fbpx
11 de noviembre 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Apología del beso negro

11 de noviembre 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El beso negro ni es negro ni es un beso. Para quien todavía no se haya enterado, beso negro significa, dicho de un modo elegante, saborear y acariciar con la lengua y los labios el esfínter del vecino. Escuchado así suena incluso un poco repulsivo, pero esta práctica se remonta a los albores de la Humanidad y hunde sus raíces en comportamientos solidarios y de limpieza recíproca entre distintos seres. El placer vino después.
Como en todo lo relativo al sexo, la higiene es fundamental. La limpieza siempre es importante cuando nuestro cuerpo va a entrar en contacto directo con otro (u otros). Pero en el caso del beso negro esto se convierte en algo esencial por razones obvias en las que no abundaremos.

Nadie debería sentirse un depravado por atreverse a explorar los cuerpos con una actitud desprejuiciada


El esfínter está muy irrigado y tiene una sensibilidad extraordinaria, comparable a los labios de nuestra boca; por tanto, cualquier estímulo aplicado en esa zona obtendrá una recompensa proporcional al cariño con que lo prodiguemos.
La espeluznante película The human centipede, dirigida por el holandés Tom Six en 2009, cuenta la fantasía de un cirujano bastante extremo que secuestra personas y une quirúrgicamente la boca de uno con el ano del siguiente, hasta conseguir un ser nuevo, un ciempiés humano, que se alimenta por la boca del que va en cabeza, y excreta por el último individuo. Aquí pueden disfrutar del tráiler, que no es apto para estómagos sensibles.
Si usted quiere a su pareja, sea del sexo que sea, no la prive de un placer tan primigenio como a veces mal entendido e incluso estigmatizado entre las clases biempensantes, que tradicionalmente tienen menos imaginación para hacer cosas distintas entre las sábanas. Nadie debería sentirse un depravado por atreverse a explorar los cuerpos con una actitud desprejuiciada, y desde aquí nos atrevemos a proponer el Día Internacional para el Fomento del Beso Negro en alguna fecha pertinente.
Si bien puede llegar a ser letal, como apreciamos en el capítulo 7 de la novela por entregas El asesino binario, es una práctica que carece de riesgos y que, a diferencia de otras, no produce dolor alguno. Solo placer.
Todo el mundo sabe en qué consiste un sesenta y nueve, con independencia de quién sea el seis y quién el nueve; pues bien, la misma práctica de generosa reciprocidad aplicada al beso negro se conoce como doble cero, aunque requiere de una cierta elasticidad física. Tomen nota.
Para terminar, recordemos que la palabra beso tiene un sinónimo poco utilizado, pero presente en el DRAE. Nos referimos a ósculo, que procede del latín oscŭlum. ¿Será casualidad?

El beso negro ni es negro ni es un beso. Para quien todavía no se haya enterado, beso negro significa, dicho de un modo elegante, saborear y acariciar con la lengua y los labios el esfínter del vecino. Escuchado así suena incluso un poco repulsivo, pero esta práctica se remonta a los albores de la Humanidad y hunde sus raíces en comportamientos solidarios y de limpieza recíproca entre distintos seres. El placer vino después.
Como en todo lo relativo al sexo, la higiene es fundamental. La limpieza siempre es importante cuando nuestro cuerpo va a entrar en contacto directo con otro (u otros). Pero en el caso del beso negro esto se convierte en algo esencial por razones obvias en las que no abundaremos.

Nadie debería sentirse un depravado por atreverse a explorar los cuerpos con una actitud desprejuiciada


El esfínter está muy irrigado y tiene una sensibilidad extraordinaria, comparable a los labios de nuestra boca; por tanto, cualquier estímulo aplicado en esa zona obtendrá una recompensa proporcional al cariño con que lo prodiguemos.
La espeluznante película The human centipede, dirigida por el holandés Tom Six en 2009, cuenta la fantasía de un cirujano bastante extremo que secuestra personas y une quirúrgicamente la boca de uno con el ano del siguiente, hasta conseguir un ser nuevo, un ciempiés humano, que se alimenta por la boca del que va en cabeza, y excreta por el último individuo. Aquí pueden disfrutar del tráiler, que no es apto para estómagos sensibles.
Si usted quiere a su pareja, sea del sexo que sea, no la prive de un placer tan primigenio como a veces mal entendido e incluso estigmatizado entre las clases biempensantes, que tradicionalmente tienen menos imaginación para hacer cosas distintas entre las sábanas. Nadie debería sentirse un depravado por atreverse a explorar los cuerpos con una actitud desprejuiciada, y desde aquí nos atrevemos a proponer el Día Internacional para el Fomento del Beso Negro en alguna fecha pertinente.
Si bien puede llegar a ser letal, como apreciamos en el capítulo 7 de la novela por entregas El asesino binario, es una práctica que carece de riesgos y que, a diferencia de otras, no produce dolor alguno. Solo placer.
Todo el mundo sabe en qué consiste un sesenta y nueve, con independencia de quién sea el seis y quién el nueve; pues bien, la misma práctica de generosa reciprocidad aplicada al beso negro se conoce como doble cero, aunque requiere de una cierta elasticidad física. Tomen nota.
Para terminar, recordemos que la palabra beso tiene un sinónimo poco utilizado, pero presente en el DRAE. Nos referimos a ósculo, que procede del latín oscŭlum. ¿Será casualidad?

Compártelo twitter facebook whatsapp
Si eres proclive a la ansiedad, no mires estas fotos
Humanae: educar para la igualdad mediante la fotografía
Gentrificación no es un nombre de mujer
La ciudad fantasma del suroeste de Madrid
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 0
  • En el mundo anglosajón un «Brownnoser» suele significar un «pelota», «lameculos» para delimitar mejor :D.
    brown noser. A person who acts favorably to his or her peers to gain stasis or fancy that will eventually be used to their advantage. Such as a raise, promotion, …

  • Bueno tras leer todo esto del zonas inexploradas, beso negro, era frecuente explorarle el ano a mi amada y de no ser suficiente era agradable verle usar sus bolas anales puestas cuando le cogía la cosa…y cuando ya le ibas a explorar ese ano ya lo encontrabas abierote…

  • Joder, lo del trailer de la puta peli esta totalmente fuera de lugar. Yo lo vi en su día y me quedó mal cuerpo muchos días seguidos y eso que he visto pelis y pelis.
    Por favor, te pediría amablemente que retiraras el Link y el párrafo. No aporta nada y además es que no tiene nada que ver. Y mucha gente te lo agradecerá aún sin saberlo. Gracias.

  • A María:
    Por si te sirve: si te gusta la música antigua, prueba a escuchar de seguido piezas tipo «leçons de ténèbres» (son obras del siglo XVII para la Semana Santa y cantadas por mujeres; las de De Lalande interpretadas por Isabelle Desrochers son de una belleza espiritual superior aptas hasta para meditar). Prueba con Lully, Couperin, Marais… a mi me sirvió para olvidar esa basura lo más rápido posible.

  • Lamento que os haya herido el metraje de The Human Centipede, pero en el texto se advierte de que el tráiler no es para estómagos sensibles, así que quien hace click ya sabe a lo que se arriesga…
    El Autor

  • Sólo me gustaría hacer un pequeño apunte educación sanitaria sobre el tema en cuestión ; las enfermedades que pueden transmitirse por ésta vía son: Hepatitis A, B y C, virus del papiloma humano (VPH), Shigella, gonorrea, herpes, entre otras enfermedades de transmisión sexual.El VIH queda aun por demostrar. Pero cómo «la vida no es un lugar seguro» y cómo estoy de acuerdo en que la exploración de la sexualidad / sensualidad es una riqueza más de nuestra espécie…Si sabes los riesgos y la prevención,mejor.

  • un dia me dieron lamidas al cerradito y la verguenza no me dejo volver a hablarle a mi amiguita por mucho tiempo, despues ella me practico fisting y el placer casi no tenia limites; el o la que este aburrida de lo mismo, que haga cosas diferentes que siempre se han podido hacer, usen su chiquitito sin miedo y sean felices, les gustara…..

  • No es cierto que el beso negro no entrañe riesgos para la salud. Por esa vía se puede contraer hepatitis A y no sé qué otras enfermedades (no soy médico). Incluir ese tipo de desinformación no me parece una frivolidad, me parece una negligencia grave.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *