autoridades locales, Willow  comenta: “Estamos tratando de mejorar la comunicación entre los ciudadanos y las agencias gubernamentales que supervisan terrenos baldíos. Estoy seguro de que algunos funcionarios del gobierno no están contentos con lo que hacemos, pero la mayoría, en general, se muestran favorable”.

Uno de los terrenos recuperados gracias a la colaboración de 596acres.org se encuentra entre las avenidas Patchen y Putnam, en Brooklyn. Una de las promotoras del proyecto, la diseñadora gráfica Alison Iven, comentó a The New York World que tardó unas seis semanas en conseguir todas las licencias necesarias. Ahora Iven y varios residentes de la zona, se encuentran limpiando el terreno. Su idea, reconvertirlo en amplio jardín, con huerto y parque infantil incluido, y que llevará el nombre de Patchen Community Square.

 

 

 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

En Nueva York, los acres de tierra baldía, sin ningún tipo de uso, se cuentan por centenares. Para la mayoría, estos solares pasan inadvertidos, escondidos detrás de unas vallas metálicas. Para otros ciudadanos no. Son los que consideran incongruente la existencia de suelo desaprovechado en barrios donde las zonas verdes y los espacios públicos brillan por su ausencia.

En Brooklyn, por ejemplo, el número de acres de este tipo de terreno alcanza los 596. Allí, un grupo de voluntarios ha unido fuerzas para que ese número se vea reducido lo más rápido posible. En posible que, llegado el momento, tengan que cambiar de nombre porque precisamente se hacen llamar 596acres.org.

“Tratamos de ayudar a las comunidades locales a que tengan acceso a los recursos para poder hacer algo constructivo con el suelo vacante existente en sus vecindarios y que son propiedad de la ciudad de Nueva York”, explica a Yorokobu Gabriel Willow, uno de los miembros de la organización.

La labor de Willow y el resto de 596acres.org consiste básicamente en proveer información a los vecinos sobre estos espacios libres. La vía para hacerlo es un mapa en el que se muestra el estado de cada solar y las medidas que los ciudadanos puede adoptar para poder aprovecharlo para la comunidad.

La organización también se encarga de poner en contacto a los ciudadanos con la agencias y organismos propietarios del terreno y del asesoramiento de los trámites a seguir para conseguir las licencias necesarias para actuar sobre él.

Sobre el apoyo al proyecto de las autoridades locales, Willow  comenta: “Estamos tratando de mejorar la comunicación entre los ciudadanos y las agencias gubernamentales que supervisan terrenos baldíos. Estoy seguro de que algunos funcionarios del gobierno no están contentos con lo que hacemos, pero la mayoría, en general, se muestran favorable”.

Uno de los terrenos recuperados gracias a la colaboración de 596acres.org se encuentra entre las avenidas Patchen y Putnam, en Brooklyn. Una de las promotoras del proyecto, la diseñadora gráfica Alison Iven, comentó a The New York World que tardó unas seis semanas en conseguir todas las licencias necesarias. Ahora Iven y varios residentes de la zona, se encuentran limpiando el terreno. Su idea, reconvertirlo en amplio jardín, con huerto y parque infantil incluido, y que llevará el nombre de Patchen Community Square.

 

 

 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Un pueblo inteligente (antes de las smart cities)
Groupon (casi) acabó con mi tienda de magdalenas
Los abuelos que previeron la crisis
El dominio español en los Great Indoors Awards no es casualidad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
f