12 de febrero 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Age of Love

12 de febrero 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Un día estaba jugando con mi hermano y mi primo a un juego de guerra. Call of Duty o alguno de esos. Estaba en Huesca y mi abuelo apareció. Soltó esas joyitas fraguadas por el paso de la vida que se te quedan en el maldito cerebro: «¿Os gusta la guerra?»
Razón no tenía… ¿Nos gusta la guerra? ¿Por qué todos los videojuegos o una grandísima mayoría van en torno a conquistar y someter? El Risk (sin mencionar las mil disputas generadas tras el juego y familias rotas por esas cartas rojas) y los miles de videojocs de la Playstation sobre guerra y más guerrita; el propio Age of Empires o Imperivm: construye tu civilización y derroca a las demás a base de catapultas y barcos errantes.
Así que estas Navidades -las del futuro o las que sean-, El Corte Inglés, Decathlons y demás ferreterías, van a comercializar un nuevo juego hecho por unos jóvenes… por ejemplo.
Se llama Age of Love. ¿Precioso, no? La edad del amor, la civilización del besito en la mejilla. Corren conejitos, Angelosos felices, granjas so happy.
Les cuento cómo se desarrollará este juego, a ver si les convence.
Age of Love tratará de conquistar el mundo a base de amor del bueno, un Age algo naif, un poquito rosa. Ausonia será uno de los que apoyarán la financiación del software.
Habrá diferentes «tribus urbanas» cuyo fin será conquistar el mundo no desde la guerra, sino desde el amor fraterno.
Puedes elegir entre:

  • Tribu mediática del amor: sus líderes forman con Jesús de Nazaret, Budha del Tiger que se mueve con el sol y Gandhi. Paz y mucho flou.
    Incluyen milagritos.
  • Gremio de los filósofos: «Nando» Savater y Paulo Coelho. Es el gremio filosófico del fondo del corazón. Sufren una pequeña división: Coelho va algo más de guay. Savater le mete con toda la mano. Siempre contestan con preguntas o afirman con exclamaciones. Últimamente no puntúan las frases para darles más nervio. Viajan en bus.
  • Futbolistas que no paran de celebrar los goles haciendo la forma de un corazón con los dedos. Di María, exmedio del Madrid y actual del Manchester United inglés, lidera esta formación.
  • Blogueros: acompañados de un ejército de youtubers intentarán conquistar el mundo del cuore con videotutoriales y pestañitas imposiboooooooools.
    Si haces caso de sus tuits te atrapan de la forma más amistosa y te unen a ell@s.
  • Cantautores: Andrew Suárez, Isma Serrano y DePeter. Escriben siempre sobre los mismos desenganhos. Tribu underground que se lleva bien con la anterior. Mundos del tuit conquistados también a base de true love.
  • Dibujantes: quizá la tribu más idílica y competente. Fran Ibáñez, Mingote, Uderzo y Goscinny. Hergé también. Llenan el mundo de color.
  • Los periódicos: Marca.com te enamora con sus juegos de palabras brillantes. Diario Olé argentino le acompaña. Cuentan con el apoyo de arroz Brillante, aunque para sutileza, la de las portadas de estos diarios algo enfermos.
  • Carcajadas Men: aportan la risa a un mundo a veces no tan dichoso. Componen este grupo Chiquito de la Road Romana, el rubio de Cruz y Raya y Eugenio. Trabajadores de la carcajada. Se ríen encima todo el día y por las noches también.
    Conquistarán masas a través de su ingenio y chiste.
  • Frikis: Pedro Duque, Lina Morgan Freeman, Freelance Armstrong y Arturo Daudén Ibáñez (exárbitro) forman un lobby raro, pero al final deciden en temas del corazón.

Estas 9 tribus se pasan el juego buscando el amor del bueno. Quien más amor tenga gana, y por supuesto, acaba compartiéndolo con los otros 8 grupos en una dinámica fin de Curso.

¿Qué hacer para «ganar»?

Como en el auténtico Age of Empires, existirán unas Ruinas que siempre viene bien tenerlas de tu lado: el juego está plagado de Frigopiés. ¡Hazte con todos!
En el software, en vez de granjas, habrá, Joaquines Sabina y Pacos de Lucy que cultivar; y en vez de puertos, habrá ositos amorosos que educar: «Los humoristas están educando a un osito amoroso».
«Arriba los corazones», de Miki Ríos, será una de las bandas sonoras del juego.
Age of Love distribuirá alrededor del territorio 4 materias primas: en vez de oro, piedra, madera y comida, las 9 tribus alternativas tendrán que conseguir: «Espíritu Santo» (líder espiritual), Robert de Niro, Zapatófonos y siesta en pijama. En la versión extendida, Conventos buenos y tintorerías.
Si te faltan, por ejemplo, 100 de Robert de Niro, puedes escribir jamonjamonjamonjamon y recibes 800 más.
Con todas esas materias primas, además de poder crear Joaquines Sabinas, Pacos de Lucy u ositos amorosos, te servirán para crear, en vez de cuarteles generales, tiendas de bicicletas Orbea.
Las antiguas arquerías serán Tienda de Becas, y las caballerías, Talleres de Radio. Es bueno tener un taller de radio, una tienda de becas y otra de bicis.
«Jesús de Nazaret está haciendo un taller de radio».
En el Age of Love, en vez de construir Maravillas, harás «Gente que pegó Carteles de UCD». «Chiquito de la Road Romana acaba de terminar un Gente que pegó Carteles de UCD». Si en 2.000 años siguen pegando Carteles, los humoristas habrán ganado el juego.
¡Manolito Gafotas!
Los pequeños carritos azules que en el Age of Empires tenías que coger, ahora serán «Revertes». Si te haces con todos los Pérez Reverte diseminados por el mapa, te dan puntos.
En la Edad del Amor del bueno (otro nombre para llamar al jueguito), existen varias figuras que van a su bola, pero con las que puedes aliarte:

  • Chamán Labordeta y Special Downs (tribu tuareg que te ayuda).
  • Manolo LaLama comenta el juego. Age of Love además lo presenta el rubio de Blade Runner (el de he visto cosas que bla bla bla…).
  • El abuelo bantú y el padre tirolés son los sacerdotes de los Templos del Amor que puedes también construir.

Pero, ¡ojo!, no todo son días de vino y rosas en este juego. De pronto los Cursos del INEM y CV desactualizados pueden atacar tu ciudad. La tía del pueblo también, pero tranquilo: si posees un Ramonchu en tu equipo, no pasará nada.
Es bueno también que construyas un mercado. En este caso, «Cochera de Alsa»; con que tengas una Estación de Autocares, es suficiente. Aunque dos es bueno también. Te darán Roberts de Niro y las otras 3 materias primas que te hacen seguir evolucionando.
Las casitas son ciudades deportivas. Unas 10 ciudades deportivas por tribu son un buen número para, por ejemplo, hacer una antigua «Academia» en Age of Love llamada Imprenta de Gütenberg.
¡Importante! Cada Tribu empieza con su Plaza Central, o mejor llamado Centro Coworking Y Copas.
Ejércitos de Pastores, tarados y perturbaditos tendrán el poder de cada Tribu y serán los encargados de llegar a tu corazón. Élite.
Mujeres de la Noche actuarán como Atalayas lanzando flechas del amor a los boy scouts: tribu mercenaria de no fiar.
También hay que tener cuidado con el antiguo «Photon Man», pistoleros pagados por alguna tribu de mal vivir, como Los Periódicos. Estos Photon Man, o Big Daddys, son llamados Consultorías, Departamentos de Marketing y Auditorías: destruyen y rompen corazones, deshacen sueños. Mucho cuidado con ellos, son la gran amenaza.
No obstante si tu Tienda de Becas está avanzada y tu chamán Labordeta va bien, no habrá problema. No te olvides de almacenar otro tótem como son «La Generación Perdida» y «El año de la recuperación».
Vendrán bien para luchar contra los boy scouts.
Los barcos pesqueros en Age of Love son Juglares y Zalameros que actúan con libertad total de movimiento y creación. Conquistan el mundo beso, verso, beso a verso, o al revés.
En Age of Love la gente que baja a fumar ya no fuma, sino que toca la guitarra. Puedes hacer magia.
Los Centros Gubernamentales son los Cupones de la 11 y las nuevas catapultas son Mendigos que con sus sacos de dormir, libros de lectura –de qué si no-, y cartones, hacen el amor sin parar al Juego entero.
Los Graneros son salvaguardados por vídeo aficionados, y los almacenes subterráneos son Talleres de coches con pósteres de titis.
Remarcar que la antigua cabecera de Informe Semanal, la música de Tintín y «la vida es una lenteja», sonarán como sintonías de La Edad del Amor.
Por último cabe recordar que, para hacer el amor auténtico al Mundo, deberás de construir Centros de Business, hacer algún que otro western, alabar a las castañeras y esnifar el olor de los libros (te dará vida, corazones y manzanas verdes).
Coger brevas te dará de nuevo más Robert de Niro y Espíritu Santo.
Finalmente cuando al final uno de los 9 Grupos consigue ganar a base de amor y amor y amor, suena la música de Movie Record como señal de victoria final.
Porque el amor siempre triunfa, y Age of Love está para garantizar que ningún abuelo más piense que a sus nietos les mola la guerra.
Amén.
P.D. ¡Cuidado con El Hormiguero y los Viajes a la India y NY! Mantén una flota de barrenderos positivos y una fábrica de logos constante para frenar su avance en el Reino del Amor Verdadero.

Foto: NatUlrich / Shutterstock.com

Un día estaba jugando con mi hermano y mi primo a un juego de guerra. Call of Duty o alguno de esos. Estaba en Huesca y mi abuelo apareció. Soltó esas joyitas fraguadas por el paso de la vida que se te quedan en el maldito cerebro: «¿Os gusta la guerra?»
Razón no tenía… ¿Nos gusta la guerra? ¿Por qué todos los videojuegos o una grandísima mayoría van en torno a conquistar y someter? El Risk (sin mencionar las mil disputas generadas tras el juego y familias rotas por esas cartas rojas) y los miles de videojocs de la Playstation sobre guerra y más guerrita; el propio Age of Empires o Imperivm: construye tu civilización y derroca a las demás a base de catapultas y barcos errantes.
Así que estas Navidades -las del futuro o las que sean-, El Corte Inglés, Decathlons y demás ferreterías, van a comercializar un nuevo juego hecho por unos jóvenes… por ejemplo.
Se llama Age of Love. ¿Precioso, no? La edad del amor, la civilización del besito en la mejilla. Corren conejitos, Angelosos felices, granjas so happy.
Les cuento cómo se desarrollará este juego, a ver si les convence.
Age of Love tratará de conquistar el mundo a base de amor del bueno, un Age algo naif, un poquito rosa. Ausonia será uno de los que apoyarán la financiación del software.
Habrá diferentes «tribus urbanas» cuyo fin será conquistar el mundo no desde la guerra, sino desde el amor fraterno.
Puedes elegir entre:

  • Tribu mediática del amor: sus líderes forman con Jesús de Nazaret, Budha del Tiger que se mueve con el sol y Gandhi. Paz y mucho flou.
    Incluyen milagritos.
  • Gremio de los filósofos: «Nando» Savater y Paulo Coelho. Es el gremio filosófico del fondo del corazón. Sufren una pequeña división: Coelho va algo más de guay. Savater le mete con toda la mano. Siempre contestan con preguntas o afirman con exclamaciones. Últimamente no puntúan las frases para darles más nervio. Viajan en bus.
  • Futbolistas que no paran de celebrar los goles haciendo la forma de un corazón con los dedos. Di María, exmedio del Madrid y actual del Manchester United inglés, lidera esta formación.
  • Blogueros: acompañados de un ejército de youtubers intentarán conquistar el mundo del cuore con videotutoriales y pestañitas imposiboooooooools.
    Si haces caso de sus tuits te atrapan de la forma más amistosa y te unen a ell@s.
  • Cantautores: Andrew Suárez, Isma Serrano y DePeter. Escriben siempre sobre los mismos desenganhos. Tribu underground que se lleva bien con la anterior. Mundos del tuit conquistados también a base de true love.
  • Dibujantes: quizá la tribu más idílica y competente. Fran Ibáñez, Mingote, Uderzo y Goscinny. Hergé también. Llenan el mundo de color.
  • Los periódicos: Marca.com te enamora con sus juegos de palabras brillantes. Diario Olé argentino le acompaña. Cuentan con el apoyo de arroz Brillante, aunque para sutileza, la de las portadas de estos diarios algo enfermos.
  • Carcajadas Men: aportan la risa a un mundo a veces no tan dichoso. Componen este grupo Chiquito de la Road Romana, el rubio de Cruz y Raya y Eugenio. Trabajadores de la carcajada. Se ríen encima todo el día y por las noches también.
    Conquistarán masas a través de su ingenio y chiste.
  • Frikis: Pedro Duque, Lina Morgan Freeman, Freelance Armstrong y Arturo Daudén Ibáñez (exárbitro) forman un lobby raro, pero al final deciden en temas del corazón.

Estas 9 tribus se pasan el juego buscando el amor del bueno. Quien más amor tenga gana, y por supuesto, acaba compartiéndolo con los otros 8 grupos en una dinámica fin de Curso.

¿Qué hacer para «ganar»?

Como en el auténtico Age of Empires, existirán unas Ruinas que siempre viene bien tenerlas de tu lado: el juego está plagado de Frigopiés. ¡Hazte con todos!
En el software, en vez de granjas, habrá, Joaquines Sabina y Pacos de Lucy que cultivar; y en vez de puertos, habrá ositos amorosos que educar: «Los humoristas están educando a un osito amoroso».
«Arriba los corazones», de Miki Ríos, será una de las bandas sonoras del juego.
Age of Love distribuirá alrededor del territorio 4 materias primas: en vez de oro, piedra, madera y comida, las 9 tribus alternativas tendrán que conseguir: «Espíritu Santo» (líder espiritual), Robert de Niro, Zapatófonos y siesta en pijama. En la versión extendida, Conventos buenos y tintorerías.
Si te faltan, por ejemplo, 100 de Robert de Niro, puedes escribir jamonjamonjamonjamon y recibes 800 más.
Con todas esas materias primas, además de poder crear Joaquines Sabinas, Pacos de Lucy u ositos amorosos, te servirán para crear, en vez de cuarteles generales, tiendas de bicicletas Orbea.
Las antiguas arquerías serán Tienda de Becas, y las caballerías, Talleres de Radio. Es bueno tener un taller de radio, una tienda de becas y otra de bicis.
«Jesús de Nazaret está haciendo un taller de radio».
En el Age of Love, en vez de construir Maravillas, harás «Gente que pegó Carteles de UCD». «Chiquito de la Road Romana acaba de terminar un Gente que pegó Carteles de UCD». Si en 2.000 años siguen pegando Carteles, los humoristas habrán ganado el juego.
¡Manolito Gafotas!
Los pequeños carritos azules que en el Age of Empires tenías que coger, ahora serán «Revertes». Si te haces con todos los Pérez Reverte diseminados por el mapa, te dan puntos.
En la Edad del Amor del bueno (otro nombre para llamar al jueguito), existen varias figuras que van a su bola, pero con las que puedes aliarte:

  • Chamán Labordeta y Special Downs (tribu tuareg que te ayuda).
  • Manolo LaLama comenta el juego. Age of Love además lo presenta el rubio de Blade Runner (el de he visto cosas que bla bla bla…).
  • El abuelo bantú y el padre tirolés son los sacerdotes de los Templos del Amor que puedes también construir.

Pero, ¡ojo!, no todo son días de vino y rosas en este juego. De pronto los Cursos del INEM y CV desactualizados pueden atacar tu ciudad. La tía del pueblo también, pero tranquilo: si posees un Ramonchu en tu equipo, no pasará nada.
Es bueno también que construyas un mercado. En este caso, «Cochera de Alsa»; con que tengas una Estación de Autocares, es suficiente. Aunque dos es bueno también. Te darán Roberts de Niro y las otras 3 materias primas que te hacen seguir evolucionando.
Las casitas son ciudades deportivas. Unas 10 ciudades deportivas por tribu son un buen número para, por ejemplo, hacer una antigua «Academia» en Age of Love llamada Imprenta de Gütenberg.
¡Importante! Cada Tribu empieza con su Plaza Central, o mejor llamado Centro Coworking Y Copas.
Ejércitos de Pastores, tarados y perturbaditos tendrán el poder de cada Tribu y serán los encargados de llegar a tu corazón. Élite.
Mujeres de la Noche actuarán como Atalayas lanzando flechas del amor a los boy scouts: tribu mercenaria de no fiar.
También hay que tener cuidado con el antiguo «Photon Man», pistoleros pagados por alguna tribu de mal vivir, como Los Periódicos. Estos Photon Man, o Big Daddys, son llamados Consultorías, Departamentos de Marketing y Auditorías: destruyen y rompen corazones, deshacen sueños. Mucho cuidado con ellos, son la gran amenaza.
No obstante si tu Tienda de Becas está avanzada y tu chamán Labordeta va bien, no habrá problema. No te olvides de almacenar otro tótem como son «La Generación Perdida» y «El año de la recuperación».
Vendrán bien para luchar contra los boy scouts.
Los barcos pesqueros en Age of Love son Juglares y Zalameros que actúan con libertad total de movimiento y creación. Conquistan el mundo beso, verso, beso a verso, o al revés.
En Age of Love la gente que baja a fumar ya no fuma, sino que toca la guitarra. Puedes hacer magia.
Los Centros Gubernamentales son los Cupones de la 11 y las nuevas catapultas son Mendigos que con sus sacos de dormir, libros de lectura –de qué si no-, y cartones, hacen el amor sin parar al Juego entero.
Los Graneros son salvaguardados por vídeo aficionados, y los almacenes subterráneos son Talleres de coches con pósteres de titis.
Remarcar que la antigua cabecera de Informe Semanal, la música de Tintín y «la vida es una lenteja», sonarán como sintonías de La Edad del Amor.
Por último cabe recordar que, para hacer el amor auténtico al Mundo, deberás de construir Centros de Business, hacer algún que otro western, alabar a las castañeras y esnifar el olor de los libros (te dará vida, corazones y manzanas verdes).
Coger brevas te dará de nuevo más Robert de Niro y Espíritu Santo.
Finalmente cuando al final uno de los 9 Grupos consigue ganar a base de amor y amor y amor, suena la música de Movie Record como señal de victoria final.
Porque el amor siempre triunfa, y Age of Love está para garantizar que ningún abuelo más piense que a sus nietos les mola la guerra.
Amén.
P.D. ¡Cuidado con El Hormiguero y los Viajes a la India y NY! Mantén una flota de barrenderos positivos y una fábrica de logos constante para frenar su avance en el Reino del Amor Verdadero.

Foto: NatUlrich / Shutterstock.com

Compártelo twitter facebook whatsapp
Mengo, el misterioso club de lucha que salió de la imaginación de un fotógrafo
¡Mira, una bambucicleta!
Lo que cuentan los medios no es real
Eguchi Aimi, ¿demasiado perfecta para ser real?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad