fbpx
22 de noviembre 2018    /   CREATIVIDAD
por
 

El algoritmo Arturo tratará de medir la habitabilidad de Madrid

22 de noviembre 2018    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El término habitabilidad es algo difícil de definir porque más que cuestiones objetivas, hay muchísimas opiniones diferentes sobre cómo debe ser una ciudad habitable.

El estudio de urbanismo y arquitectura 300.000 km/s, junto con la Fundación Cotec, han puesto en marcha un experimento urbanístico con el que quieren medir qué criterios marcan la habitabilidad de las ciudades en opinión de los propios ciudadanos. Con ese fin, piden colaboración a la ciudadanía para entrenar un algoritmo al que han llamado Arturo (en homenaje al arquitecto Arturo Soria), que clasifique los distintos parámetros urbanísticos y sus combinaciones en función de la habitabilidad que generan.

«Los urbanistas nos ocupamos habitualmente de la resolución de los problemas de la ciudad. El tráfico, los tejidos residenciales, las dotaciones de servicios…, pero muchas veces nos olvidamos de que el objetivo último de nuestro trabajo es, más allá de resolver problemas, hacer que las ciudades sean lugares habitables», comenta Mar Santamaría, arquitecta, urbanista y confundadora de 300.000 km/s. «De hecho, nuestro propósito es que las ciudades sean los lugares más habitables de la tierra».

«Sin embargo, cuando decimos habitable cuesta encontrar una definición común para todos. Es algo difícil de cuantificar, con un buen componente subjetivo ¡y que depende hasta del humor de cada uno! Así que con este experimento nos proponemos medir la habitabilidad, hacerla objetiva, gracias a las técnicas de inteligencia artificial que tenemos hoy a nuestro alcance».

Accediendo a la web del proyecto, el ciudadano responderá un cuestionario que podrá contestar cuantas veces quiera. Se trata de escoger la imagen que mejor se ajusta, según cada persona, a la de un entorno habitable.

El objetivo es recabar la mayor información posible para que Arturo sea capaz de ofrecer datos de peso sobre cuáles son esos parámetros ideales de habitabilidad. Como explican en la web del proyecto, «la opinión de un único ciudadano puede parecer arbitraria, pero si juntamos la opinión de miles de ellos, podremos construir una idea precisa de qué es la habitabilidad».

«Para poder medir la habitabilidad, hemos tenido que convertir en parámetros numéricos algunas características urbanísticas de la ciudad para que el algoritmo, posteriormente, utilice y escoja aquellas con las que de una manera más eficiente es capaz de predecirla», explica Pablo Martínez, también arquitecto y urbanista, y cofundador de 300.000 km/s, sobre el funcionamiento de Arturo.

«A medida que los ciudadanos votan, la relevancia de los parámetros cambia constantemente», continúa. «Sin embargo, algunos de ellos permanecen siempre en las primeras posiciones, como por ejemplo, la centralidad de las calles, la existencia de comercio de proximidad, la superficie de espacio verde, la proporción de residencia respecto de otros usos como las oficinas o el comercio».

«Otros parámetros, leídos de forma conjunta, nos hablan de que son mejor percibidas aquellas calles que se encuentran en tramas urbanas que tienen su origen en un proyecto o plan urbanístico», aclara Santamaría.

Arturo se puso en marcha hace un mes y contará con una instalación física en el #Imperdible_03, un evento que organiza la Fundación Cotec sobre ciudades e innovación, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, donde los ciudadanos podrán votar en directo cuál es su modelo de ciudad ideal; pero Arturo continuará activo después del evento al menos dos meses más.

Hasta el momento, han participado más de 2.700 ciudadanos que han valorado más de 30.000 fotografías. En los primeros resultados que se han obtenido, los participantes consideran, en general, más habitables los barrios del centro de Madrid. Pero como explican Martínez y Santamaría, «estos también son los que generan más contradicción, por ejemplo, según si las valoraciones las hacen los habitantes de Madrid o los que no viven allí, o si se trata de jóvenes o mayores».

La diversidad de usos en una ciudad también es algo valorado muy positivamente, es decir, un equilibrio entre vivienda, oficina, comercio e industria (0.8), y que entre esos usos predomine el residencial. «Ahora estamos al 84,7% de vivienda respecto de otros usos», comentan los dos fundadores de 300.000 km/s.

«Si, además, los edificios son antiguos (74,63 años de antigüedad de promedio) y de buena calidad, es también un factor determinante de la habitabilidad para los ciudadanos participantes en el proyecto».

Al hilo de estos primeros datos, surge una pregunta: ¿difiere mucho el concepto de habitabilidad que tiene el ciudadano de a pie del de los urbanistas?

«El equipo de 300.000 km/s está formado por urbanistas, y la verdad, es que nos gusta bastante lo que dice Arturo», afirma Mar Santamaría. «Al final, el algoritmo intenta recoger las diferencias de opinión, por género, edad, origen…».

«A lo largo de la historia de la arquitectura y el urbanismo, ha habido muchas definiciones de lo que es la habitabilidad», expone Pablo Martínez. «Grandes arquitectos han dado la suya: por ejemplo, Ildefons Cerdá, a finales del XIX, aspiraba a una ciudad de calles anchas y espacios verdes, mientras en el mismo momento Ebenezer Howard’s, en Inglaterra, defendía la idea de la ciudad jardín (núcleos autónomos y casi autosuficientes) como forma de ordenar el territorio».

«O Jane Jacobs, en 1960, desde Nueva York, hablaba de la vitalidad urbana, de una ciudad densa, con diversidad de edificios, casas, oficinas, poblada por gente también de distintas edades. Cada época y contexto, por tanto, ha generado una definición distinta de lo que es la habilitabilidad», concluye.

«Precisamente el objetivo del proyecto es juntar la opinión de los ciudadanos acerca de su entorno urbano y traducirlo en conocimiento científico, que los arquitectos, urbanistas y políticos (y por supuesto también los propios ciudadanos) puedan aprovechar luego para el diseño y la planificación urbana», explica Santamaría.

Por ello, comentan sus dos fundadores, Arturo tendrá probablemente una versión para otras ciudades españolas. «Es necesario reproducir el experimento en otras ciudades para comparar resultados y establecer así unos indicadores comunes de referencia que permitan a las urbes (y a sus dirigentes y proyectistas) saber en qué aspectos pueden mejorar». Porque la ventaja de Arturo es que sus resultados serán públicos y abiertos a otros investigadores, administraciones, diseñadores…

#Imperdible_03 se celebrará los días 23 y 24 de noviembre en el Centro Fernando Fernán Gómez de la Villa y estará dedicado a los grandes retos de las ciudades.

El término habitabilidad es algo difícil de definir porque más que cuestiones objetivas, hay muchísimas opiniones diferentes sobre cómo debe ser una ciudad habitable.

El estudio de urbanismo y arquitectura 300.000 km/s, junto con la Fundación Cotec, han puesto en marcha un experimento urbanístico con el que quieren medir qué criterios marcan la habitabilidad de las ciudades en opinión de los propios ciudadanos. Con ese fin, piden colaboración a la ciudadanía para entrenar un algoritmo al que han llamado Arturo (en homenaje al arquitecto Arturo Soria), que clasifique los distintos parámetros urbanísticos y sus combinaciones en función de la habitabilidad que generan.

«Los urbanistas nos ocupamos habitualmente de la resolución de los problemas de la ciudad. El tráfico, los tejidos residenciales, las dotaciones de servicios…, pero muchas veces nos olvidamos de que el objetivo último de nuestro trabajo es, más allá de resolver problemas, hacer que las ciudades sean lugares habitables», comenta Mar Santamaría, arquitecta, urbanista y confundadora de 300.000 km/s. «De hecho, nuestro propósito es que las ciudades sean los lugares más habitables de la tierra».

«Sin embargo, cuando decimos habitable cuesta encontrar una definición común para todos. Es algo difícil de cuantificar, con un buen componente subjetivo ¡y que depende hasta del humor de cada uno! Así que con este experimento nos proponemos medir la habitabilidad, hacerla objetiva, gracias a las técnicas de inteligencia artificial que tenemos hoy a nuestro alcance».

Accediendo a la web del proyecto, el ciudadano responderá un cuestionario que podrá contestar cuantas veces quiera. Se trata de escoger la imagen que mejor se ajusta, según cada persona, a la de un entorno habitable.

El objetivo es recabar la mayor información posible para que Arturo sea capaz de ofrecer datos de peso sobre cuáles son esos parámetros ideales de habitabilidad. Como explican en la web del proyecto, «la opinión de un único ciudadano puede parecer arbitraria, pero si juntamos la opinión de miles de ellos, podremos construir una idea precisa de qué es la habitabilidad».

«Para poder medir la habitabilidad, hemos tenido que convertir en parámetros numéricos algunas características urbanísticas de la ciudad para que el algoritmo, posteriormente, utilice y escoja aquellas con las que de una manera más eficiente es capaz de predecirla», explica Pablo Martínez, también arquitecto y urbanista, y cofundador de 300.000 km/s, sobre el funcionamiento de Arturo.

«A medida que los ciudadanos votan, la relevancia de los parámetros cambia constantemente», continúa. «Sin embargo, algunos de ellos permanecen siempre en las primeras posiciones, como por ejemplo, la centralidad de las calles, la existencia de comercio de proximidad, la superficie de espacio verde, la proporción de residencia respecto de otros usos como las oficinas o el comercio».

«Otros parámetros, leídos de forma conjunta, nos hablan de que son mejor percibidas aquellas calles que se encuentran en tramas urbanas que tienen su origen en un proyecto o plan urbanístico», aclara Santamaría.

Arturo se puso en marcha hace un mes y contará con una instalación física en el #Imperdible_03, un evento que organiza la Fundación Cotec sobre ciudades e innovación, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, donde los ciudadanos podrán votar en directo cuál es su modelo de ciudad ideal; pero Arturo continuará activo después del evento al menos dos meses más.

Hasta el momento, han participado más de 2.700 ciudadanos que han valorado más de 30.000 fotografías. En los primeros resultados que se han obtenido, los participantes consideran, en general, más habitables los barrios del centro de Madrid. Pero como explican Martínez y Santamaría, «estos también son los que generan más contradicción, por ejemplo, según si las valoraciones las hacen los habitantes de Madrid o los que no viven allí, o si se trata de jóvenes o mayores».

La diversidad de usos en una ciudad también es algo valorado muy positivamente, es decir, un equilibrio entre vivienda, oficina, comercio e industria (0.8), y que entre esos usos predomine el residencial. «Ahora estamos al 84,7% de vivienda respecto de otros usos», comentan los dos fundadores de 300.000 km/s.

«Si, además, los edificios son antiguos (74,63 años de antigüedad de promedio) y de buena calidad, es también un factor determinante de la habitabilidad para los ciudadanos participantes en el proyecto».

Al hilo de estos primeros datos, surge una pregunta: ¿difiere mucho el concepto de habitabilidad que tiene el ciudadano de a pie del de los urbanistas?

«El equipo de 300.000 km/s está formado por urbanistas, y la verdad, es que nos gusta bastante lo que dice Arturo», afirma Mar Santamaría. «Al final, el algoritmo intenta recoger las diferencias de opinión, por género, edad, origen…».

«A lo largo de la historia de la arquitectura y el urbanismo, ha habido muchas definiciones de lo que es la habitabilidad», expone Pablo Martínez. «Grandes arquitectos han dado la suya: por ejemplo, Ildefons Cerdá, a finales del XIX, aspiraba a una ciudad de calles anchas y espacios verdes, mientras en el mismo momento Ebenezer Howard’s, en Inglaterra, defendía la idea de la ciudad jardín (núcleos autónomos y casi autosuficientes) como forma de ordenar el territorio».

«O Jane Jacobs, en 1960, desde Nueva York, hablaba de la vitalidad urbana, de una ciudad densa, con diversidad de edificios, casas, oficinas, poblada por gente también de distintas edades. Cada época y contexto, por tanto, ha generado una definición distinta de lo que es la habilitabilidad», concluye.

«Precisamente el objetivo del proyecto es juntar la opinión de los ciudadanos acerca de su entorno urbano y traducirlo en conocimiento científico, que los arquitectos, urbanistas y políticos (y por supuesto también los propios ciudadanos) puedan aprovechar luego para el diseño y la planificación urbana», explica Santamaría.

Por ello, comentan sus dos fundadores, Arturo tendrá probablemente una versión para otras ciudades españolas. «Es necesario reproducir el experimento en otras ciudades para comparar resultados y establecer así unos indicadores comunes de referencia que permitan a las urbes (y a sus dirigentes y proyectistas) saber en qué aspectos pueden mejorar». Porque la ventaja de Arturo es que sus resultados serán públicos y abiertos a otros investigadores, administraciones, diseñadores…

#Imperdible_03 se celebrará los días 23 y 24 de noviembre en el Centro Fernando Fernán Gómez de la Villa y estará dedicado a los grandes retos de las ciudades.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El poeta que acaricia la madera
Los 6 posts más leídos de la semana
Echoic Vessels: nuevas formas de descansar tras la muerte
Cómo construir una novela según Murakami
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *