26 de mayo 2011    /   BUSINESS
por
 

Al Jazeera forma su propia cantera de periodistas ciudadanos

26 de mayo 2011    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.


«En Egipto la gente nos pedía que no apagáramos nuestras cámaras porque si lo hacíamos ellos podían morir». Tanto Ersa Domagraci como el resto del equipo de Al Jazeera intentaban cumplir con estas peticiones. Pero a veces no era fácil. «Había muchas restricciones que nos impedían realizar nuestro trabajo» Por suerte, tanto en El Cairo como en el resto de escenarios de la primavera árabe, el medio catarí cuenta y ha contado con la colaboración de varios espontáneos: «En muchas ocasiones, los propios ciudadanos se convierten en nuestros ojos y nuestros oídos».Al Jazeera quiere ahora que todos esos improvisados corresponsales amplíen sus conocimientos sobre el uso de nuevas medios y nuevas tecnologías. Y lo hará mediante una serie de tutoriales. Su objetivo, «cultivar una comunidad de periodistas ciudadanos», según declaraciones de la propia Domagraci, recogidas en Journalism.co.uk
«Los ciudadanos están en el centro de lo que está pasando… Nosotros sólo tenemos que darles un micrófono para ampliar sus voces. En Siria, por ejemplo, no tenemos a ningún enviado especial. Confiamos en el contenido que nos proporciona la gente que lo está viviendo en primera persona».
Una labor que estos ciudadanos están dispuestos a desempeñar pese a los peligros que implica. «El periodismo siempre conlleva riesgos. Es nuestra obligación tomar esas voces aunque existe un riesgo al hacerlo. Somos conscientes de ello y por eso respetamos la decisión de los periodistas ciudadanos que no quieren que se les identifique».
Imagen de Collin David Anderson reproducida bajo licencia CC

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.


«En Egipto la gente nos pedía que no apagáramos nuestras cámaras porque si lo hacíamos ellos podían morir». Tanto Ersa Domagraci como el resto del equipo de Al Jazeera intentaban cumplir con estas peticiones. Pero a veces no era fácil. «Había muchas restricciones que nos impedían realizar nuestro trabajo» Por suerte, tanto en El Cairo como en el resto de escenarios de la primavera árabe, el medio catarí cuenta y ha contado con la colaboración de varios espontáneos: «En muchas ocasiones, los propios ciudadanos se convierten en nuestros ojos y nuestros oídos».Al Jazeera quiere ahora que todos esos improvisados corresponsales amplíen sus conocimientos sobre el uso de nuevas medios y nuevas tecnologías. Y lo hará mediante una serie de tutoriales. Su objetivo, «cultivar una comunidad de periodistas ciudadanos», según declaraciones de la propia Domagraci, recogidas en Journalism.co.uk
«Los ciudadanos están en el centro de lo que está pasando… Nosotros sólo tenemos que darles un micrófono para ampliar sus voces. En Siria, por ejemplo, no tenemos a ningún enviado especial. Confiamos en el contenido que nos proporciona la gente que lo está viviendo en primera persona».
Una labor que estos ciudadanos están dispuestos a desempeñar pese a los peligros que implica. «El periodismo siempre conlleva riesgos. Es nuestra obligación tomar esas voces aunque existe un riesgo al hacerlo. Somos conscientes de ello y por eso respetamos la decisión de los periodistas ciudadanos que no quieren que se les identifique».
Imagen de Collin David Anderson reproducida bajo licencia CC

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Basket Dudes: el primer juego multijugador gratuito de Bitoon Games
Los romanos también hablaban de forma macarrónica
El sabor del fracaso en Silicon Valley
Bibliocabinas: cabinas telefónicas convertidas en bibliotecas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
f