24 de noviembre 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

El arquitecto que hizo Madrid

24 de noviembre 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Cada ciudad tiene su imagen canónica, esa que aparece en la mente de la mayoría de personas cuando se pronuncia el nombre de la ciudad.
La construcción de esas evocaciones en la ciudad de Madrid tiene un nombre que ha contribuido de manera decisiva: Antonio Palacios. Aunque muchos no sepan de la profundidad de su legado.
Algo así le ocurrió al fotógrafo Jesús M. Chamizo cuando el propietario del edificio Casa Matesanz —en el número 27 de la madrileña Gran Vía— le encargó una colección de fotos del edificio para ser expuestas en el interior del mismo.
Chamizo se dio cuenta de que tanto la Casa Matesanz como otros muchos edificios relevantes de la capital eran obra de Palacios. Muchos más de los que pensaba. «El proyecto se transformó en homenaje a este genial arquitecto que transformó la fisonomía de Madrid en el siglo XX», cuenta el fotógrafo.
308c6929702113.56016dfc67124
El fotógrafo tiene una especial predilección por la arquitectura. Dice que tiene una inclinación natural por mostrar «los espacios que el hombre construye, habita, en los que se integra, y cómo influyen el uno en el otro». Por eso, el encargo, que vino como llovido del cielo, le ha permitido plasmar mucho de sí mismo en un trabajo en el que el protagonista es otro, el arquitecto Palacios.

He tratado de llevar el trabajo a un terreno más íntimo, resaltando intenciones que juegan con
la simetría y el equilibrio porque es lo que me ha inspirado su obra y, en gran parte, porque es lo que inspira la mía.


Jesús M. Chamizo ha tratado de centrarse en detalles, en «matices y sensaciones» que constituyen una obra icónica y claramente heredera de la escuela de Chicago de comienzos del siglo pasado. Le interesaba más la mirada cercana, el plano cerrado, que «plasmar la grandiosidad de sus construcciones» a pesar de que en los edificios de Antonio Palacios, el fotógrafo encuentra «solemnidad sin ostentación, equilibrio en utilización y combinación de diferentes y novedosos materiales de la época o armonía y simetría perfectamente conjugadas».
275d0a29702113.56002857b567f (1)
Antonio Palacios no era madrileño. Era gallego. A pesar de ello, su legado ha quedado como uno de los mayores valores de la capital española. Fue casi medio siglo de trabajo en los que le dio tiempo a plantar emblemas como el Palacio de Comunicaciones, el Círculo de Bellas Artes, el Instituto Cervantes, el Casino de Madrid o algunas de las primeras estaciones de metro de la ciudad. Chamizo dice que el gallego «merecería un reconocimiento a la altura de su obra por parte de la ciudad de Madrid». De momento, y aunque se han hecho numerosas exposiciones mostrando su trascendencia, ni siquiera tiene una calle a su nombre.
c6d27929702113.560029ae946834ff5ab29702113.56002857bab6c5031c429702113.56002857b94ff

6d74bf29702113.56002857bd317
13c77529702113.56002857b7f7d
24d59129702113.56002857b40a9
d00b5229702113.56002857bbf10
 
 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Cada ciudad tiene su imagen canónica, esa que aparece en la mente de la mayoría de personas cuando se pronuncia el nombre de la ciudad.
La construcción de esas evocaciones en la ciudad de Madrid tiene un nombre que ha contribuido de manera decisiva: Antonio Palacios. Aunque muchos no sepan de la profundidad de su legado.
Algo así le ocurrió al fotógrafo Jesús M. Chamizo cuando el propietario del edificio Casa Matesanz —en el número 27 de la madrileña Gran Vía— le encargó una colección de fotos del edificio para ser expuestas en el interior del mismo.
Chamizo se dio cuenta de que tanto la Casa Matesanz como otros muchos edificios relevantes de la capital eran obra de Palacios. Muchos más de los que pensaba. «El proyecto se transformó en homenaje a este genial arquitecto que transformó la fisonomía de Madrid en el siglo XX», cuenta el fotógrafo.
308c6929702113.56016dfc67124
El fotógrafo tiene una especial predilección por la arquitectura. Dice que tiene una inclinación natural por mostrar «los espacios que el hombre construye, habita, en los que se integra, y cómo influyen el uno en el otro». Por eso, el encargo, que vino como llovido del cielo, le ha permitido plasmar mucho de sí mismo en un trabajo en el que el protagonista es otro, el arquitecto Palacios.

He tratado de llevar el trabajo a un terreno más íntimo, resaltando intenciones que juegan con
la simetría y el equilibrio porque es lo que me ha inspirado su obra y, en gran parte, porque es lo que inspira la mía.


Jesús M. Chamizo ha tratado de centrarse en detalles, en «matices y sensaciones» que constituyen una obra icónica y claramente heredera de la escuela de Chicago de comienzos del siglo pasado. Le interesaba más la mirada cercana, el plano cerrado, que «plasmar la grandiosidad de sus construcciones» a pesar de que en los edificios de Antonio Palacios, el fotógrafo encuentra «solemnidad sin ostentación, equilibrio en utilización y combinación de diferentes y novedosos materiales de la época o armonía y simetría perfectamente conjugadas».
275d0a29702113.56002857b567f (1)
Antonio Palacios no era madrileño. Era gallego. A pesar de ello, su legado ha quedado como uno de los mayores valores de la capital española. Fue casi medio siglo de trabajo en los que le dio tiempo a plantar emblemas como el Palacio de Comunicaciones, el Círculo de Bellas Artes, el Instituto Cervantes, el Casino de Madrid o algunas de las primeras estaciones de metro de la ciudad. Chamizo dice que el gallego «merecería un reconocimiento a la altura de su obra por parte de la ciudad de Madrid». De momento, y aunque se han hecho numerosas exposiciones mostrando su trascendencia, ni siquiera tiene una calle a su nombre.
c6d27929702113.560029ae946834ff5ab29702113.56002857bab6c5031c429702113.56002857b94ff

6d74bf29702113.56002857bd317
13c77529702113.56002857b7f7d
24d59129702113.56002857b40a9
d00b5229702113.56002857bbf10
 
 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Flavita Banana, la ilustradora que se ríe de los príncipes azules
Uñas Chung Lee: la locura asiática oculta tras una tienda de manicura
El dibujante Craig Thompson firma una odisea espacial para toda la familia
La foto que pilló al pez en la bañera
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies