fbpx
22 de marzo 2014    /   IDEAS
por
 

A la mierda los Emojis

22 de marzo 2014    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El excremento del Emoji no son las deposiciones de un pajarito exótico del Japón, sino la conocida mierda sonriente con ojos del WhatsApp, y está sobrevalorada.
Cuando hacemos tap en el botón de iconos del WhatsApp, aparece allí, en primer plano. Pretenden que tardemos poco en pensar ¡oh, qué atrevida! Pero no, el concepto ‘cagada audaz’ es un oxímoron de la categoría de ‘fuego amigo’, ‘ángulo recto’ o ‘besito enorme’. A ver, ¿por qué la mierda tiene ojos pero no la berenjena? Y además sonríe. No sucede con ninguna verdura, pero tampoco con las frutas: no hay ojos ni sonrisa en la fresa, ni en el melocotón, la naranja, las fresas ni el plátano. 1poo
Millones de adultos que crecieron con los Fruitis ahora no pueden expresarse en WhatsApp usando a Mochilo, el plátano canario equipado con una mochila mágica, porque los autores de esos iconos lo dibujaron pelado y sin ojos. ¿Mochilo ha muerto? ¿Es eso lo que quieren decirnos? Mochilo sí era audaz, y no esa mierda impostora.
Tenemos que reconocerlo: ni tú ni yo supimos usar jamás el zurullo con ojos sin meter la pata, y eso mina nuestra moral. Cuando lo enviamos, el grupo de chat enmudece. Nos resignamos a pensar que en realidad es una forma de perdonarnos en vez de echarnos o bloquearnos. Los tipos que dibujaron esos iconos quisieron acabar con nuestra niñez matando a Mochilo, pero no fueron tan crueles como para incluir bolas rodantes del oeste, o nos las dedicarían todas cada vez que nos da por usar la boñiga sonriente. Solo el cuñado sabe usar esa mierda con gracia (tenía que decir eso) desde su móvil con gigas infinitos y núcleos bisiestos; sí, el que compró la semana pasada mientras encargaba el modelo de siguiente generación a mitad de precio y sin hacer cola.
Es lo que hay.
Esos iconos del WhatsApp se llaman Emoji y son un invento japonés. Mis fuentes informadas (o no) dicen que forma parte de un complot gestado durante la recuperación del imperio nipón tras la Segunda Guerra Mundial. Primero fueron transistores, luego los relojes, también las cámaras fotográficas, más adelante los móviles y con ellos los Emoji. Ese era el objetivo: conseguir que toda la humanidad se exprese usando su iconografía. ¿Por qué hay sushi y no paella? Y luego una bailarina flamenca. Sí, claro. Primero se cepillan nuestra gastronomía —junto a Mochilo— y a continuación intentan despistar. ¿Por qué hay hasta cuatro altavoces distintos, tan japoneses, pero ninguna fregona, el invento español más universal? Y una piruleta en vez de un chupachups. ¿Quién envía el moái de la Isla de Pascua? ¿Para qué?
Están ahí para confundirnos, y el más peligroso de todos es la mierda sonriente con ojos, esa impostora amiga del cuñado que se ha introducido sutilmente en nuestras vidas para arrastrar tras de sí un ejército de iconos que intentan destruir nuestra cultura. A la mierda. Cuando os las envíen, contestadles con berenjenas, eso los desconcertará.

El excremento del Emoji no son las deposiciones de un pajarito exótico del Japón, sino la conocida mierda sonriente con ojos del WhatsApp, y está sobrevalorada.
Cuando hacemos tap en el botón de iconos del WhatsApp, aparece allí, en primer plano. Pretenden que tardemos poco en pensar ¡oh, qué atrevida! Pero no, el concepto ‘cagada audaz’ es un oxímoron de la categoría de ‘fuego amigo’, ‘ángulo recto’ o ‘besito enorme’. A ver, ¿por qué la mierda tiene ojos pero no la berenjena? Y además sonríe. No sucede con ninguna verdura, pero tampoco con las frutas: no hay ojos ni sonrisa en la fresa, ni en el melocotón, la naranja, las fresas ni el plátano. 1poo
Millones de adultos que crecieron con los Fruitis ahora no pueden expresarse en WhatsApp usando a Mochilo, el plátano canario equipado con una mochila mágica, porque los autores de esos iconos lo dibujaron pelado y sin ojos. ¿Mochilo ha muerto? ¿Es eso lo que quieren decirnos? Mochilo sí era audaz, y no esa mierda impostora.
Tenemos que reconocerlo: ni tú ni yo supimos usar jamás el zurullo con ojos sin meter la pata, y eso mina nuestra moral. Cuando lo enviamos, el grupo de chat enmudece. Nos resignamos a pensar que en realidad es una forma de perdonarnos en vez de echarnos o bloquearnos. Los tipos que dibujaron esos iconos quisieron acabar con nuestra niñez matando a Mochilo, pero no fueron tan crueles como para incluir bolas rodantes del oeste, o nos las dedicarían todas cada vez que nos da por usar la boñiga sonriente. Solo el cuñado sabe usar esa mierda con gracia (tenía que decir eso) desde su móvil con gigas infinitos y núcleos bisiestos; sí, el que compró la semana pasada mientras encargaba el modelo de siguiente generación a mitad de precio y sin hacer cola.
Es lo que hay.
Esos iconos del WhatsApp se llaman Emoji y son un invento japonés. Mis fuentes informadas (o no) dicen que forma parte de un complot gestado durante la recuperación del imperio nipón tras la Segunda Guerra Mundial. Primero fueron transistores, luego los relojes, también las cámaras fotográficas, más adelante los móviles y con ellos los Emoji. Ese era el objetivo: conseguir que toda la humanidad se exprese usando su iconografía. ¿Por qué hay sushi y no paella? Y luego una bailarina flamenca. Sí, claro. Primero se cepillan nuestra gastronomía —junto a Mochilo— y a continuación intentan despistar. ¿Por qué hay hasta cuatro altavoces distintos, tan japoneses, pero ninguna fregona, el invento español más universal? Y una piruleta en vez de un chupachups. ¿Quién envía el moái de la Isla de Pascua? ¿Para qué?
Están ahí para confundirnos, y el más peligroso de todos es la mierda sonriente con ojos, esa impostora amiga del cuñado que se ha introducido sutilmente en nuestras vidas para arrastrar tras de sí un ejército de iconos que intentan destruir nuestra cultura. A la mierda. Cuando os las envíen, contestadles con berenjenas, eso los desconcertará.

Compártelo twitter facebook whatsapp
En el Ojo Ajeno: ¿Comprarías un jersey que huela a tu exnovio infiel?
El niño que se convirtió en una amenaza global
Cápsulas del tiempo (siempre con condón)
La mitad del mundo y la que no
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 29
  • A mi me encanta la mierda sonriente. Es toda una muestra de valor para enfrentarse a las adversidades. Da igual que te pasen las penurias mas grandes imaginables, tapeas la mierda sonriente queriendo decir, si, mi vida es una mierda, pero no pierdo mi ánimo y supero los obstáculos que me pone la vida. Es sin duda el mejor emoticono que se ha creado desde… siempre.

  • No tengo muy claro si te estas metiendo con los japonés o has tenido un pequeño tropezón intentando ser gracioso enviando la caca en algún grupo.

  • Os habéis olvidado en el artículo de los edificios. En serio, no pensáis que harían falta más edificios?Más de la mitad no tengo ni idea de lo que son, pero…Necesito más para expresarme con claridad!Y si les ponen ojos, ya sería la pera limonera

  • Lo siento, el moai no es un moai de la Isla de Pascua es una estatua si, pero japonesa y mucho más moderna. Emoticonos?? Ideogramas…. La mente del oriental funciona así…. Por tanto quien iba a enseñarnos a usarlos? Son ya una parte del idioma global del futuro

    • Rompetechos, En la estación de Sibuya, Tokio, existe una estatua llamada Moyai. Si te fijas, aquella cabeza es bastante diferente a la representada en los Emoji, que coincide con la de un mohái de la isla de Pascua.
      Parece que no es casualidad que la japonesa tenga relación con la de Pascua, porque los nombres se parecen. Pero profundizar en eso no era el objetivo del artículo 🙂

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *