4 de mayo 2020    /   CREATIVIDAD
por
 

‘A Flamenco Catharsis’: el flamenco está en todo lo moderno

Una revista de papel es el grito de presentación de un proyecto de acercamiento a la cultura flamenca y de la forma de expresión de un publicista sevillano

4 de mayo 2020    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Antonio Arias, líder de Lagartija Nick, decía en el documental Omega que «el flamenco es una habitación con puertas que solo se abren desde dentro». A ellos se las abrió Enrique Morente en uno de los hitos cumbre de la mixología flamenca, pero de todas formas, no hacen falta que las puertas estén abiertas para que el flamenco desborde.

La cultura flamenca dejó de ser un nicho de fragua, juergas de señoritos y dogmas inamovibles. Ahora, muchos de los estímulos culturales que recibimos se han visto regados de una u otra manera por esa racial expresión de la cultura gitana.

El publicista sevillano Lolo González ha decidido plasmar en papel una aproximación personal a la cultura flamenca y edita A Flamenco Catharsis, una revista de enfoque inclasificable y complicada definición, incluso para el propio González. «Son tantísimas las ideas que tengo en mente alrededor del flamenco o con este como excusa, que no sabía muy bien cómo llamar a todo esto», explica.

A Flamenco Catharsis

Pasó por definirlo como plataforma, como contenedor creativo flamenco y la cosa ha terminado en «un estudio de dirección creativa especializado en el mundo del flamenco –sus marcas, artistas e instituciones– que a la vez publica su propia revista. Yo tengo una visión del flamenco: cuando alguien la reclame trabajaré para otros; cuando no, la desarrollo y exploro para mí a través de mi revista y mi cuenta de Instagram». Y tan ancho.

A Flamenco Catharsis apela al diseño más vanguardista para contar historias que vienen de lejos; para enseñar la permeabilidad de la estética flamenca; para homenajear el alcance de la cultura y para reflexionar de la manera más amplia posible de los mil y un satélites que giran alrededor de esa palabra: flamenco.

Seguramente escandalizaría a los flamencólicos, esos flamencos bautizados por Enrique Morente, incapaces de salirse del círculo de tiza dibujado en el siglo XIX. A la vez, es capaz de cautivar a quienes estrenan mayoría de edad por estética, contenido, difusión y actitud.

El soporte, eso sí, es decimonónico porque hay cosas que es mejor que sean sobadas con las manos. Una revista de papel porque, según su impulsor, «el papel lo aguanta todo. Una revista, un fanzine o similar es un medio democrático o relativamente barato de producir que permite expresar ideas o visiones muy diversas entre sí en poco espacio».

Lolo González dice que la cosa va de pasarlo bien, explorar y que quede bonito. A partir de ahí, dice que trabaja sin mapa de ruta, sin línea editorial y sin plan maestro, a base de intuición. «Incluyo todo aquello que me gusta y que es difícil explicar por qué me gusta. Y ese gustarme o no muchas veces depende del momento, con la posibilidad de que alguna vez me contradiga en el tiempo».

A Flamenco Catharsis

El primer número se lanzó con una tirada de 600 ejemplares a un precio de 10 euros. Sus páginas reflejan diversidad, modernidad y la sensación de que es imposible acotar lo que ya alcanzó todo el mundo. A pesar de todo, el sevillano cree que «el flamenco era una amalgama mucho más rica y diversa en sus principios que ahora. El flamenco es una receta de mil ingredientes
».

Lolo González celebra ese alcance mundial, la incorporación masiva de público de una u otra manera y su puesta en escena bajo los focos más mediáticos. «Cuanto más se ponga de moda, mejor, pues le entrará más pasta. Pasta significa libertad para crear».

Lo que seguirá inalterable son las ganas de mucha gente de determinar lo que es flamenco y lo que no, lo que es puro y lo que está contaminado, quién es auténtico y a quiénes se les retira el carnet de flamencos. Eso sí que no ha cambiado ni en el flamenco ni en la vida. Mientras, seguirán apareciendo vendavales de libertad como A Flamenco Catharsis, un grito para recordarnos que pureza, la de una madre. Y ahí se acaba la cosa.

A Flamenco Catharsis

Antonio Arias, líder de Lagartija Nick, decía en el documental Omega que «el flamenco es una habitación con puertas que solo se abren desde dentro». A ellos se las abrió Enrique Morente en uno de los hitos cumbre de la mixología flamenca, pero de todas formas, no hacen falta que las puertas estén abiertas para que el flamenco desborde.

La cultura flamenca dejó de ser un nicho de fragua, juergas de señoritos y dogmas inamovibles. Ahora, muchos de los estímulos culturales que recibimos se han visto regados de una u otra manera por esa racial expresión de la cultura gitana.

El publicista sevillano Lolo González ha decidido plasmar en papel una aproximación personal a la cultura flamenca y edita A Flamenco Catharsis, una revista de enfoque inclasificable y complicada definición, incluso para el propio González. «Son tantísimas las ideas que tengo en mente alrededor del flamenco o con este como excusa, que no sabía muy bien cómo llamar a todo esto», explica.

A Flamenco Catharsis

Pasó por definirlo como plataforma, como contenedor creativo flamenco y la cosa ha terminado en «un estudio de dirección creativa especializado en el mundo del flamenco –sus marcas, artistas e instituciones– que a la vez publica su propia revista. Yo tengo una visión del flamenco: cuando alguien la reclame trabajaré para otros; cuando no, la desarrollo y exploro para mí a través de mi revista y mi cuenta de Instagram». Y tan ancho.

A Flamenco Catharsis apela al diseño más vanguardista para contar historias que vienen de lejos; para enseñar la permeabilidad de la estética flamenca; para homenajear el alcance de la cultura y para reflexionar de la manera más amplia posible de los mil y un satélites que giran alrededor de esa palabra: flamenco.

Seguramente escandalizaría a los flamencólicos, esos flamencos bautizados por Enrique Morente, incapaces de salirse del círculo de tiza dibujado en el siglo XIX. A la vez, es capaz de cautivar a quienes estrenan mayoría de edad por estética, contenido, difusión y actitud.

El soporte, eso sí, es decimonónico porque hay cosas que es mejor que sean sobadas con las manos. Una revista de papel porque, según su impulsor, «el papel lo aguanta todo. Una revista, un fanzine o similar es un medio democrático o relativamente barato de producir que permite expresar ideas o visiones muy diversas entre sí en poco espacio».

Lolo González dice que la cosa va de pasarlo bien, explorar y que quede bonito. A partir de ahí, dice que trabaja sin mapa de ruta, sin línea editorial y sin plan maestro, a base de intuición. «Incluyo todo aquello que me gusta y que es difícil explicar por qué me gusta. Y ese gustarme o no muchas veces depende del momento, con la posibilidad de que alguna vez me contradiga en el tiempo».

A Flamenco Catharsis

El primer número se lanzó con una tirada de 600 ejemplares a un precio de 10 euros. Sus páginas reflejan diversidad, modernidad y la sensación de que es imposible acotar lo que ya alcanzó todo el mundo. A pesar de todo, el sevillano cree que «el flamenco era una amalgama mucho más rica y diversa en sus principios que ahora. El flamenco es una receta de mil ingredientes
».

Lolo González celebra ese alcance mundial, la incorporación masiva de público de una u otra manera y su puesta en escena bajo los focos más mediáticos. «Cuanto más se ponga de moda, mejor, pues le entrará más pasta. Pasta significa libertad para crear».

Lo que seguirá inalterable son las ganas de mucha gente de determinar lo que es flamenco y lo que no, lo que es puro y lo que está contaminado, quién es auténtico y a quiénes se les retira el carnet de flamencos. Eso sí que no ha cambiado ni en el flamenco ni en la vida. Mientras, seguirán apareciendo vendavales de libertad como A Flamenco Catharsis, un grito para recordarnos que pureza, la de una madre. Y ahí se acaba la cosa.

A Flamenco Catharsis

Compártelo twitter facebook whatsapp
Tatuajes del 0 al 9
Los trabajos manuales de Noelia Lozano
Figurines de la literatura rusa
Los selfis que reflotaron una marca de moda y otros hitos del ‘small data’
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies