fbpx
20 de abril 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

Alfombra tu salón con tanques y ametralladoras

20 de abril 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En los años ochenta, la guerra de Afganistán estaba en su máximo apogeo. El conflicto bélico marcaba la vida de los afganos. Tanto es así que los artesanos locales comenzaron a inspirarse en él para sus creaciones.

A partir de entonces, las tradicionales alfombras persas y orientales comenzaron a llenarse de tanques, granadas, fusiles de asalto, helicópteros y otros motivos relacionados con la guerra. La popularidad fue tal que, con el tiempo, las alfombras con temas bélicos se convirtieron en un género en sí mismo.

En la actualidad, han trascendido el ámbito local y son apreciadas por coleccionistas occidentales, museos y galerías de arte. Algunos expertos han llegado a compararlas con las creaciones de Alighiero e Boetti, un artista conceptual italiano, figura clave del Arte Povera.

Al convertirse en objetos de colección y estudio académico, han surgido libros que las analizan y catalogan según diferentes criterios, por ejemplo, los motivos que las adornan.

Para dicha clasificación, hay alfombras «paisajistas». Se caracterizan por mostrar vistas panorámicas de ciudades de Oriente Medio reales o imaginarias. La novedad es que en la escena aparecen bombarderos, helicópteros o cañones.

También las hay puramente ornamentales que se limitan a repetir un motivo varias veces. El detalles es que en lugar de ser geométrico o floral, son tanques o bombas de mano.

Lo más curioso de estas alfombras es que, además de su atractivo estético, tienen un componente narrativo. A través de ellas se puede conocer la historia de los afganos y los pueblos cercanos.

Por ejemplo, no es lo mismo que los tanques que aparecen tengan el cañón levantado hacia el cielo o no. Si lo tienen levantado, es decir, en una actitud no beligerante, se trata de carros de combate rusos que abandonan el país derrotados. Si están apuntando de forma horizontal, son tanques afganos. De esta forma, lo que era un mero ornamento, se convierte en detalle de exaltación patriótica.

Otras alfombras no son tan sutiles. En ellas se muestran líderes de la época como Jomeini o Dostum o mapas. En estos últimos se detallan escaramuzas, batallas ganadas por los afganos o el recorrido de las tropas soviéticas en la retirada del país.

Los motivos representados en las alfombras también sirven para datar cuando fueron hechas. Las más clásicas suelen reproducir armamento soviético, como los fusiles AK-47. Las modernas incorporan armas de las tropas estadounidenses.

Lo mismo sucede con los hechos históricos. La intervención militar estadounidense en el país ha hecho que se sucedan los temas antiamericanos. Aquellas alfombras que narran el atentado contra las Torres Gemelas, por ejemplo, son un éxito de ventas entre la población.

El atractivo de estas alfombras es tal, que una empresa norteamericana ha decidido especializarse en ellas. El nombre es tan explícito como War rug (alfombra de guerra) y afirman ser los mayores expertos en el tema.

Los criterios que utilizan a la hora de elegir las piezas son la calidad de la lana y otros materiales, los diseños atractivos, la calidad artística y los colores. Además, como tienen casi la exclusiva de este tipo de productos «podemos rechazar lo que no tenga calidad suficiente y elegir los mejores modelos».

Sirven a todo el mundo a través de internet. Aceptan Paypal. Y si alguien la encarga ahora, llega antes de navidad, que luego todo son prisas.

En los años ochenta, la guerra de Afganistán estaba en su máximo apogeo. El conflicto bélico marcaba la vida de los afganos. Tanto es así que los artesanos locales comenzaron a inspirarse en él para sus creaciones.

A partir de entonces, las tradicionales alfombras persas y orientales comenzaron a llenarse de tanques, granadas, fusiles de asalto, helicópteros y otros motivos relacionados con la guerra. La popularidad fue tal que, con el tiempo, las alfombras con temas bélicos se convirtieron en un género en sí mismo.

En la actualidad, han trascendido el ámbito local y son apreciadas por coleccionistas occidentales, museos y galerías de arte. Algunos expertos han llegado a compararlas con las creaciones de Alighiero e Boetti, un artista conceptual italiano, figura clave del Arte Povera.

Al convertirse en objetos de colección y estudio académico, han surgido libros que las analizan y catalogan según diferentes criterios, por ejemplo, los motivos que las adornan.

Para dicha clasificación, hay alfombras «paisajistas». Se caracterizan por mostrar vistas panorámicas de ciudades de Oriente Medio reales o imaginarias. La novedad es que en la escena aparecen bombarderos, helicópteros o cañones.

También las hay puramente ornamentales que se limitan a repetir un motivo varias veces. El detalles es que en lugar de ser geométrico o floral, son tanques o bombas de mano.

Lo más curioso de estas alfombras es que, además de su atractivo estético, tienen un componente narrativo. A través de ellas se puede conocer la historia de los afganos y los pueblos cercanos.

Por ejemplo, no es lo mismo que los tanques que aparecen tengan el cañón levantado hacia el cielo o no. Si lo tienen levantado, es decir, en una actitud no beligerante, se trata de carros de combate rusos que abandonan el país derrotados. Si están apuntando de forma horizontal, son tanques afganos. De esta forma, lo que era un mero ornamento, se convierte en detalle de exaltación patriótica.

Otras alfombras no son tan sutiles. En ellas se muestran líderes de la época como Jomeini o Dostum o mapas. En estos últimos se detallan escaramuzas, batallas ganadas por los afganos o el recorrido de las tropas soviéticas en la retirada del país.

Los motivos representados en las alfombras también sirven para datar cuando fueron hechas. Las más clásicas suelen reproducir armamento soviético, como los fusiles AK-47. Las modernas incorporan armas de las tropas estadounidenses.

Lo mismo sucede con los hechos históricos. La intervención militar estadounidense en el país ha hecho que se sucedan los temas antiamericanos. Aquellas alfombras que narran el atentado contra las Torres Gemelas, por ejemplo, son un éxito de ventas entre la población.

El atractivo de estas alfombras es tal, que una empresa norteamericana ha decidido especializarse en ellas. El nombre es tan explícito como War rug (alfombra de guerra) y afirman ser los mayores expertos en el tema.

Los criterios que utilizan a la hora de elegir las piezas son la calidad de la lana y otros materiales, los diseños atractivos, la calidad artística y los colores. Además, como tienen casi la exclusiva de este tipo de productos «podemos rechazar lo que no tenga calidad suficiente y elegir los mejores modelos».

Sirven a todo el mundo a través de internet. Aceptan Paypal. Y si alguien la encarga ahora, llega antes de navidad, que luego todo son prisas.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La mejor idea de España
Las heroínas de la cultura popular, rediseñadas por mujeres
Bavaria fracasa en su intento de acción de ambush marketing
Los 6 post más vistos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *