15 de octubre 2020    /   BUSINESS
por
Ilustración  72kilos

72kilos: Consejos para ilustradores tras petarlo en Instagram

72kilos y 1,7 millones de seguidores en Instagram. Óscar Alonso nos contó en #BBSC cómo sacarle rédito pecuniario a su proyecto más masivo

15 de octubre 2020    /   BUSINESS     por        Ilustración  72kilos
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hace algún tiempo, Óscar Alonso comenzó a correr. Se transmutó en una especie de Forrest Gump de Bilbao, se bautizó como 72kilos y su carrera creativa no se ha detenido a día de hoy.

Sus logros no se miden en kilómetros sino en talento creativo y en 1.700.000 seguidores que siguen sus viñetas diarias.

Su historia, que contamos en Yorokobu antes de que la aventura se pusiera en órbita, es la de alguien que comienza un proyecto por una cuestión personal, conecta de manera extrema con su audiencia y se ve, de pronto, como un referente de la creatividad en redes sociales.

En aquel 2017, Óscar Alonso trabajaba en Trupp, la misma agencia de publicidad en la que sigue trabajando ahora. Sin embargo, las expectativas económicas que ha adquirido su proyecto 72kilos son totalmente diferentes a las de entonces, como nos cuenta en una conversación tras el #BBSC, el evento para jóvenes emprendedores organizado en Bilbao por Startup Campus.

72kilos

¿Cómo funciona a día de hoy el modelo de negocio de 72 kilos? ¿Nos explicas cómo comenzaste a colaborar con marcas y cuál es tu filosofía?

Comenzó siendo algo muy natural cuando dibujaba más sobre correr. Me invitaron a varias carreras y me pedían dibujar sobre alguna zapatilla que salía al mercado. Para mí era un sueño, combinaba mi pasión por dibujar, por tener ideas y por correr. Poco a poco las marcas se han ido acercando para contar sus proyectos y trato de hacerme varias preguntas antes de colaborar con ellas: ¿La utilizo en mi día a día? ¿Hace cosas interesantes para la gente? ¿Acuden a mí por mis ideas o por mis seguidores?

Me permito el lujo de decir no a ciertos proyectos muy suculentos pero con los que no estoy muy de acuerdo. Esto es mi hobby, todavía no es mi trabajo. Quiero que todo sea divertido y que no suponga sufrimiento.

«Me permito el lujo de decir no a ciertos proyectos muy suculentos pero con los que no estoy muy de acuerdo», dice @72kilos Clic para tuitear

¿Qué echas en falta en los entornos digitales para poder monetizar de manera más justa un trabajo que lleva tráfico a las plataformas?

Precisamente Instagram es una plataforma con la que atraes mucho tráfico pero no monetizas nada por ello. No es Youtube o Twitch. Aquí ya entra una estrategia para poder conseguir convertir ese tráfico en ingresos sin ser un altavoz de cualquier marca que quiera aparecer en tu feed.

Plataformas como PATREON están pegando fuerte y, poco a poco, la gente está entendiendo que todo el contenido que se produce en Instagram tiene un trabajo detrás que merece ser pagado. Entre tantos miles de seguidores, estoy encontrando gente que quiere tener viñetas exclusivas que no se publican en ningún otro sitio. Veremos qué ocurre en el futuro cercano.

«Instagram es una plataforma con la que atraes mucho tráfico pero no monetizas nada por ello», explica @72kilos. Clic para tuitear

¿Crees que los profesionales creativos tienen una asignatura pendiente en cuanto a explotar su trabajo, a saber los mecanismos más técnicos del negocio?

Sí, sin duda. Pero si tienes algo de curiosidad pronto empiezas a entenderlo. Lo ideal es dedicar el 100% de tu tiempo a crear, pero hay que saber mostrarlo y acercarlo para que llegue a tu audiencia más apasionada, la que está dispuesta a tenerlo. Y eso necesita un porcentaje de tu tiempo también.

72kilos

Trabajas en una agencia y, según cuentas, dibujas por las tardes y noches. ¿Cómo te llegan las fuerzas?

[Ríe] Me he dormido varias veces mientras dibujaba. Sí, las fuerzas llegan justitas. Por eso intento no tener distracciones y tener bastante fuerza de voluntad para no caer en series, videos de YouTube, memes de Twitter, etc., que te quitan esas dos horas diarias que puedo dedicar a mi proyecto. Ojalá pudiera trabajar durante todo el día. Hay muchas cosas que me gustaría hacer con 72kilos.


Óscar Alonso ha sabido aprovechar la complicidad de su comunidad de lectores para captar aportaciones a su trabajo a través de Patreon. Además, publica contenido patrocinado creado ad hoc para marcas cuya filosofía se acerca a la suya propia.

En realidad, el terreno estaría mucho más enmoquetado en un ecosistema con mayor aprecio al trabajo creativo. Pero manteniendo la esperanza en un futuro en el que la cultura no sea lo primero que se tira por la borda en caso de naufragio, el discurso de 72kilos no es un mal comienzo.

72kilos

Hace algún tiempo, Óscar Alonso comenzó a correr. Se transmutó en una especie de Forrest Gump de Bilbao, se bautizó como 72kilos y su carrera creativa no se ha detenido a día de hoy.

Sus logros no se miden en kilómetros sino en talento creativo y en 1.700.000 seguidores que siguen sus viñetas diarias.

Su historia, que contamos en Yorokobu antes de que la aventura se pusiera en órbita, es la de alguien que comienza un proyecto por una cuestión personal, conecta de manera extrema con su audiencia y se ve, de pronto, como un referente de la creatividad en redes sociales.

En aquel 2017, Óscar Alonso trabajaba en Trupp, la misma agencia de publicidad en la que sigue trabajando ahora. Sin embargo, las expectativas económicas que ha adquirido su proyecto 72kilos son totalmente diferentes a las de entonces, como nos cuenta en una conversación tras el #BBSC, el evento para jóvenes emprendedores organizado en Bilbao por Startup Campus.

72kilos

¿Cómo funciona a día de hoy el modelo de negocio de 72 kilos? ¿Nos explicas cómo comenzaste a colaborar con marcas y cuál es tu filosofía?

Comenzó siendo algo muy natural cuando dibujaba más sobre correr. Me invitaron a varias carreras y me pedían dibujar sobre alguna zapatilla que salía al mercado. Para mí era un sueño, combinaba mi pasión por dibujar, por tener ideas y por correr. Poco a poco las marcas se han ido acercando para contar sus proyectos y trato de hacerme varias preguntas antes de colaborar con ellas: ¿La utilizo en mi día a día? ¿Hace cosas interesantes para la gente? ¿Acuden a mí por mis ideas o por mis seguidores?

Me permito el lujo de decir no a ciertos proyectos muy suculentos pero con los que no estoy muy de acuerdo. Esto es mi hobby, todavía no es mi trabajo. Quiero que todo sea divertido y que no suponga sufrimiento.

«Me permito el lujo de decir no a ciertos proyectos muy suculentos pero con los que no estoy muy de acuerdo», dice @72kilos Clic para tuitear

¿Qué echas en falta en los entornos digitales para poder monetizar de manera más justa un trabajo que lleva tráfico a las plataformas?

Precisamente Instagram es una plataforma con la que atraes mucho tráfico pero no monetizas nada por ello. No es Youtube o Twitch. Aquí ya entra una estrategia para poder conseguir convertir ese tráfico en ingresos sin ser un altavoz de cualquier marca que quiera aparecer en tu feed.

Plataformas como PATREON están pegando fuerte y, poco a poco, la gente está entendiendo que todo el contenido que se produce en Instagram tiene un trabajo detrás que merece ser pagado. Entre tantos miles de seguidores, estoy encontrando gente que quiere tener viñetas exclusivas que no se publican en ningún otro sitio. Veremos qué ocurre en el futuro cercano.

«Instagram es una plataforma con la que atraes mucho tráfico pero no monetizas nada por ello», explica @72kilos. Clic para tuitear

¿Crees que los profesionales creativos tienen una asignatura pendiente en cuanto a explotar su trabajo, a saber los mecanismos más técnicos del negocio?

Sí, sin duda. Pero si tienes algo de curiosidad pronto empiezas a entenderlo. Lo ideal es dedicar el 100% de tu tiempo a crear, pero hay que saber mostrarlo y acercarlo para que llegue a tu audiencia más apasionada, la que está dispuesta a tenerlo. Y eso necesita un porcentaje de tu tiempo también.

72kilos

Trabajas en una agencia y, según cuentas, dibujas por las tardes y noches. ¿Cómo te llegan las fuerzas?

[Ríe] Me he dormido varias veces mientras dibujaba. Sí, las fuerzas llegan justitas. Por eso intento no tener distracciones y tener bastante fuerza de voluntad para no caer en series, videos de YouTube, memes de Twitter, etc., que te quitan esas dos horas diarias que puedo dedicar a mi proyecto. Ojalá pudiera trabajar durante todo el día. Hay muchas cosas que me gustaría hacer con 72kilos.


Óscar Alonso ha sabido aprovechar la complicidad de su comunidad de lectores para captar aportaciones a su trabajo a través de Patreon. Además, publica contenido patrocinado creado ad hoc para marcas cuya filosofía se acerca a la suya propia.

En realidad, el terreno estaría mucho más enmoquetado en un ecosistema con mayor aprecio al trabajo creativo. Pero manteniendo la esperanza en un futuro en el que la cultura no sea lo primero que se tira por la borda en caso de naufragio, el discurso de 72kilos no es un mal comienzo.

72kilos

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Playa Burbuja’: periodismo transmedia sobre la (vigente) burbuja inmobiliaria
40 años para un pasatiempo
El milagroso tren bala japonés
Dos años y medio alejados del monstruo del dinero
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad