21 de diciembre 2012    /   BUSINESS
por
 

Adobe compra Behance

21 de diciembre 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

1adobe

Se acabó su independencia. Adobe compra Behance, la comunidad que utilizan diseñadores, arquitectos, fotógrafos e ilustradores para colgar sus portfolios, por un precio estimado entre 100 y 200 millones, según GigaOm.

Behance ha sido una herramienta muy importante para internacionalizar las oportunidades de trabajo de profesionales creativos. Gracias a la plataforma, muchos diseñadores españoles han conseguido proyectos para clientes internacionales.

Desde el punto de vista de Adobe, la compra tiene todo el sentido del mundo. Uno de sus principales clientes son diseñadores que utilizan sus programas para trabajar. Behance les proporciona una forma de profundizar su contacto con este público y ofrecer servicios adicionales.

Pero como suele ocurrir cuando un gigante absorbe una compañía pequeña y dinámica, siempre surgen interrogantes sobre su futuro. Si Adobe juega bien sus cartas, puede acabar siendo una importante fuente de ingresos en un mercado en el que la venta de software privativo cada vez es más complicado.

Pero también siempre existe el riesgo de que si la multinacional fuerza la máquina, acabe teniendo los problemas que tuvo Flickr tras la compra de Yahoo.

Tras el revuelo causado por el cambio de condiciones de Instagram, el equipo de Behance ha querido tranquilizar a los usuarios preocupados por si algo similar pudiera pasar en su plataforma. «Todos los trabajos que se publican en Behance son propiedad de los individuos que lo publican. Nuestras condiciones de uso fueron desarrolladas para proteger los derechos de creativos que usan Behance», han explicado en un post que anuncia la compra.

Según las cabezas pensantes de la startup, la compra permitirá integrar herramientas de Adobe y prometen mantenerse ágiles y fieles al espíritu de una empresa pequeña. Pero como suele pasar en estas operaciones, el equipo fundador está obligado a quedarse un tiempo (normalmente 2 años) por contrato, al acabar ese periodo suelen marchar para hacer otros proyectos sin las ataduras de una empresa grande.

 

1adobe

Se acabó su independencia. Adobe compra Behance, la comunidad que utilizan diseñadores, arquitectos, fotógrafos e ilustradores para colgar sus portfolios, por un precio estimado entre 100 y 200 millones, según GigaOm.

Behance ha sido una herramienta muy importante para internacionalizar las oportunidades de trabajo de profesionales creativos. Gracias a la plataforma, muchos diseñadores españoles han conseguido proyectos para clientes internacionales.

Desde el punto de vista de Adobe, la compra tiene todo el sentido del mundo. Uno de sus principales clientes son diseñadores que utilizan sus programas para trabajar. Behance les proporciona una forma de profundizar su contacto con este público y ofrecer servicios adicionales.

Pero como suele ocurrir cuando un gigante absorbe una compañía pequeña y dinámica, siempre surgen interrogantes sobre su futuro. Si Adobe juega bien sus cartas, puede acabar siendo una importante fuente de ingresos en un mercado en el que la venta de software privativo cada vez es más complicado.

Pero también siempre existe el riesgo de que si la multinacional fuerza la máquina, acabe teniendo los problemas que tuvo Flickr tras la compra de Yahoo.

Tras el revuelo causado por el cambio de condiciones de Instagram, el equipo de Behance ha querido tranquilizar a los usuarios preocupados por si algo similar pudiera pasar en su plataforma. «Todos los trabajos que se publican en Behance son propiedad de los individuos que lo publican. Nuestras condiciones de uso fueron desarrolladas para proteger los derechos de creativos que usan Behance», han explicado en un post que anuncia la compra.

Según las cabezas pensantes de la startup, la compra permitirá integrar herramientas de Adobe y prometen mantenerse ágiles y fieles al espíritu de una empresa pequeña. Pero como suele pasar en estas operaciones, el equipo fundador está obligado a quedarse un tiempo (normalmente 2 años) por contrato, al acabar ese periodo suelen marchar para hacer otros proyectos sin las ataduras de una empresa grande.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cuando ser escandinavo no era tan ‘cool’
Real Fábrica: la tienda de los productos ‘viejunos’
Un error llamado español
#greenvia: 40 formas de mejorar una ciudad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Adobe y su monopolio. Son lo peor. Capitalistos disfrazados de creativos. Si de mi dependiese les echaría a la cara lo que les define en otra acepción más pura y hermosa: El adobe es una pieza para construcción hecha de una masa de barro (arcilla y arena) mezclada con paja, moldeada en forma de ladrillo y secada al sol. Aún así seguiré usando copias de copias de copias de su software. Y en clase daré a mis alumnos clases de Freehand y otros artilugios libres y gratuitos, con filosofía abierta y generosa, no con enfoque cerrado, cerril y obviamente avaricioso. Leonardo no brilló por su pincel.

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad