Publicado: 22 de febrero 2023 10:29  | Actualizado: 23 de febrero 2023 10:31    /   CREATIVIDAD
por
 

6 artistas para celebrar la mayoría de edad de Art Madrid

Publicado: 22 de febrero 2023 10:29  | Actualizado: 23 de febrero 2023 10:31    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
Art Madrid

La feria Art Madrid cumple dieciocho años. Lo hace acudiendo a su cita con el público madrileño cargado con las últimas pulsiones del mejor arte contemporáneo. Para el aniversario que marca su mayoría de edad, la feria llega a la capital convocando a más de 40 galerías nacionales e internacionales y a más de 160 artistas a pasarse por Madrid durante la semana del arte. 

Pintores, escultores, fotógrafos y videoartistas mostrarán sus ultimos trabajos en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, un emplazamiento que, dado el crecimiento de la feria en los últimos años, corre el riesgo de quedarse pequeño para Art Madrid. De momento aguantan en su localización tradicional frente a la diosa Cibeles, al menos, lo justo para celebrar su decimoctavo cumpleaños.

Los seis artistas que siguen tiene poco en común, más allá de que estarán presentes durante Art Madrid. Aun así, todos ellos tienen una mirada fresca que representa el espíritu de la oferta de la feria, en su incesante búsqueda del arte más contemporáneo.

ALBERT BONET

A Albert Bonet las ideas le llegan cuando está en el baño de algún colega, ocupado en sus asuntos. Al menos, a veces. Los cuadros del catalán son la mezcla perfecta entre referencias pop, crítica social y un buen chute de ácido directo a las meninges. 

La feria Art Madrid cumple dieciocho años. Lo hace acudiendo a su cita con el público madrileño cargado con las últimas pulsiones del mejor arte contemporáneo.

Por los cuadros de Bonet se pasean personajes tan reconocibles como Mickey Mouse, el cartón de vino Don Simón, la cerdita Peggy o Miguel Bosé. Lo hacen, casi siempre en un entorno surrealista que sintetiza parte del feísmo en el que vivimos inmersos en el  día a día.  

BRUNO PONTIROLI

Las obras del francés Bruno Pontiroli retuercen los límites de la realidad. O quizá solo sean los límites de la flexibilidad de animales e insectos, pero lo que está claro es que alguna genuflexión se está llevando al extremo.

La vida animal de los cuadros del pintor se muestra desde una nueva perspectiva, siempre a través de una pintura que bien podría ocupar las paredes de un museo de arte clásico o un tratado de biología animal, limpia y preciosista. 

En sus pinturas, ratas, tiburones, cerdos y cocodrilos aparecen retratados  en contorsiones imposibles que desafían al sentido común, a veces entrelazados en una figura geométrica antinnatural.

Según el propio artista, su objetivo es «subvertir la estrecha visión que tenemos del mundo poniéndola patas arriba, y perturbar la imaginación al tiempo que se agita la realidad aceptada con imágenes que son tan comprensibles como familiares». Hay que decir que lo consigue, y el resultado es tan hipnótico como interesante. 

NICOLÁS DE MAYA

Nicolás de Maya retrata productos en conserva. Y lo hace por una muy buena razón: para preservar la memoria de un pueblo —el suyo, Cehegín— con un pasado profundamente marcado por su relación con la industria conservera. Por supuesto, el artista pasa los objetos por el filtro de un arte que «comienza con representaciones figurativas —hiperrealistas, o más bien de un realismo mágico—, para desglosarse después en una pérdida de la memoria, en una demencia en la que predomina la intuición de un vago recuerdo».

Las obras de Nicolás de Maya pueden verse en el estand de la galería La Aurora y forman parte de su exploración de la memoria en torno a las conservas, un proyecto que el artista desarrolló en su exposición Expansión tridimensional

JORDI DÍAZ ALAMÁ

Es, quizá, el artista con más vibes de arte clásico de la selección. No en vano el pintor ha dedicado anteriormente una serie completa de cuadros a desollar los clásicos; de forma figurada, claro, que para lo otro ya están las protestas contra el cambio climático.

La formación en pintura clásica de Díaz Alamá —incluyendo estancias en prestigiosas escuelas de arte como la Academia del Arte de Florencia— no impide que sus cuadros estén revestidos de un halo de contemporaneidad que contrasta fuertemente con la exhibición de técnica más tradicionalista.

Díaz Alamá es, además, director de la Academia del Arte de Barcelona. Participa en Art Madrid de la mano de la galería Inéditad y sus obras forman parte de la colección permanente del museo Can Framis de Barcelona. 

DILKA BEAR

El surrealismo pop de la kazaja afincada en Italia Dilka Bear (su nombre real es Dilyara Nassyrova) no desentonaría en una tienda de juguetes un poco creepy.

Todas las chicas de su obra parecen sacadas de una versión en clave de terror de Alicia en el país de las maravillas o de la película Midsommar, que viene a ser un poco lo mismo. La técnica de Bear hace de sus cuadros verdaderas delicias preciosistas, lo que, bien mirado, es posible que abunde en el mal rollo que provocan. 

La carrera de la artista le ha llevado a trabajar como diseñadora gráfica para prestigiosas agencias de publicidad como Grey Central Asia o Saatchi & Saatchi Kazakhstan. 

IBRAHIM ERDOGAN

La materia prima predilecta del escultor turco Ibrahim Erdogan es el cristal. A partir de él, el artista es capaz de producir casi cualquier objeto imaginable.

En su portfolio se pueden encontrar desde ropa interior a jaulas, todo ello de cristal, pasando por el elemento más pintoresco de todos, chupachups también de cristal que, según el propio artista, para él son «uno de los símbolos fálicos y un poco pervertidos acorde a las normas de nuestra percepción sexual».

https://www.yorokobu.es/art-madrid/

El trabajo de Erdogan, graduado en Bellas Artes por la Universidad de Florida, ha sido expuesto en museos de arte y de cristal de todo el mundo, como el Museo Borholm de Dinamarca, el Corning Museum of Glass en Estados Unidos o el Harn Museum of Gallery en Florida.

 

La mayor parte de los trabajos expuestos en Art Madrid se han realizado especialmente para la feria y pueden verse en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles del 22 al 26 de febrero.

A los trabajos expuestos, se suma un ciclo de performances y una instalación artística. Además, en esta edición de 2023, la comisaria Natalia Alonso Arduengo presentará un programa que busca indagar sobre el trabajo de varias creadoras y el concepto de identidad. En este caso, las cuatro artistas invitadas a participar son Agnes Essonti (Barcelona, 1996), Dela Delos (Oviedo, 1992), Alexia Sayago (Madrid, 1995) y Lorena Gutiérrez (La Habana, 1987).

.

La feria Art Madrid cumple dieciocho años. Lo hace acudiendo a su cita con el público madrileño cargado con las últimas pulsiones del mejor arte contemporáneo. Para el aniversario que marca su mayoría de edad, la feria llega a la capital convocando a más de 40 galerías nacionales e internacionales y a más de 160 artistas a pasarse por Madrid durante la semana del arte. 

Pintores, escultores, fotógrafos y videoartistas mostrarán sus ultimos trabajos en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, un emplazamiento que, dado el crecimiento de la feria en los últimos años, corre el riesgo de quedarse pequeño para Art Madrid. De momento aguantan en su localización tradicional frente a la diosa Cibeles, al menos, lo justo para celebrar su decimoctavo cumpleaños.

Los seis artistas que siguen tiene poco en común, más allá de que estarán presentes durante Art Madrid. Aun así, todos ellos tienen una mirada fresca que representa el espíritu de la oferta de la feria, en su incesante búsqueda del arte más contemporáneo.

ALBERT BONET

A Albert Bonet las ideas le llegan cuando está en el baño de algún colega, ocupado en sus asuntos. Al menos, a veces. Los cuadros del catalán son la mezcla perfecta entre referencias pop, crítica social y un buen chute de ácido directo a las meninges. 

La feria Art Madrid cumple dieciocho años. Lo hace acudiendo a su cita con el público madrileño cargado con las últimas pulsiones del mejor arte contemporáneo.

Por los cuadros de Bonet se pasean personajes tan reconocibles como Mickey Mouse, el cartón de vino Don Simón, la cerdita Peggy o Miguel Bosé. Lo hacen, casi siempre en un entorno surrealista que sintetiza parte del feísmo en el que vivimos inmersos en el  día a día.  

BRUNO PONTIROLI

Las obras del francés Bruno Pontiroli retuercen los límites de la realidad. O quizá solo sean los límites de la flexibilidad de animales e insectos, pero lo que está claro es que alguna genuflexión se está llevando al extremo.

La vida animal de los cuadros del pintor se muestra desde una nueva perspectiva, siempre a través de una pintura que bien podría ocupar las paredes de un museo de arte clásico o un tratado de biología animal, limpia y preciosista. 

En sus pinturas, ratas, tiburones, cerdos y cocodrilos aparecen retratados  en contorsiones imposibles que desafían al sentido común, a veces entrelazados en una figura geométrica antinnatural.

Según el propio artista, su objetivo es «subvertir la estrecha visión que tenemos del mundo poniéndola patas arriba, y perturbar la imaginación al tiempo que se agita la realidad aceptada con imágenes que son tan comprensibles como familiares». Hay que decir que lo consigue, y el resultado es tan hipnótico como interesante. 

NICOLÁS DE MAYA

Nicolás de Maya retrata productos en conserva. Y lo hace por una muy buena razón: para preservar la memoria de un pueblo —el suyo, Cehegín— con un pasado profundamente marcado por su relación con la industria conservera. Por supuesto, el artista pasa los objetos por el filtro de un arte que «comienza con representaciones figurativas —hiperrealistas, o más bien de un realismo mágico—, para desglosarse después en una pérdida de la memoria, en una demencia en la que predomina la intuición de un vago recuerdo».

Las obras de Nicolás de Maya pueden verse en el estand de la galería La Aurora y forman parte de su exploración de la memoria en torno a las conservas, un proyecto que el artista desarrolló en su exposición Expansión tridimensional

JORDI DÍAZ ALAMÁ

Es, quizá, el artista con más vibes de arte clásico de la selección. No en vano el pintor ha dedicado anteriormente una serie completa de cuadros a desollar los clásicos; de forma figurada, claro, que para lo otro ya están las protestas contra el cambio climático.

La formación en pintura clásica de Díaz Alamá —incluyendo estancias en prestigiosas escuelas de arte como la Academia del Arte de Florencia— no impide que sus cuadros estén revestidos de un halo de contemporaneidad que contrasta fuertemente con la exhibición de técnica más tradicionalista.

Díaz Alamá es, además, director de la Academia del Arte de Barcelona. Participa en Art Madrid de la mano de la galería Inéditad y sus obras forman parte de la colección permanente del museo Can Framis de Barcelona. 

DILKA BEAR

El surrealismo pop de la kazaja afincada en Italia Dilka Bear (su nombre real es Dilyara Nassyrova) no desentonaría en una tienda de juguetes un poco creepy.

Todas las chicas de su obra parecen sacadas de una versión en clave de terror de Alicia en el país de las maravillas o de la película Midsommar, que viene a ser un poco lo mismo. La técnica de Bear hace de sus cuadros verdaderas delicias preciosistas, lo que, bien mirado, es posible que abunde en el mal rollo que provocan. 

La carrera de la artista le ha llevado a trabajar como diseñadora gráfica para prestigiosas agencias de publicidad como Grey Central Asia o Saatchi & Saatchi Kazakhstan. 

IBRAHIM ERDOGAN

La materia prima predilecta del escultor turco Ibrahim Erdogan es el cristal. A partir de él, el artista es capaz de producir casi cualquier objeto imaginable.

En su portfolio se pueden encontrar desde ropa interior a jaulas, todo ello de cristal, pasando por el elemento más pintoresco de todos, chupachups también de cristal que, según el propio artista, para él son «uno de los símbolos fálicos y un poco pervertidos acorde a las normas de nuestra percepción sexual».

https://www.yorokobu.es/art-madrid/

El trabajo de Erdogan, graduado en Bellas Artes por la Universidad de Florida, ha sido expuesto en museos de arte y de cristal de todo el mundo, como el Museo Borholm de Dinamarca, el Corning Museum of Glass en Estados Unidos o el Harn Museum of Gallery en Florida.

 

La mayor parte de los trabajos expuestos en Art Madrid se han realizado especialmente para la feria y pueden verse en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles del 22 al 26 de febrero.

A los trabajos expuestos, se suma un ciclo de performances y una instalación artística. Además, en esta edición de 2023, la comisaria Natalia Alonso Arduengo presentará un programa que busca indagar sobre el trabajo de varias creadoras y el concepto de identidad. En este caso, las cuatro artistas invitadas a participar son Agnes Essonti (Barcelona, 1996), Dela Delos (Oviedo, 1992), Alexia Sayago (Madrid, 1995) y Lorena Gutiérrez (La Habana, 1987).

.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El anuncio que salió bordado
Leave your ego at the door
¡García!: Un superhéroe facha, valga la redundancia
El Luxe: un recorrido por la estética pop tardofranquista
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp