29 de abril 2015    /   CINE/TV
por
 

Anatomía de un spoiler

29 de abril 2015    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La noche es oscura y llena de spoilers». Juego de Tronos inspira la frase que el viernes pasado volvió a poner en evidencia uno de los mayores miedos del aficionado a las series. Por la diferencia horaria con EE UU, un paseo matutino sin tomar las precauciones adecuadas puede convertirse en una pesadilla para el seriéfilo. Lo mismo pasa por la noche, cuando las series que se emiten en prime time en la ficción española toman posiciones entre los trending topics. Los aficionados que opten por la VOS tampoco tienen escapatoria, porque no se sabe en qué momento exacto está permitido o es prudente empezar a comentar detalles de un capítulo o una temporada que está disponible al completo y sin horarios de emisión.

Y si no, que se lo pregunten a muchos seguidores españoles de Anatomía de Grey (enlace con spoilers) , que hace unos días se enteraron, quisieran o no, del nuevo giro de guion impactante cocinado por Shonda Rhimes. Primero la cadena ABC, que emite la serie en Estados Unidos el jueves por la noche, empezó a soltar detalles en sus perfiles en redes sociales; luego recogieron el testigo los medios estadounidenses preguntando a sus lectores sus impresiones y ya desde primera hora de la mañana la reacción había llegado a España.

El spoiler forma parte de la vida del seriéfilo y como ya demostraron hace no tanto Juego de Tronos The Good Wife (ejemplo de guardarse una gran sorpresa durante más de un año) o Breaking Bad, en un mundo tan interconectado y con tanta información circulando (no ya sobre la trama de la serie sino por las noticias que adelantan los propios responsables de la serie en cuestión), es mejor aprender a convivir lo mejor posible con ellos… porque ya se han convertido en inevitables.



Se podría discutir sobre lo que es un spoiler y lo que no y el debate, desde luego, tendría que comenzar con la pregunta de ¿cuánto dura la vigencia de un spoiler? Existen casos como los de Juego de Tronos o de Outlander, que tienen seguidores que desde hace años saben lo que va a pasar. Cuándo se puede empezar a hablar de House of Cards, una serie en la que sus aficionados se marcan su propio ritmo de visionado. Y qué pasa con Mad Men, uno de esos dramas que como Breaking Bad ganan seguidores a posteriori gracias a las recomendaciones. Tiene sentido calificar de spoiler los finales de Los Sopranos, A dos metros bajo tierra o Perdidos, una serie que fue pionera en muchos aspectos.

El debate de los spoilers es permanente y se aviva (cargado de virulencia) cuando se dan casos parecidos al de Anatomía de Grey. Si se pretende mantenerlos a raya no basta con desconfiar de las redes sociales. Hay que vigilar también muy de cerca de los amigos, compañeros de trabajo o conocidos. El spoiler siempre acecha a la vuelta de la esquina y te lo puedes encontrar cuando menos te lo esperas.

Mejor será recordar que, ante todo, la experiencia de ver una serie es sobre todo diversión. Los spoilers también están rodeados de su propia cuota de histerismo y ante la duda siempre hay que recurrir al sentido común y al respeto. A veces no es más importante saber qué va a pasar sino cómo va a pasar.

¿Qué opináis vosotros? ¿Os preocupan los spoilers? ¿Se les da demasiada importancia? ¿Con determinadas series hay más respeto?

La noche es oscura y llena de spoilers». Juego de Tronos inspira la frase que el viernes pasado volvió a poner en evidencia uno de los mayores miedos del aficionado a las series. Por la diferencia horaria con EE UU, un paseo matutino sin tomar las precauciones adecuadas puede convertirse en una pesadilla para el seriéfilo. Lo mismo pasa por la noche, cuando las series que se emiten en prime time en la ficción española toman posiciones entre los trending topics. Los aficionados que opten por la VOS tampoco tienen escapatoria, porque no se sabe en qué momento exacto está permitido o es prudente empezar a comentar detalles de un capítulo o una temporada que está disponible al completo y sin horarios de emisión.

Y si no, que se lo pregunten a muchos seguidores españoles de Anatomía de Grey (enlace con spoilers) , que hace unos días se enteraron, quisieran o no, del nuevo giro de guion impactante cocinado por Shonda Rhimes. Primero la cadena ABC, que emite la serie en Estados Unidos el jueves por la noche, empezó a soltar detalles en sus perfiles en redes sociales; luego recogieron el testigo los medios estadounidenses preguntando a sus lectores sus impresiones y ya desde primera hora de la mañana la reacción había llegado a España.

El spoiler forma parte de la vida del seriéfilo y como ya demostraron hace no tanto Juego de Tronos The Good Wife (ejemplo de guardarse una gran sorpresa durante más de un año) o Breaking Bad, en un mundo tan interconectado y con tanta información circulando (no ya sobre la trama de la serie sino por las noticias que adelantan los propios responsables de la serie en cuestión), es mejor aprender a convivir lo mejor posible con ellos… porque ya se han convertido en inevitables.



Se podría discutir sobre lo que es un spoiler y lo que no y el debate, desde luego, tendría que comenzar con la pregunta de ¿cuánto dura la vigencia de un spoiler? Existen casos como los de Juego de Tronos o de Outlander, que tienen seguidores que desde hace años saben lo que va a pasar. Cuándo se puede empezar a hablar de House of Cards, una serie en la que sus aficionados se marcan su propio ritmo de visionado. Y qué pasa con Mad Men, uno de esos dramas que como Breaking Bad ganan seguidores a posteriori gracias a las recomendaciones. Tiene sentido calificar de spoiler los finales de Los Sopranos, A dos metros bajo tierra o Perdidos, una serie que fue pionera en muchos aspectos.

El debate de los spoilers es permanente y se aviva (cargado de virulencia) cuando se dan casos parecidos al de Anatomía de Grey. Si se pretende mantenerlos a raya no basta con desconfiar de las redes sociales. Hay que vigilar también muy de cerca de los amigos, compañeros de trabajo o conocidos. El spoiler siempre acecha a la vuelta de la esquina y te lo puedes encontrar cuando menos te lo esperas.

Mejor será recordar que, ante todo, la experiencia de ver una serie es sobre todo diversión. Los spoilers también están rodeados de su propia cuota de histerismo y ante la duda siempre hay que recurrir al sentido común y al respeto. A veces no es más importante saber qué va a pasar sino cómo va a pasar.

¿Qué opináis vosotros? ¿Os preocupan los spoilers? ¿Se les da demasiada importancia? ¿Con determinadas series hay más respeto?

Compártelo twitter facebook whatsapp
Madrid volverá a pegarse un atracón de series
Los guerreros post punk de Will Sweeney
Magos, jedis y superhéroes gais, pero solo de boquilla
El otro final de… Harry el sucio
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Mi primer encuentro con los spoilers lo tuve en el cole con trece años en 2º de la ESO, cuando una buena mañana entró en clase un compañero (un troll de cuando aún no existían los trolls) y lo primero que dijo fue: «estuve ayer en el cine viendo el 6º Sentido y que sepáis que Bruce Willis estaba muerto desde el principio».
    Toma ya.

    • … juventud, divino tesoro… a mí me contaron que Vader era el padre de Luke. No me lo creía. Ains.

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad