fbpx
21 de agosto 2017    /   CINE/TV
por
ilustracion  Andrew Tarusov.

Andrew Tarusov hace posar a las princesas Disney para Playboy

21 de agosto 2017    /   CINE/TV     por        ilustracion  Andrew Tarusov.
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El artista Andrew Tarusov ha pensado que las princesas Disney ya están mayores para seguir protagonizando las portadas de las revistas del Club Disney o el Don Miki y ha decidido colocarlas en las cubiertas de una cabecera más adulta: Playboy. En el último trabajo de Tarusov, Pocahontas o Cenicienta se incorporan a la lista de playmates de Hugh Hefner.

Andrew Tarusov es un ilustrador y animador ruso afincado en Los Ángeles. Su estilo, definido por él mismo como una mezcla entre la iconografía de las pin-ups y el cómic, ha sido aprovechado por prestigiosas marcas y publicaciones como Cosopolitan, 20th Century Fox, Rolling Stone, USA Today, Time, MTV y GQ.

Entre sus clientes también se encuentra Disney. Sin embargo, no es por los trabajos «oficiales» para esta compañía por lo que Tarusov ha saltado a la actualidad recientemente.


Hace unos días, el ilustrador colgó en su perfil de Facebook una serie de dibujos bajo el título What if Disney Princesas become older and get to the Playboy covers? (algo así como «¿Qué sucedería si las princesas de Disney crecieran y protagonizasen portadas de Playboy?»).

En esa serie se podía ver a Elsa, Pocahontas, Cenicienta, Mulán o Blancanieves más desarrolladas y en poses inusuales para una princesa Disney. Un curioso ejercicio de ilustración que se completa con una labor de hemeroteca. Las poses de las princesas, lejos de ser casuales, recrean las que tenían las playmates de la portada correspondiente. De hecho, en ocasiones Tarusov utiliza la portada original para superponer sus dibujos, aunque modifica los titulares para darles un giro humorístico y relacionado con la protagonista.


No es la primera vez que Tarusov jugaba con los personajes de Disney. En Disney Villains Pin-Up series, las malvadas de las películas de animación aparecían recreadas como si fueran pin-ups de los años 40.

En Cartoon Characters That Got Old imaginaba cómo sería la vejez de Mickey y Minnie Mouse, del Pato Donald o de Goofy. Por último, en la serie What if Tim Burton directed all Disney classic movies? («¿Qué pasaría si Tim Burton hubiera dirigido las películas clásicas de Disney?»), mezclaba la estética gótica del realizador con los clásicos de la compañía. El resultado era como una eterna Pesadilla antes de Navidad.

Estas y otras obras de Tarusov pueden verse sin restricción alguna a través de su página web. Sin embargo, el autor invita a aquellos que lo deseen a convertirse en mecenas, a través de aportaciones realizadas por medio de la plataforma Patreon. Una manera de rentabilizar este tipo de trabajos y sufragar una posible demanda de Disney por un uso demasiado adulto de sus personajes. Si lo viera el tío Walt, posiblemente se descongelaría.







El artista Andrew Tarusov ha pensado que las princesas Disney ya están mayores para seguir protagonizando las portadas de las revistas del Club Disney o el Don Miki y ha decidido colocarlas en las cubiertas de una cabecera más adulta: Playboy. En el último trabajo de Tarusov, Pocahontas o Cenicienta se incorporan a la lista de playmates de Hugh Hefner.

Andrew Tarusov es un ilustrador y animador ruso afincado en Los Ángeles. Su estilo, definido por él mismo como una mezcla entre la iconografía de las pin-ups y el cómic, ha sido aprovechado por prestigiosas marcas y publicaciones como Cosopolitan, 20th Century Fox, Rolling Stone, USA Today, Time, MTV y GQ.

Entre sus clientes también se encuentra Disney. Sin embargo, no es por los trabajos «oficiales» para esta compañía por lo que Tarusov ha saltado a la actualidad recientemente.


Hace unos días, el ilustrador colgó en su perfil de Facebook una serie de dibujos bajo el título What if Disney Princesas become older and get to the Playboy covers? (algo así como «¿Qué sucedería si las princesas de Disney crecieran y protagonizasen portadas de Playboy?»).

En esa serie se podía ver a Elsa, Pocahontas, Cenicienta, Mulán o Blancanieves más desarrolladas y en poses inusuales para una princesa Disney. Un curioso ejercicio de ilustración que se completa con una labor de hemeroteca. Las poses de las princesas, lejos de ser casuales, recrean las que tenían las playmates de la portada correspondiente. De hecho, en ocasiones Tarusov utiliza la portada original para superponer sus dibujos, aunque modifica los titulares para darles un giro humorístico y relacionado con la protagonista.


No es la primera vez que Tarusov jugaba con los personajes de Disney. En Disney Villains Pin-Up series, las malvadas de las películas de animación aparecían recreadas como si fueran pin-ups de los años 40.

En Cartoon Characters That Got Old imaginaba cómo sería la vejez de Mickey y Minnie Mouse, del Pato Donald o de Goofy. Por último, en la serie What if Tim Burton directed all Disney classic movies? («¿Qué pasaría si Tim Burton hubiera dirigido las películas clásicas de Disney?»), mezclaba la estética gótica del realizador con los clásicos de la compañía. El resultado era como una eterna Pesadilla antes de Navidad.

Estas y otras obras de Tarusov pueden verse sin restricción alguna a través de su página web. Sin embargo, el autor invita a aquellos que lo deseen a convertirse en mecenas, a través de aportaciones realizadas por medio de la plataforma Patreon. Una manera de rentabilizar este tipo de trabajos y sufragar una posible demanda de Disney por un uso demasiado adulto de sus personajes. Si lo viera el tío Walt, posiblemente se descongelaría.







Compártelo twitter facebook whatsapp
El comandante Spock ha muerto
¿Qué se cuenta José Luis Cuerda a 30º en un 600?
¿De verdad es molón ser adicto al trabajo?
Las 22 reglas de Pixar y la televisión (2 de 2)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *