Publicado: 14 de febrero 2013 12:20  /   DIGITAL
por
 

Apps que NO (aunque tienen su punto, ¿eh?) | Febrero 2013

Publicado: 14 de febrero 2013 12:20  /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

zombies
Bien es cierto que “todo tiene solución menos la muerte” (lo de Bárcenas también está complicado, es cierto), pero que no tenga solución no significa que nuestros subdesarrolladores favoritos no le hayan dado al tema “como si no hubiera un mañana” (guiño guiño). Así que hoy traemos un especial funerales con tres morbosas apps que yacen en este panteón redaccional.
TombFinder
Si estás buscando la tumba de Jim Morrison o Elvis Presley, no necesitas este app por dos razones: la primera, porque se encuentran con extrema facilidad dada su fama y vistosidad. La segunda, porque en realidad no están muertos y viven en una isla junto a Michael Jackson y Fernando Guillén. Pero esto no significa que los cementerios de las grandes ciudades no sean proporcionales en tamaño y totalmente laberínticos, por lo que, si no quieres perderte entre tanto nicho y lápida, puedes, bien geolocalizar las tuyas con esta útil aplicación, bien gastarte los cuartos en una estatua. Por cierto, tiene sección de ‘favoritos’, como Gmail.
iFuneral
Lo más complicado de morirse es que cuando lo haces, ya no puedes realizar gestiones (salvo que conozcas a Aramis Fuster de modo íntimo, cosa que no te recomiendo). Pues para eso está iFuneral, para que aproveches el poco tiempo libre que te queda entre entrevista y entrevista de trabajo y rellenes todos los datos que permitirán a tu albacea montar ese funeral con el que siempre has soñado. ¡Con aplicaciones como esta es que hasta apetece morirse!
Limbo Disseny
Debo admitir que estamos ante una de las apps que más me han inquietado desde que empecé a perder el tiempo con estos menesteres, y mire que esta es la vigesimocuarta página publicada. Y es que, no solo funciona regular sino que no sé muy bien de qué se trata exactamente. ¿Es un estudio de diseño? ¿Un ejecutor de PowerPoints de esos melancólicos atardeceres? ¿Por qué el tutorial es la tercera sección? Y sobre todo, ¿qué pinta aquí un lector de códigos QR? Incapaz de explicarla, solo puedo invitarle, querida lectora, a que se la descargue y pase por esta experiencia como quien se somete a un TAC a las nueve de la mañana.

Más apps en el post hermanito gemelo de este.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

zombies
Bien es cierto que “todo tiene solución menos la muerte” (lo de Bárcenas también está complicado, es cierto), pero que no tenga solución no significa que nuestros subdesarrolladores favoritos no le hayan dado al tema “como si no hubiera un mañana” (guiño guiño). Así que hoy traemos un especial funerales con tres morbosas apps que yacen en este panteón redaccional.
TombFinder
Si estás buscando la tumba de Jim Morrison o Elvis Presley, no necesitas este app por dos razones: la primera, porque se encuentran con extrema facilidad dada su fama y vistosidad. La segunda, porque en realidad no están muertos y viven en una isla junto a Michael Jackson y Fernando Guillén. Pero esto no significa que los cementerios de las grandes ciudades no sean proporcionales en tamaño y totalmente laberínticos, por lo que, si no quieres perderte entre tanto nicho y lápida, puedes, bien geolocalizar las tuyas con esta útil aplicación, bien gastarte los cuartos en una estatua. Por cierto, tiene sección de ‘favoritos’, como Gmail.
iFuneral
Lo más complicado de morirse es que cuando lo haces, ya no puedes realizar gestiones (salvo que conozcas a Aramis Fuster de modo íntimo, cosa que no te recomiendo). Pues para eso está iFuneral, para que aproveches el poco tiempo libre que te queda entre entrevista y entrevista de trabajo y rellenes todos los datos que permitirán a tu albacea montar ese funeral con el que siempre has soñado. ¡Con aplicaciones como esta es que hasta apetece morirse!
Limbo Disseny
Debo admitir que estamos ante una de las apps que más me han inquietado desde que empecé a perder el tiempo con estos menesteres, y mire que esta es la vigesimocuarta página publicada. Y es que, no solo funciona regular sino que no sé muy bien de qué se trata exactamente. ¿Es un estudio de diseño? ¿Un ejecutor de PowerPoints de esos melancólicos atardeceres? ¿Por qué el tutorial es la tercera sección? Y sobre todo, ¿qué pinta aquí un lector de códigos QR? Incapaz de explicarla, solo puedo invitarle, querida lectora, a que se la descargue y pase por esta experiencia como quien se somete a un TAC a las nueve de la mañana.

Más apps en el post hermanito gemelo de este.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Mapa de los edificios públicos abandonados en Córdoba
El iPhone podría convertirse en un detector de humos
G3, el nuevo smartphone de LG
Aral Balkan: Arcoiris y gatitos para espiarte en internet
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp