19 de octubre 2016    /   IDEAS
por
 

Piratas de un solo pecho

19 de octubre 2016    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Anne Bonny pudo haber sido una rica heredera como tantas otras mujeres del siglo XVIII. Pero no había venido al mundo aquella hija nacida de la relación extramatrimonial entre un rico abogado irlandés y la criada de su mujer para convertirse en sumisa madre y esposa, como marcaban los cánones de la época. Rebelde, independiente, viviendo su propia vida según sus normas y peleando para reclamar su espacio en un mundo de hombres, Anne se convirtió en una de las dos mujeres piratas más conocidas de la historia.

Tres siglos después, otra mujer valiente y rebelde ha creado la marca de lencería Anna Bonny como homenaje a aquella pirata salvaje, libre y bellísima cuya vida le ha servido de inspiración. Se llama Noelia Morales y acaba de lanzar una línea de lencería muy especial: unos parches, como aquellos que usaban los piratas, para mujeres que han sufrido una mastectomía.

anna bonny

No se trata de un sujetador ni de una prótesis. Porque no todas las mujeres que han sido mastectomizadas apuestan por reconstruir sus pechos. «La reconstrucción puede ser un camino largo y doloroso que no siempre termina con los resultados esperados», afirma Morales. «Yo opté por no someterme a más cirugías que las estrictamente necesarias para curar la enfermedad».

Según explica Morales, «es un parche porque no niega el daño ni finge la ausencia de pecho con movedizas prótesis o rellenos. Es un parche único que celebra lo vivido, que cuando me lo pongo es mi aceptación y me echa un guiño diciéndome «¡mujer sexy a la vista!». Una sensación que creí haber perdido para siempre».

anna bonny

anna bonny

Noelia Morales sufrió en carne propia la experiencia de haber padecido un cáncer de mama en 2015 y vencer la batalla. Pero tuvo que pagar el precio de perder un pecho. Lejos de ceder a la presión social que la empujaba a someterse a operaciones de reconstrucción mamaria o a utilizar prótesis para disimular la falta del seno, optó por encarar y aceptar las cicatrices, buscando una nueva manera de volver a sentirse la mujer «que amaba estar desnuda, que disfrutaba del sexo, que gozó de un cuerpo deseado por su pareja y que dio vida a un hijo».

El reto estaba claro: volver a sentirse sexy. «La lencería que tanto me gustaba ya no tenía sentido. Tenía que explorar un nuevo tipo de sensualidad teniendo en cuenta que no había perdido mis ganas de pasarlo bien, de coquetear y de sentirme guapa».

anna bonny

anna bonny

De esta manera nació la idea de convertir un viejo sujetador en un parche para su pecho mastectomizado. «Cuando empecé a jugar con la idea de usar un parche para verme desnuda o dejar que se asome por el escote de un vestido, me di cuenta de que volvía a contemplar mi cuerpo y de que podía ser fascinante vivir con un solo pecho», explica.

Tras varios prototipos dio con el diseño definitivo. Su familia y gente cercana apoyaron su iniciativa. En el proyecto quisieron colaborar amigos íntimos como los diseñadores Richard Capstick, Tatiana Almagro, de Magonila Antic y Jessica Palazzo. También contó con la ayuda del estudio de diseño Bendita Gloria, que ha realizado la identidad corporativa de la marca.

anna bonny

Por el momento, los parches de Anna Bonny sólo se comercializan a través de su web y la promoción de la marca se va haciendo a través del boca oreja, aunque ya cuenta con el apoyo de una agencia de prensa. También, el lanzamiento de un potente vídeo de campaña realizado por Chloe Wallace de Canada Productions viene a apoyar la difusión de los parches.

Anne Bonny desapareció de pronto sin dejar rastro tras una vida intensa como pirata, venciendo mil batallas que la han convertido en leyenda. Hoy, otras Bonny recogen el espíritu rebelde de aquella para plantar cara a una enfermedad que celebra el Día Mundial del Cáncer de Mama.

anna bonny

anna bonny

«Hay muchas metáforas para el cáncer», afirma Noelia Morales. «Se habla de lucha y batalla… pero a mí me gusta más verlo como un viaje en el que izo las velas y me aventuro por aguas desconocidas».

Anne Bonny pudo haber sido una rica heredera como tantas otras mujeres del siglo XVIII. Pero no había venido al mundo aquella hija nacida de la relación extramatrimonial entre un rico abogado irlandés y la criada de su mujer para convertirse en sumisa madre y esposa, como marcaban los cánones de la época. Rebelde, independiente, viviendo su propia vida según sus normas y peleando para reclamar su espacio en un mundo de hombres, Anne se convirtió en una de las dos mujeres piratas más conocidas de la historia.

Tres siglos después, otra mujer valiente y rebelde ha creado la marca de lencería Anna Bonny como homenaje a aquella pirata salvaje, libre y bellísima cuya vida le ha servido de inspiración. Se llama Noelia Morales y acaba de lanzar una línea de lencería muy especial: unos parches, como aquellos que usaban los piratas, para mujeres que han sufrido una mastectomía.

anna bonny

No se trata de un sujetador ni de una prótesis. Porque no todas las mujeres que han sido mastectomizadas apuestan por reconstruir sus pechos. «La reconstrucción puede ser un camino largo y doloroso que no siempre termina con los resultados esperados», afirma Morales. «Yo opté por no someterme a más cirugías que las estrictamente necesarias para curar la enfermedad».

Según explica Morales, «es un parche porque no niega el daño ni finge la ausencia de pecho con movedizas prótesis o rellenos. Es un parche único que celebra lo vivido, que cuando me lo pongo es mi aceptación y me echa un guiño diciéndome «¡mujer sexy a la vista!». Una sensación que creí haber perdido para siempre».

anna bonny

anna bonny

Noelia Morales sufrió en carne propia la experiencia de haber padecido un cáncer de mama en 2015 y vencer la batalla. Pero tuvo que pagar el precio de perder un pecho. Lejos de ceder a la presión social que la empujaba a someterse a operaciones de reconstrucción mamaria o a utilizar prótesis para disimular la falta del seno, optó por encarar y aceptar las cicatrices, buscando una nueva manera de volver a sentirse la mujer «que amaba estar desnuda, que disfrutaba del sexo, que gozó de un cuerpo deseado por su pareja y que dio vida a un hijo».

El reto estaba claro: volver a sentirse sexy. «La lencería que tanto me gustaba ya no tenía sentido. Tenía que explorar un nuevo tipo de sensualidad teniendo en cuenta que no había perdido mis ganas de pasarlo bien, de coquetear y de sentirme guapa».

anna bonny

anna bonny

De esta manera nació la idea de convertir un viejo sujetador en un parche para su pecho mastectomizado. «Cuando empecé a jugar con la idea de usar un parche para verme desnuda o dejar que se asome por el escote de un vestido, me di cuenta de que volvía a contemplar mi cuerpo y de que podía ser fascinante vivir con un solo pecho», explica.

Tras varios prototipos dio con el diseño definitivo. Su familia y gente cercana apoyaron su iniciativa. En el proyecto quisieron colaborar amigos íntimos como los diseñadores Richard Capstick, Tatiana Almagro, de Magonila Antic y Jessica Palazzo. También contó con la ayuda del estudio de diseño Bendita Gloria, que ha realizado la identidad corporativa de la marca.

anna bonny

Por el momento, los parches de Anna Bonny sólo se comercializan a través de su web y la promoción de la marca se va haciendo a través del boca oreja, aunque ya cuenta con el apoyo de una agencia de prensa. También, el lanzamiento de un potente vídeo de campaña realizado por Chloe Wallace de Canada Productions viene a apoyar la difusión de los parches.

Anne Bonny desapareció de pronto sin dejar rastro tras una vida intensa como pirata, venciendo mil batallas que la han convertido en leyenda. Hoy, otras Bonny recogen el espíritu rebelde de aquella para plantar cara a una enfermedad que celebra el Día Mundial del Cáncer de Mama.

anna bonny

anna bonny

«Hay muchas metáforas para el cáncer», afirma Noelia Morales. «Se habla de lucha y batalla… pero a mí me gusta más verlo como un viaje en el que izo las velas y me aventuro por aguas desconocidas».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Madrid y México geolocalizan la iniciativa ciudadana
Cómo hacer que tus citas de Tinder no se parezcan a una entrevista de trabajo
La ruta del despilfarro en Valencia
El tejo, el deporte donde el consumo copioso de cerveza te impide recordar el resultado
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Preciosa iniciativa.
    En mayo de 2015 me quitaron la mama izquierda y la sustituyeron por un expansor. Esto me ha condicionado para someterme nuevamente a una cirugía para sustituirlo por la prótesis. Aún así, no me siento satisfecha, yo, ya que estamos, quería tener un bonito pecho!!!. Cada vez que lo hablo con el médico me disculpo por mi «frivolidad». Cuando, «dos tetas no valen más que dos carretas».
    Jajaja…lo contaré en mi blog.

  • Esta
    muy bonito en las fotos, pero cuando tienes una mama muy grande y la otra mastectomizada como yo,es necesario pasar por quirofano y hacer reducción de una de ellas y poner prótesis o hacer liposuccion para rellenar de grasa. Es mi caso y estoy contenta.

  • En el 2015 la mama que me había acompañado parte de mi vida cayó en el quirófano, de donde salí con una nueva y la otra retocada. No me haré reconstrucción de pezón ni aureola, y luzco orgullosa una bonita y bien dibujada cicatriz, de la que no me averguenzo ni oculto, porque habla de la batalla librada, de la que espero salir victoriosa. No necesito aparentar nada ni disimular, mi cuerpo me recuerda cada día el camino que hemos recorrido, y en el que yo he adquirido un poquito más de sabiduría y mucha seguridad personal. !Änimo señoras, guerreras todas! Lo que decidais, hacedlo por vosotras; somos algo más que dos tetas.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies