3 de marzo 2014    /   IDEAS
por
 

El Ajedrecista: el antecesor español de Deep Blue

3 de marzo 2014    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Deep Blue venció a Kaspárov. Pero no fue la primera máquina que superó a un genio. En España, en 1912, un ingeniero y matemático llamado Leonardo Torres Quevedo (1852-1936) inventó un autómata (instrumento con un mecanismo que le permite hacer determinados movimientos) que jugaba al ajedrez y sabía cómo ganar al humano.

aje
Foto de Wikimedia.org

El Ajedrecista (así se llamaba el aparato) está considerado el primer autómata de ajedrez y también el primer juego de ordenador de la historia. La presentación al mundo se produjo en la Feria de París de 1914 y un año más tarde la revista Scientific American le dedicó un extenso artículo titulado Torres and His Remarkable Automatic Device.

En su primera versión la máquina movía las fichas con un brazo mecánico. Unos años después, el ingeniero aeronáutico y de caminos lo sustituyó por unos imanes bajo el tablero, según un artículo de IEEE Computer Society.

El Ajedrecista sigue funcionando y hoy se conserva en la Escuela Técnica Superior de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid.

ajedrecista

Imagen de portada: El Ajedrecista, de Leonardo Torres Quevedo. De Wikimedia.org, reproducida bajo licencia CC.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Deep Blue venció a Kaspárov. Pero no fue la primera máquina que superó a un genio. En España, en 1912, un ingeniero y matemático llamado Leonardo Torres Quevedo (1852-1936) inventó un autómata (instrumento con un mecanismo que le permite hacer determinados movimientos) que jugaba al ajedrez y sabía cómo ganar al humano.

aje
Foto de Wikimedia.org

El Ajedrecista (así se llamaba el aparato) está considerado el primer autómata de ajedrez y también el primer juego de ordenador de la historia. La presentación al mundo se produjo en la Feria de París de 1914 y un año más tarde la revista Scientific American le dedicó un extenso artículo titulado Torres and His Remarkable Automatic Device.

En su primera versión la máquina movía las fichas con un brazo mecánico. Unos años después, el ingeniero aeronáutico y de caminos lo sustituyó por unos imanes bajo el tablero, según un artículo de IEEE Computer Society.

El Ajedrecista sigue funcionando y hoy se conserva en la Escuela Técnica Superior de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad Politécnica de Madrid.

ajedrecista

Imagen de portada: El Ajedrecista, de Leonardo Torres Quevedo. De Wikimedia.org, reproducida bajo licencia CC.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Hexágonos modulares, la apuesta arquitectónica para luchar contra la pandemia
El ministro estrella somos todos
Las remezclas audiovisuales agitan las revueltas de Brasil
Los ladrones roban menos dinero que la gente «no ladrona»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad