fbpx
26 de septiembre 2019    /   CREATIVIDAD
por
 

Contra el miedo y la ansiedad, ‘collages’ vertiginosos

26 de septiembre 2019    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Cuando piensas en cómo puede ser un trabajo artístico destinado a calmar la ansiedad, quizá los collages de Alex Eckman-Law no sean lo primero que se te venga a la cabeza. Y, sin embargo, este artista de Filadelfia los crea como terapia contra esa enfermedad. «Extrañamente, trabajar en estas piezas a menudo me hace sentir muy tranquilo. Soy una persona muy ansiosa y un poco hipocondríaca en particular, así que me ayuda mucho tener el control total de lo que hay dentro de un cuerpo, aunque solo sea en mis collages».

Con sus creaciones, trata de encontrar una manera de situarse en un pequeño oasis, un escondite donde sentirse seguro. «Mi trabajo trata a menudo sobre la ansiedad, el miedo, el peso de la historia o de la familia, pero la pieza en sí misma es, de alguna manera, serena para mí». Para Eckman-Law, afrontar esos miedos e inseguridades es un punto al que muchos que las padecen quieren llegar y, en su caso, ayuda mucho categorizarlos para recuperar algo de su vida. «El collage trata de aprovechar el caos, así que para una persona como yo realmente ayuda poder poner ese caos en algún tipo de orden».

Las figuras de Eckman-Law nos transportan a las profundidades de mundos que no sospechábamos (o quizá sí, de ahí la necesidad y el morbo de seguir mirando) en el interior de las cosas que vemos. Capa a capa nos dejamos caer en agujeros negros que nos atraen y nos asustan de igual manera para dejarnos con cierta sensación de vértigo. «No necesariamente quiero que la gente tenga vértigo por ver mi trabajo, pero un cierto malestar es, sin duda, bienvenido».

Quizá sea esa intención de perturbar la que se adivina ya desde lo que escribe en su perfil de Instagram: «Sludge, grime, scum from the gutters of philly (Lodo, suciedad, escoria de las alcantarillas de Filadelfia)». «En realidad, se trata de una broma hasta cierto punto», explica riendo cuando le preguntamos en qué momento se dejó llevar al lado oscuro. «No sé cómo explicar esto exactamente, pero realmente me siento como una especie de babosa humana, arrastrándose a través de la suciedad, tratando de sobrevivir lo suficiente para hacer otra obra de arte. Un año más en el lodo». Aunque confiesa que escribió la frase cuando sus compañeros de piso y él tuvieron que mudarse a otra zona de la ciudad «más deprimente» cuando su casero vendió el edificio. «Parecía que estábamos condenados a vivir como escoria, así que por qué no aceptarlo, ¿sabes?».

Pero volvamos a sus collages. El artista de Filadelfia parece proceder con la meticulosidad de un cirujano decimonónico que separa y disecciona músculos, tejidos y órganos en un antiguo manual de anatomía. Y ahí damos con la kriptonita de Eckman-Low. «¡Nooo! La cirugía es realmente aterradora para mí. Tuve una operación de columna bastante seria cuando era niño (escoliosis) y creo que estoy un poco atormentado por ello. La idea de que las cosas pueden estar retorciéndose dentro de ti sin tu permiso o incluso sin tu conocimiento me parece una traición terrible».

¿Qué es lo que inspira, entonces, a este artista del collage? Definir una sola cosa le resulta complicado. En vez de mirar a otros artistas, afirma, trata de mantener la mente abierta a lo que le hace sentir algo y luego intenta reflejarlo en su trabajo. «He encontrado esto realmente liberador y me ha abierto a apreciar muchas más cosas en mi vida que son importantes para mí. Un paseo hasta la tienda, un tipo particular de luz en mi baño, una canción que me encanta, una película que nunca había visto antes». No solo. También dedica tiempo a bucear en un sinfín de fotos de bancos de imágenes de dominio público que le resultan impactantes. «Esto podría bastar por sí mismo para inspirar una pieza, si tengo suerte».

Eckman-Law disfruta escuchando las interpretaciones que sus seguidores hacen de sus obras. «Quiero que el espectador aporte su propia experiencia/interpretación a la obra, y que no se sienta atrapado por mis ideas al respecto». Pero un cierto poso inquietante, oscuro, queda en la retina al contemplarla. Más que el sueño americano, sus collages parecen representar la pesadilla americana. Para él, al menos, los tres últimos años sí lo han sido. «Hay muchas cosas sobre Estados Unidos en este momento que son extremadamente aterradoras y decepcionantes, por no decir más, todas las cuales alimentan absolutamente este trabajo. Tiendo a hacer un trabajo más personal y menos expresamente político, pero últimamente es muy difícil separar las dos cosas».

Cuando piensas en cómo puede ser un trabajo artístico destinado a calmar la ansiedad, quizá los collages de Alex Eckman-Law no sean lo primero que se te venga a la cabeza. Y, sin embargo, este artista de Filadelfia los crea como terapia contra esa enfermedad. «Extrañamente, trabajar en estas piezas a menudo me hace sentir muy tranquilo. Soy una persona muy ansiosa y un poco hipocondríaca en particular, así que me ayuda mucho tener el control total de lo que hay dentro de un cuerpo, aunque solo sea en mis collages».

Con sus creaciones, trata de encontrar una manera de situarse en un pequeño oasis, un escondite donde sentirse seguro. «Mi trabajo trata a menudo sobre la ansiedad, el miedo, el peso de la historia o de la familia, pero la pieza en sí misma es, de alguna manera, serena para mí». Para Eckman-Law, afrontar esos miedos e inseguridades es un punto al que muchos que las padecen quieren llegar y, en su caso, ayuda mucho categorizarlos para recuperar algo de su vida. «El collage trata de aprovechar el caos, así que para una persona como yo realmente ayuda poder poner ese caos en algún tipo de orden».

Las figuras de Eckman-Law nos transportan a las profundidades de mundos que no sospechábamos (o quizá sí, de ahí la necesidad y el morbo de seguir mirando) en el interior de las cosas que vemos. Capa a capa nos dejamos caer en agujeros negros que nos atraen y nos asustan de igual manera para dejarnos con cierta sensación de vértigo. «No necesariamente quiero que la gente tenga vértigo por ver mi trabajo, pero un cierto malestar es, sin duda, bienvenido».

Quizá sea esa intención de perturbar la que se adivina ya desde lo que escribe en su perfil de Instagram: «Sludge, grime, scum from the gutters of philly (Lodo, suciedad, escoria de las alcantarillas de Filadelfia)». «En realidad, se trata de una broma hasta cierto punto», explica riendo cuando le preguntamos en qué momento se dejó llevar al lado oscuro. «No sé cómo explicar esto exactamente, pero realmente me siento como una especie de babosa humana, arrastrándose a través de la suciedad, tratando de sobrevivir lo suficiente para hacer otra obra de arte. Un año más en el lodo». Aunque confiesa que escribió la frase cuando sus compañeros de piso y él tuvieron que mudarse a otra zona de la ciudad «más deprimente» cuando su casero vendió el edificio. «Parecía que estábamos condenados a vivir como escoria, así que por qué no aceptarlo, ¿sabes?».

Pero volvamos a sus collages. El artista de Filadelfia parece proceder con la meticulosidad de un cirujano decimonónico que separa y disecciona músculos, tejidos y órganos en un antiguo manual de anatomía. Y ahí damos con la kriptonita de Eckman-Low. «¡Nooo! La cirugía es realmente aterradora para mí. Tuve una operación de columna bastante seria cuando era niño (escoliosis) y creo que estoy un poco atormentado por ello. La idea de que las cosas pueden estar retorciéndose dentro de ti sin tu permiso o incluso sin tu conocimiento me parece una traición terrible».

¿Qué es lo que inspira, entonces, a este artista del collage? Definir una sola cosa le resulta complicado. En vez de mirar a otros artistas, afirma, trata de mantener la mente abierta a lo que le hace sentir algo y luego intenta reflejarlo en su trabajo. «He encontrado esto realmente liberador y me ha abierto a apreciar muchas más cosas en mi vida que son importantes para mí. Un paseo hasta la tienda, un tipo particular de luz en mi baño, una canción que me encanta, una película que nunca había visto antes». No solo. También dedica tiempo a bucear en un sinfín de fotos de bancos de imágenes de dominio público que le resultan impactantes. «Esto podría bastar por sí mismo para inspirar una pieza, si tengo suerte».

Eckman-Law disfruta escuchando las interpretaciones que sus seguidores hacen de sus obras. «Quiero que el espectador aporte su propia experiencia/interpretación a la obra, y que no se sienta atrapado por mis ideas al respecto». Pero un cierto poso inquietante, oscuro, queda en la retina al contemplarla. Más que el sueño americano, sus collages parecen representar la pesadilla americana. Para él, al menos, los tres últimos años sí lo han sido. «Hay muchas cosas sobre Estados Unidos en este momento que son extremadamente aterradoras y decepcionantes, por no decir más, todas las cuales alimentan absolutamente este trabajo. Tiendo a hacer un trabajo más personal y menos expresamente político, pero últimamente es muy difícil separar las dos cosas».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los diseñadores de Carga máxima recuperan la gráfica chillante peruana
El futuro del Co-everything
Fotomontajes para desmontar el estilo de vida americano
Cómo explicar una enfermedad de forma amable
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies