17 de junio 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

El ilustrador chiflado

17 de junio 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Los ilustradores se pasan el día dibujando, es su trabajo. Pero hay quienes además pasan la mitad de su tiempo frente a la pantalla de sus ordenadores coloreando o añadiendo texturas a sus dibujos. Abel Jiménez trata de pasar el menor tiempo posible ante el ordenador para dedicar mucho más a la aventura manual.
Su estilo, chiflado e infantil según él, tiene mucho de eso. De largas horas frente a los bocetos, a los que les dedica tiempo y desde los que investiga los colores.
Abel comparte casa, estudio, ideas, inquietudes y mucho más con la diseñadora y bordadora Lana Pelana, y juntos forman un tandem artístico. “Desde hace un año estamos centrados en Paiorfa, un proyecto editorial de fanzines para niños, y en pocos días estrenaremos nueva colección con uno inspirado en la trilogía de Corfú, de Gerald Durrell y dibujado por mí”, comenta el dibujante de Dénia.
06
Jiménez es de formación autodidacta, se recuerda desde siempre dibujando y devorando cómics. Trabajó en librerías y tuvo la suya propia. “Estaba especializada en tebeos, y allí tuve mucho tiempo libre para escanear mis dibujos y la oportunidad de trastear con programas de edición gráfica”, explica. Luego, la librería cerró y se buscó las habichuelas por muchos lados hasta que optó por vivir de su talento. Y así, desde 2008, se dedica en exclusiva al diseño gráfico y sobre todo a la ilustración.
En su tiempo libre, se dedica a investigar texturas, fondos y materiales en proyectos personales haciendo que su trabajo comercial y el artístico se dividan al 50%. Su inspiración nace de muchos lados, de pelis, libros, tebeos y también, de la fuente inagotable que es internet. “Ahí me he encontrado un montón de artistas que me hubiera sido muy difícil conocer de otra manera. Así a la cabeza me vienen Syd Hoff, Abner Graboff, Quentin Blake o Eduardo Muñoz Bachs”, apunta.
Abel no para. Ahora está desarrollando el proyecto de un libro infantil sobre lo que mola coleccionar cosas.
01
04
02
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA 07
08
log01
1
 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Los ilustradores se pasan el día dibujando, es su trabajo. Pero hay quienes además pasan la mitad de su tiempo frente a la pantalla de sus ordenadores coloreando o añadiendo texturas a sus dibujos. Abel Jiménez trata de pasar el menor tiempo posible ante el ordenador para dedicar mucho más a la aventura manual.
Su estilo, chiflado e infantil según él, tiene mucho de eso. De largas horas frente a los bocetos, a los que les dedica tiempo y desde los que investiga los colores.
Abel comparte casa, estudio, ideas, inquietudes y mucho más con la diseñadora y bordadora Lana Pelana, y juntos forman un tandem artístico. “Desde hace un año estamos centrados en Paiorfa, un proyecto editorial de fanzines para niños, y en pocos días estrenaremos nueva colección con uno inspirado en la trilogía de Corfú, de Gerald Durrell y dibujado por mí”, comenta el dibujante de Dénia.
06
Jiménez es de formación autodidacta, se recuerda desde siempre dibujando y devorando cómics. Trabajó en librerías y tuvo la suya propia. “Estaba especializada en tebeos, y allí tuve mucho tiempo libre para escanear mis dibujos y la oportunidad de trastear con programas de edición gráfica”, explica. Luego, la librería cerró y se buscó las habichuelas por muchos lados hasta que optó por vivir de su talento. Y así, desde 2008, se dedica en exclusiva al diseño gráfico y sobre todo a la ilustración.
En su tiempo libre, se dedica a investigar texturas, fondos y materiales en proyectos personales haciendo que su trabajo comercial y el artístico se dividan al 50%. Su inspiración nace de muchos lados, de pelis, libros, tebeos y también, de la fuente inagotable que es internet. “Ahí me he encontrado un montón de artistas que me hubiera sido muy difícil conocer de otra manera. Así a la cabeza me vienen Syd Hoff, Abner Graboff, Quentin Blake o Eduardo Muñoz Bachs”, apunta.
Abel no para. Ahora está desarrollando el proyecto de un libro infantil sobre lo que mola coleccionar cosas.
01
04
02
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA 07
08
log01
1
 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Evax busca (muchas) bailarinas
‘Gone Home’, un bellísimo simulador de fisgoneo
¿Qué es para ti estar en el mundo?
Turistas a la izquierda, neoyorquinos a la derecha
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
    • “hay quienes además pasan la mitad de su tiempo frente a la pantalla de sus ordenadores coloreando o añadiendo texturas a sus dibujos.” creo que eso tampoco es malo, siempre es enriquecedor, y un buen tratamiento final es imprescindible para que la gente valore tu trabajo, y lo que es mas importante, que adquiera una mayor calidad plástica.

  • Abel es un ilustrador de los de antes, de esos que tienen magia en los dedos y un don en el trazo, y yo me muero de envidia por que sin mi tableta gráfica soy menos que nadie. Habrá que seguirle la pista a este chiflado genial.

  • Comentarios cerrados.