fbpx
5 de junio 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El origen de los dichos: Ahí me las den todas

5 de junio 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Qué forma tan elegante de decir que nos importa un pimiento si al prójimo le va mal. Y qué manera tan chulesca de expresar lo muchísimo que te trae al pairo ese marrón que se supone te iba a caer encima.
A grandes rasgos, solemos decir esta frase cuando queremos expresar eso mismo: indiferencia ante los contratiempos que podamos sufrir tanto nosotros mismos como otros.
Hay un cuentecillo que explica el origen del dicho. Bueno, precisemos. El cuento es uno, pero sus versiones son varias. Aunque al final todas vienen a coincidir en lo mismo. Paso a resumiros:
Un alguacil fue enviado a cobrar una multa a unos paisanos que bien podrían ser los tatarabuelos de Esperanza Aguirre por lo chulesco y quebrantaleyes de su actitud, y en lugar de pagar con dinero, los paisanos le arrearon en la cara así, con toda la mano abierta. ¡Toma, para el juez que te envía!, contestaron los multados. Así que se volvió el buen alguacil a casa de su señor (juez en unas versiones, Corregidor en otras, mandamás en todas ellas) a informarle de lo ocurrido.
Y el alguacil preguntó:
– Señor, cuando yo voy a hacer un trabajillo en su nombre, ¿le represento como si fuera usted mismo?
– Efectiviwonder -contestó el jefe.
– Y si mi menda es usted mismo, mi cara es también la suya, ¿no? -continuó razonando el empleado.
– ¡Oh, yeah! -respondió el jefe.
– Entonces, si me dan una bofetada a mí, se la dan a usted, ¿cierto? -siguió.
– Cierto -contestó el mandamás.
– Pues acaban de darme un guantazo en esta cara que en realidad es la suya. O sea, que para usted -contestó mosqueado y esperando venganza el algualcil.
– ¿Ah sí? ¡Pues ahí me las den todas! – contestó el jefe.
José María Iribarren tiene documentadas tres versiones de este cuento. Una la da Joaquín Bastús en La sabiduría de las naciones. Otra la ofrece Seijas Patiño (Francisco de Paula, para los amigos) en su Comentario al «Cuento de cuentos», de Quevedo; y la última y más completa versión aparece en Antología de cuentos de la literatura universal, de Ramón Menéndez Pidal, donde se recoge el cuentecillo de Juan Martínez Villergas sobre el criado y el Corregidor.

Qué forma tan elegante de decir que nos importa un pimiento si al prójimo le va mal. Y qué manera tan chulesca de expresar lo muchísimo que te trae al pairo ese marrón que se supone te iba a caer encima.
A grandes rasgos, solemos decir esta frase cuando queremos expresar eso mismo: indiferencia ante los contratiempos que podamos sufrir tanto nosotros mismos como otros.
Hay un cuentecillo que explica el origen del dicho. Bueno, precisemos. El cuento es uno, pero sus versiones son varias. Aunque al final todas vienen a coincidir en lo mismo. Paso a resumiros:
Un alguacil fue enviado a cobrar una multa a unos paisanos que bien podrían ser los tatarabuelos de Esperanza Aguirre por lo chulesco y quebrantaleyes de su actitud, y en lugar de pagar con dinero, los paisanos le arrearon en la cara así, con toda la mano abierta. ¡Toma, para el juez que te envía!, contestaron los multados. Así que se volvió el buen alguacil a casa de su señor (juez en unas versiones, Corregidor en otras, mandamás en todas ellas) a informarle de lo ocurrido.
Y el alguacil preguntó:
– Señor, cuando yo voy a hacer un trabajillo en su nombre, ¿le represento como si fuera usted mismo?
– Efectiviwonder -contestó el jefe.
– Y si mi menda es usted mismo, mi cara es también la suya, ¿no? -continuó razonando el empleado.
– ¡Oh, yeah! -respondió el jefe.
– Entonces, si me dan una bofetada a mí, se la dan a usted, ¿cierto? -siguió.
– Cierto -contestó el mandamás.
– Pues acaban de darme un guantazo en esta cara que en realidad es la suya. O sea, que para usted -contestó mosqueado y esperando venganza el algualcil.
– ¿Ah sí? ¡Pues ahí me las den todas! – contestó el jefe.
José María Iribarren tiene documentadas tres versiones de este cuento. Una la da Joaquín Bastús en La sabiduría de las naciones. Otra la ofrece Seijas Patiño (Francisco de Paula, para los amigos) en su Comentario al «Cuento de cuentos», de Quevedo; y la última y más completa versión aparece en Antología de cuentos de la literatura universal, de Ramón Menéndez Pidal, donde se recoge el cuentecillo de Juan Martínez Villergas sobre el criado y el Corregidor.

Compártelo twitter facebook whatsapp
A las 'manis' se va con la sonrisa puesta
No es que no os tenga aprecio: Los vídeos de «me voy a la playa sin ningún remordimiento»
Todo mejora con la presencia de una cebra
Los chamanes de la ayahuasca confluyen en Ibiza
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies