7 de mayo 2014    /   CINE/TV
por
 

¿Aparcas tu bici con seguridad? El test Hal Ruzal

7 de mayo 2014    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

A pesar de que la pinta de Hal Ruzal es la de un tipo que sí, que podría guindarte la bici en cualquier momento, lo cierto es que juzgar a las personas por su apariencia es algo propio de personas como Alfonso Rojo o Kim Jong-Un. No lo hagas. Lo que hace Hal Ruzal es examinar las bicicletas aparcadas en la calle para poner nota a la seguridad con la que se han dejado atadas. No dejes tu bici de cualquier manera o harás llorar a los hijos de Perico Delgado, aunque ni siquiera sepa si tiene.

Los consejos básicos son muy simples. No dejes tu bici enganchada a estructuras susceptibles de ser retiradas, como por ejemplo andamios. Ata el cuadro. Ata las ruedas. Ata el sillín y no utilices cierres rápidos para unir ninguna pieza del la bici al cuadro.
Mírate al espejo y repite conmigo: «No soy gilipollas». Porque no lo eres. Los gilipollas usan cadenas y candados de baja calidad solo por ahorrarse unos euros. Y tú no eres gilipollas, ¿verdad? (Yo sí, pero no por eso).
Para saber con más precisión cómo dejar tu bici en la calle sin peligro de que los cacos la vendan en la Cañada Real, la web Valencia en Bici hizo hace tiempo una guía muy completa.
Si además de no ser gilipollas eres un tío o una tía con corazón, lo que puedes hacer es lo que propone En bici por Madrid, imprimir estos consejos y dejarlos pegados en las bicis que han sido aparcadas con medidas de seguridad deficientes.

Vía Treehugger.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

A pesar de que la pinta de Hal Ruzal es la de un tipo que sí, que podría guindarte la bici en cualquier momento, lo cierto es que juzgar a las personas por su apariencia es algo propio de personas como Alfonso Rojo o Kim Jong-Un. No lo hagas. Lo que hace Hal Ruzal es examinar las bicicletas aparcadas en la calle para poner nota a la seguridad con la que se han dejado atadas. No dejes tu bici de cualquier manera o harás llorar a los hijos de Perico Delgado, aunque ni siquiera sepa si tiene.

Los consejos básicos son muy simples. No dejes tu bici enganchada a estructuras susceptibles de ser retiradas, como por ejemplo andamios. Ata el cuadro. Ata las ruedas. Ata el sillín y no utilices cierres rápidos para unir ninguna pieza del la bici al cuadro.
Mírate al espejo y repite conmigo: «No soy gilipollas». Porque no lo eres. Los gilipollas usan cadenas y candados de baja calidad solo por ahorrarse unos euros. Y tú no eres gilipollas, ¿verdad? (Yo sí, pero no por eso).
Para saber con más precisión cómo dejar tu bici en la calle sin peligro de que los cacos la vendan en la Cañada Real, la web Valencia en Bici hizo hace tiempo una guía muy completa.
Si además de no ser gilipollas eres un tío o una tía con corazón, lo que puedes hacer es lo que propone En bici por Madrid, imprimir estos consejos y dejarlos pegados en las bicis que han sido aparcadas con medidas de seguridad deficientes.

Vía Treehugger.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Netflix acabó con Blockbuster ¿Acabará con HBO?
Spoiler Fest: ¿por qué nos volvemos locos con las series?
La película del año en Netflix
El documental para evitar el desahucio de Perucha
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies