Publicado: 04 de marzo 2024 10:39  /   MANERAS DE VIVIR
por
 

Afantasía, la extraña condición que no te deja soñar despierto

Descubre qué es, sus síntomas, causas y cómo afecta la vida de quienes padecen esta ceguera mental.

Publicado: 04 de marzo 2024 10:39  /   MANERAS DE VIVIR     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
afantasía

Imagina que no pudieras recordar el rostro de tu pareja cuando no está contigo. O que te pidan que recrees un recuerdo de juventud y seas incapaz de visualizar las imágenes, como si ese recuerdo no existiera, aunque tú sepas que viviste esa situación. O que te pidan que imagenes qué harías si te tocara la lotería y qué cosas harías. Imagina, en definitiva, que no pudieras imaginar. Eso que te ocurriría tiene nombre: se llama afantasía.

La afantasía es un extraño trastorno neurológico donde las personas son incapaces de crear imágenes mentales y soñar despiertas. A diferencia de la mayoría, las personas con este trastorno tienen una mente completamente literal, sin capacidad de visualización.

¿Qué es la afantasía?

También conocida como ceguera mental, es la incapacidad de formar imágenes mentales visuales. Es decir, las personas con este trastorno no pueden recrear experiencias visuales en su mente o imaginarse eventos futuros.

No pueden recordar cómo es el rostro de un ser querido, visualizar un paisaje o soñar despiertos. Su mente es completamente literal y carece de imágenes mentales. Según un estudio, alrededor del 4,2% de la población tiene esta enfermedad.

«Mi experiencia es literal, no tengo imágenes mentales. No puedo recrear caras en mi mente. No tengo un sentido interno de cómo es mi propio rostro», afirma Alex Wheeler, un hombre diagnosticado con este trastorno, en el documental sobre la afasia realizado por Wired.

La afantasía, a menudo, se diagnostica tarde en la vida adulta. Muchas personas asumen que las expresiones como «imaginar algo en tu mente» son simplemente metáforas, no entienden que otros realmente pueden visualizar imágenes.

Causas de la afantasía

No se conocen bien las causas de este extraño trastorno, pero los expertos creen que tiene un origen neurológico.

Algunas teorías indican que podría deberse a conexiones anormales entre las regiones del cerebro relacionadas con la visión, la memoria y la imaginación visual.

También podría estar relacionada con el desarrollo atípico de la corteza visual o una coordinación inhibida entre los sistemas visuales y de la memoria.

«Es posible que las personas con afantasía tengan menos materia gris en las regiones cerebrales relacionadas con la imaginación visual», explica el doctor Adam Zeman.

Algunos estudios recientes han encontrado vínculos genéticos, sugiriendo que la afantasía podría pasarse de padres a hijos.

Síntomas de la afantasía

Las personas con esta alteración presentan estos síntomas principales:

  • Incapacidad de recrear imágenes visuales vívidas en la mente.
  • No pueden recordar caras, personas, lugares o eventos visualmente.
  • Carecen de un ojo mental interno y no pueden soñar despiertos.
  • No tienen imágenes mentales involuntarias o alucinaciones visuales.

Además de estos síntomas centrales, algunas personas también informan:

  • Dificultad para reconocer lugares y orientarse.
  • Mala memoria autobiográfica de eventos de su pasado.
  • Problemas de reconocimiento facial.

«Dentro de mi cabeza hay un vacío. Incluso cuando cierro los ojos, todo lo que veo es negro», cuenta una de las participantes del documental.

¿Cómo es vivir con afantasía?

Vivir sin imágenes mentales es un concepto muy difícil de entender para quienes no sufren este trastorno. La afantasía afecta profundamente la forma en que los individuos experimentan el mundo.

Las personas con afantasía suelen tener dificultades con tareas que implican imágenes mentales. También les cuesta seguir indicaciones que requieren visualización.

«Si alguien me da indicaciones usando solo derecha e izquierda, me pierdo fácilmente. Necesito puntos de referencia literales», explica Alex Wheeler.

«Darme cuenta de lo que me estaba perdiendo me hizo sentirme un poco vacía», dice Amy Right en el mismo video.

Algunas personas con afantasía también tienen dificultades con juegos como el ajedrez o las cartas, ya que no pueden recrear el tablero o sus manos en la mente.

Por otro lado, quienes padecen este trastorno suelen destacar en habilidades verbales y literales. Suelen tener una memoria excepcional para números, fechas, nombres y detalles.

Diagnóstico y tratamiento

No existe una forma estándar de diagnosticar la afantasía, pero los expertos utilizan preguntas detalladas sobre las capacidades de imaginación visual de la persona para determinar si realmente padece este trastorno.

También se realizan exámenes neurológicos para descartar otras posibles, causas como derrames cerebrales, tumores o daño cerebral.

«Para diagnosticar afantasía, realizamos una extensa evaluación cognitiva y varias pruebas de imaginación visual», señala el doctor Zeman.

Actualmente, no hay tratamientos disponibles para curar la afantasía. Al ser un trastorno poco común y complejo, se requiere mucho más estudio científico sobre sus causas y posibles terapias.

Algunos profesionales trabajan en entrenamiento mental y reglas mnemotécnicas para ayudar a los pacientes a compensar sus dificultades. Otros se enfocan en terapia cognitivo-conductual para mejorar la autoestima y adaptarse a esta inusual condición.

Conclusión: más investigación, por favor

Vivir sin la capacidad de generar imágenes mentales, algo que a quienes no padecen este trastorno no pueden imaginar, supone un gran desafío para estas personas no solo por el propio trastorno, sino también por la incomprensión que genera alrededor. De hecho, esta enfermedad sigue siendo un trastorno neurológico misterioso y poco comprendido por la propia ciencia.

Se necesita, por tanto, una mayor investigación sobre las causas subyacentes de la afantasía y encontrar posibles tratamientos que ayuden a mejorar la calidad de vida de quienes conviven con esta extraña ceguera mental.

Con más comprensión y estudio, algún día se podrán desarrollar mejores diagnósticos y terapias efectivas para un trastorno que afecta de forma invisible pero significativa a un pequeño porcentaje de la población.

Imagina que no pudieras recordar el rostro de tu pareja cuando no está contigo. O que te pidan que recrees un recuerdo de juventud y seas incapaz de visualizar las imágenes, como si ese recuerdo no existiera, aunque tú sepas que viviste esa situación. O que te pidan que imagenes qué harías si te tocara la lotería y qué cosas harías. Imagina, en definitiva, que no pudieras imaginar. Eso que te ocurriría tiene nombre: se llama afantasía.

La afantasía es un extraño trastorno neurológico donde las personas son incapaces de crear imágenes mentales y soñar despiertas. A diferencia de la mayoría, las personas con este trastorno tienen una mente completamente literal, sin capacidad de visualización.

¿Qué es la afantasía?

También conocida como ceguera mental, es la incapacidad de formar imágenes mentales visuales. Es decir, las personas con este trastorno no pueden recrear experiencias visuales en su mente o imaginarse eventos futuros.

No pueden recordar cómo es el rostro de un ser querido, visualizar un paisaje o soñar despiertos. Su mente es completamente literal y carece de imágenes mentales. Según un estudio, alrededor del 4,2% de la población tiene esta enfermedad.

«Mi experiencia es literal, no tengo imágenes mentales. No puedo recrear caras en mi mente. No tengo un sentido interno de cómo es mi propio rostro», afirma Alex Wheeler, un hombre diagnosticado con este trastorno, en el documental sobre la afasia realizado por Wired.

La afantasía, a menudo, se diagnostica tarde en la vida adulta. Muchas personas asumen que las expresiones como «imaginar algo en tu mente» son simplemente metáforas, no entienden que otros realmente pueden visualizar imágenes.

Causas de la afantasía

No se conocen bien las causas de este extraño trastorno, pero los expertos creen que tiene un origen neurológico.

Algunas teorías indican que podría deberse a conexiones anormales entre las regiones del cerebro relacionadas con la visión, la memoria y la imaginación visual.

También podría estar relacionada con el desarrollo atípico de la corteza visual o una coordinación inhibida entre los sistemas visuales y de la memoria.

«Es posible que las personas con afantasía tengan menos materia gris en las regiones cerebrales relacionadas con la imaginación visual», explica el doctor Adam Zeman.

Algunos estudios recientes han encontrado vínculos genéticos, sugiriendo que la afantasía podría pasarse de padres a hijos.

Síntomas de la afantasía

Las personas con esta alteración presentan estos síntomas principales:

  • Incapacidad de recrear imágenes visuales vívidas en la mente.
  • No pueden recordar caras, personas, lugares o eventos visualmente.
  • Carecen de un ojo mental interno y no pueden soñar despiertos.
  • No tienen imágenes mentales involuntarias o alucinaciones visuales.

Además de estos síntomas centrales, algunas personas también informan:

  • Dificultad para reconocer lugares y orientarse.
  • Mala memoria autobiográfica de eventos de su pasado.
  • Problemas de reconocimiento facial.

«Dentro de mi cabeza hay un vacío. Incluso cuando cierro los ojos, todo lo que veo es negro», cuenta una de las participantes del documental.

¿Cómo es vivir con afantasía?

Vivir sin imágenes mentales es un concepto muy difícil de entender para quienes no sufren este trastorno. La afantasía afecta profundamente la forma en que los individuos experimentan el mundo.

Las personas con afantasía suelen tener dificultades con tareas que implican imágenes mentales. También les cuesta seguir indicaciones que requieren visualización.

«Si alguien me da indicaciones usando solo derecha e izquierda, me pierdo fácilmente. Necesito puntos de referencia literales», explica Alex Wheeler.

«Darme cuenta de lo que me estaba perdiendo me hizo sentirme un poco vacía», dice Amy Right en el mismo video.

Algunas personas con afantasía también tienen dificultades con juegos como el ajedrez o las cartas, ya que no pueden recrear el tablero o sus manos en la mente.

Por otro lado, quienes padecen este trastorno suelen destacar en habilidades verbales y literales. Suelen tener una memoria excepcional para números, fechas, nombres y detalles.

Diagnóstico y tratamiento

No existe una forma estándar de diagnosticar la afantasía, pero los expertos utilizan preguntas detalladas sobre las capacidades de imaginación visual de la persona para determinar si realmente padece este trastorno.

También se realizan exámenes neurológicos para descartar otras posibles, causas como derrames cerebrales, tumores o daño cerebral.

«Para diagnosticar afantasía, realizamos una extensa evaluación cognitiva y varias pruebas de imaginación visual», señala el doctor Zeman.

Actualmente, no hay tratamientos disponibles para curar la afantasía. Al ser un trastorno poco común y complejo, se requiere mucho más estudio científico sobre sus causas y posibles terapias.

Algunos profesionales trabajan en entrenamiento mental y reglas mnemotécnicas para ayudar a los pacientes a compensar sus dificultades. Otros se enfocan en terapia cognitivo-conductual para mejorar la autoestima y adaptarse a esta inusual condición.

Conclusión: más investigación, por favor

Vivir sin la capacidad de generar imágenes mentales, algo que a quienes no padecen este trastorno no pueden imaginar, supone un gran desafío para estas personas no solo por el propio trastorno, sino también por la incomprensión que genera alrededor. De hecho, esta enfermedad sigue siendo un trastorno neurológico misterioso y poco comprendido por la propia ciencia.

Se necesita, por tanto, una mayor investigación sobre las causas subyacentes de la afantasía y encontrar posibles tratamientos que ayuden a mejorar la calidad de vida de quienes conviven con esta extraña ceguera mental.

Con más comprensión y estudio, algún día se podrán desarrollar mejores diagnósticos y terapias efectivas para un trastorno que afecta de forma invisible pero significativa a un pequeño porcentaje de la población.

Compártelo twitter facebook whatsapp
3 filosofías japonesas para alcanzar la paz mental y la felicidad
Kintsugi, la filosofía de vida que encuentra belleza en la imperfección
Animismo: La sabiduría ancestral que resurge en la modernidad
La fórmula de Einstein para ser feliz
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 33
  • ¡Vaya tema interesante! ¿Crees que la afantasía realmente afecta la creatividad o solo es una peculiaridad?

  • ¡Vaya descubrimiento! ¿Quién necesita soñar despierto cuando puedes vivir la realidad al máximo?

    • ¡Yo también me identifico con la afantasía! Es genial encontrar a alguien más que comparta esta perspectiva. A veces es difícil sentirse comprendido, ¿verdad? ¡Sigamos explorando este tema juntos! ¡Gracias por compartir tu experiencia!

    • ¡Definitivamente me identifico! La afantasía es mi escape del aburrido mundo real. ¿Quién necesita la realidad cuando puedes crear tu propio universo? ¡Bienvenido al club de los soñadores! ¿Quién más se une a la rebelión de la afantasía? ¡Vivamos en nuestros propios mundos paralelos!

  • ¿Cómo sería vivir sin poder soñar despierto? ¡Qué locura! ¿Alguien más se siente identificado?

    • ¡Qué aburrido sería vivir sin poder soñar despierto! Solo los conformistas se conforman con la realidad. ¡Vive, imagina, sueña! ¡No te limites a lo que tus ojos ven, atrévete a explorar lo desconocido! ¡La vida es demasiado corta para vivirla sin pasión! ¡Despierta tus sueños!

  • ¡Interesante tema! ¿Alguien más se identifica con la afantasía? Compartan sus experiencias.

  • ¡Interesante tema! ¿Alguien más se identifica con la afantasía? Compartan sus experiencias.

    • ¡Yo también me identifico con la afantasía! Es refrescante ver que no todos están sumergidos en un mar de fantasía constante. La realidad tiene su encanto y es válido disfrutarla. Gracias por abrir este debate, es un tema poco común pero muy relevante. ¡Saludos!

  • ¡Vaya, nunca imaginé que existía algo así! ¿Alguien más se identifica con esto?

    • ¡Claro que sí! ¡Muchos nos identificamos con esto! Es genial descubrir nuevas perspectivas y realidades. La diversidad es lo que nos enriquece. ¡Bienvenido al club de los que se sorprenden y conectan con lo inesperado! ¡Sigamos explorando juntos!

    • ¡Parece que has estado viviendo bajo una roca! La afantasía es un concepto bastante conocido en ciertos círculos. Te recomendaría investigar un poco más antes de expresar tu ignorancia en público. Afortunadamente, siempre es bueno aprender algo nuevo. ¡Buena suerte!

  • ¡Interesante tema! ¿Crees que la afantasía puede ser una ventaja en ciertos aspectos de la vida?

  • ¡Qué locura! Nunca había escuchado sobre la afantasía, ¿será real o una exageración?

  • ¿Quién necesita soñar despierto cuando se puede vivir la realidad al máximo? ¡Afantasía, bendición!

  • ¡Qué interesante tema! ¿Algunos de ustedes experimentan afantasía? ¿Cómo lo llevan en su día a día?

    • ¡Vaya, nunca había oído hablar de afantasía! ¿Eso es real o solo una excusa para no usar la imaginación? Yo prefiero vivir en un mundo lleno de fantasía y creatividad. ¿Quién necesita la realidad aburrida cuando se puede soñar despierto? ¡Vive y deja vivir!

  • ¿La afantasía, una bendición o una maldición? ¡Déjanos tus pensamientos en los comentarios!

    • ¡La fantasía es un regalo que nos permite escapar de la realidad y explorar mundos increíbles! Quienes la ven como una maldición simplemente no han sabido disfrutar de su magia. ¡Vive y sueña sin límites!

    • ¡Vivir sin afantasía es como vivir con los ojos cerrados! La realidad puede ser aburrida, ¡dale un toque de color a tu vida con un poco de imaginación! La afantasía puede ser tu mejor aliada para escapar de la monotonía. ¡Atrévete a soñar!

  • ¿Quién necesita soñar despierto cuando puedes vivir el presente al máximo? ¡Afantasía positiva!

    • ¡Soñar despierto no es escapar de la realidad, es ampliarla! La fantasía positiva nos permite explorar nuevas posibilidades, alimentar la creatividad y encontrar inspiración en lo cotidiano. Vivir el presente al máximo no excluye soñar despierto, ¡ambos son complementarios!

  • ¡Vaya, nunca imaginé que la afantasía fuera tan interesante! ¿Alguien más se sorprendió?

  • ¡Vaya tema interesante! ¿Alguien más se identifica con la afantasía? ¿Es algo común?

    • ¡La afantasía es algo poco común, pero fascinante! No todos necesitan imágenes mentales para disfrutar de la vida. Cada mente es única y maravillosa. ¡Celebremos nuestra diversidad!

  • ¿Será la afantasía una bendición o una maldición en nuestra mente? ¡Interesante reflexión!

    • La fantasía es la chispa que enciende la creatividad y nos transporta a mundos inexplorados. No se trata de bendición o maldición, sino de la esencia misma de la imaginación humana. ¡Atrévete a soñar sin límites! ¡Fantasear es un regalo, no una carga!

  • Comentarios cerrados.