11 de diciembre 2013    /   CINE/TV
por
 

La mirada atrás de José Luis Cuerda

11 de diciembre 2013    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La línea del tiempo se vio amenazada en 1988 cuando el director José Luis Cuerda comenzó a rodar Amanece, que no es poco. En ese momento, definió una manera de contar historias que llegaba con varios lustros de adelanto. Ahora, el propio Cuerda vuelve a plegar el continuo espacio-tiempo para mirar atrás, para contar su visión acerca de un trabajo que ha cobrado mayor peso con el paso de los años.

Como cuenta el director en el libro que ha editado Pepitas de Calabaza,  “es una osadía por nuestra parte creer que lo que hemos hecho vale la pena -a veces literal lo de la pena- para quien invierte tiempo y dinero en verlo y oírlo […]. Más de una vez me gustaría tener al alcance de mis berridos al perpetrador de lo que acabo de ver”.

“Trae algo de Góngora, que tengo yo cuerpo de Góngora”

Quizás por eso José Luis Cuerda comparece en las páginas de este libro para dar explicaciones, más que a descontentos y desafectos de la obra, a quienes siguen revisándola con la esperanza, casi siempre cumplida, de encontrar algo nuevo. El director cuenta cómo se fue llenando de ideas hasta que sus huesos y los de su equipo de rodaje invadieron Ayna, Liétor y Molinicos, los tres pueblos de la Sierra de Segura que conforman ese universo ideal en el que hay que tener mucho ojito antes de plagiar a Fulkner.

Quizás por eso José Luis Cuerda comparece en las páginas de este libro para dar explicaciones, más que a descontentos y desafectos de la obra, a quienes siguen revisándola con la esperanza, casi siempre cumplida, de encontrar algo nuevo. El director cuenta cómo se fue llenando de ideas hasta que sus huesos y los de su equipo de rodaje invadieron Ayna, Liétor y Molinicos, los tres pueblos de la Sierra de Segura que conforman ese universo ideal en el que hay que tener mucho ojito antes de plagiar a Fulkner.

El manchego afirma que su infancia y su juventud no difieren demasiado, al menos en esencia, de lo que se muestra en la surrealista cinta. “Lo que yo cuento en mi cine más raro no es que ocurriera todos los días en cada esquina, pero sí una vez a la semana en cada calle”. Con semejante bagaje experiencial, lo normal es que todo condujese a la película y que naciese de esa manera.

“Si lo que estoy haciendo no responde a una necesidad intrínseca, no sabré hacerlo nunca”

El libro contiene, además de las reflexiones de Cuerda, el guion completo de la película “con comentarios del autor”, que fue recortado por motivos presupuestarios. Lo perdido por el camino contribuye a redondear la percepción del mundo ‘amanecista’, que de rico parecía incapaz de crecer. Asimismo, las impresiones del creador establecen un delicioso poso emocional para extraer con más eficacia las ocurrencias surrealistas subruralistas que se esparcen por todo el metraje.

Todo empezó con una idea para una serie de televisión que recibiría el nombre de Ab urbe condita; tomó forma en Total, el proyecto previo en forma de telefilme con el que Cuerda esculpió su mundo; y se materializó en Amanece que no es poco. “Si lo que estoy haciendo no responde a una necesidad intrínseca, no sabré hacerlo nunca”, dice el propio director. Suponemos entonces que había una necesidad intrínseca en la creación de las páginas de reflexión acerca de la película. Quedamos muy agradecidos.

amanece-que-no-es-poco-xl

Contenido relacionado

– El documental, dirigido por Gabriela Martí

 

La línea del tiempo se vio amenazada en 1988 cuando el director José Luis Cuerda comenzó a rodar Amanece, que no es poco. En ese momento, definió una manera de contar historias que llegaba con varios lustros de adelanto. Ahora, el propio Cuerda vuelve a plegar el continuo espacio-tiempo para mirar atrás, para contar su visión acerca de un trabajo que ha cobrado mayor peso con el paso de los años.

Como cuenta el director en el libro que ha editado Pepitas de Calabaza,  “es una osadía por nuestra parte creer que lo que hemos hecho vale la pena -a veces literal lo de la pena- para quien invierte tiempo y dinero en verlo y oírlo […]. Más de una vez me gustaría tener al alcance de mis berridos al perpetrador de lo que acabo de ver”.

“Trae algo de Góngora, que tengo yo cuerpo de Góngora”

Quizás por eso José Luis Cuerda comparece en las páginas de este libro para dar explicaciones, más que a descontentos y desafectos de la obra, a quienes siguen revisándola con la esperanza, casi siempre cumplida, de encontrar algo nuevo. El director cuenta cómo se fue llenando de ideas hasta que sus huesos y los de su equipo de rodaje invadieron Ayna, Liétor y Molinicos, los tres pueblos de la Sierra de Segura que conforman ese universo ideal en el que hay que tener mucho ojito antes de plagiar a Fulkner.

Quizás por eso José Luis Cuerda comparece en las páginas de este libro para dar explicaciones, más que a descontentos y desafectos de la obra, a quienes siguen revisándola con la esperanza, casi siempre cumplida, de encontrar algo nuevo. El director cuenta cómo se fue llenando de ideas hasta que sus huesos y los de su equipo de rodaje invadieron Ayna, Liétor y Molinicos, los tres pueblos de la Sierra de Segura que conforman ese universo ideal en el que hay que tener mucho ojito antes de plagiar a Fulkner.

El manchego afirma que su infancia y su juventud no difieren demasiado, al menos en esencia, de lo que se muestra en la surrealista cinta. “Lo que yo cuento en mi cine más raro no es que ocurriera todos los días en cada esquina, pero sí una vez a la semana en cada calle”. Con semejante bagaje experiencial, lo normal es que todo condujese a la película y que naciese de esa manera.

“Si lo que estoy haciendo no responde a una necesidad intrínseca, no sabré hacerlo nunca”

El libro contiene, además de las reflexiones de Cuerda, el guion completo de la película “con comentarios del autor”, que fue recortado por motivos presupuestarios. Lo perdido por el camino contribuye a redondear la percepción del mundo ‘amanecista’, que de rico parecía incapaz de crecer. Asimismo, las impresiones del creador establecen un delicioso poso emocional para extraer con más eficacia las ocurrencias surrealistas subruralistas que se esparcen por todo el metraje.

Todo empezó con una idea para una serie de televisión que recibiría el nombre de Ab urbe condita; tomó forma en Total, el proyecto previo en forma de telefilme con el que Cuerda esculpió su mundo; y se materializó en Amanece que no es poco. “Si lo que estoy haciendo no responde a una necesidad intrínseca, no sabré hacerlo nunca”, dice el propio director. Suponemos entonces que había una necesidad intrínseca en la creación de las páginas de reflexión acerca de la película. Quedamos muy agradecidos.

amanece-que-no-es-poco-xl

Contenido relacionado

– El documental, dirigido por Gabriela Martí

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
El mundo en el año 3000
El hombre de la máscara, héroe romántico de 'Boardwalk Empire'
Dos errores narrativos para acabar (literalmente) con ‘Star Wars’
El inspirador día a día de Rafa Galeano
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp