29 de abril 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

Aprende a tocar la armónica

29 de abril 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Harmonica_4

Los instrumentos normalmente languidecen en las tiendas de música como objetos solitarios pero ¿por qué no venderlos como parte de algo más global? Esto es lo que pensó Mike Valentine, un diseñador de Philadelphia (EEUU), cuando al final de sus estudios en Drexel University recibió un brief para crear un packaging que uniera varios elementos.

El resultado es Learn to play the harmonica, un kit que vende el instrumento como parte de un producto que incluye un DVD, una libreta ilustrada y un disco con canciones. Desde el punto de vista estético, Valentine se nutrió de la época dorada de este instrumento para crear el producto. «Amo el blues y el rock clásico. Tomé como inspiración la tipografía de madera y ornamental de los pósters de artistas americanos de este género de los años 50 y 60».

Por el momento no se plantea comercializarlo, pero al preguntarle por ello, le surgió cierta inquietud. «No he visto interés para llevarlo al retail. Bueno, aún no. La verdad es que en principio no he pensado en crear una marca, pero ahora que lo mencionas, creo que tiene mucho potencial. Podría aplicarlo a todo tipo de instrumentos utilizados en el blues y el rock, al packaging de guitarras, a vídeos educativos. Podría incluso estar ligado a una escuela de música para principiantes!”.

Así que ya sabéis. Mike Valentine está abierto a recibir ofertas.

Harmonica_3

Harmonica_2

Harmonica_1

Este artículo fue publicado en el número de abril de la revista Yorokobu

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Harmonica_4

Los instrumentos normalmente languidecen en las tiendas de música como objetos solitarios pero ¿por qué no venderlos como parte de algo más global? Esto es lo que pensó Mike Valentine, un diseñador de Philadelphia (EEUU), cuando al final de sus estudios en Drexel University recibió un brief para crear un packaging que uniera varios elementos.

El resultado es Learn to play the harmonica, un kit que vende el instrumento como parte de un producto que incluye un DVD, una libreta ilustrada y un disco con canciones. Desde el punto de vista estético, Valentine se nutrió de la época dorada de este instrumento para crear el producto. «Amo el blues y el rock clásico. Tomé como inspiración la tipografía de madera y ornamental de los pósters de artistas americanos de este género de los años 50 y 60».

Por el momento no se plantea comercializarlo, pero al preguntarle por ello, le surgió cierta inquietud. «No he visto interés para llevarlo al retail. Bueno, aún no. La verdad es que en principio no he pensado en crear una marca, pero ahora que lo mencionas, creo que tiene mucho potencial. Podría aplicarlo a todo tipo de instrumentos utilizados en el blues y el rock, al packaging de guitarras, a vídeos educativos. Podría incluso estar ligado a una escuela de música para principiantes!”.

Así que ya sabéis. Mike Valentine está abierto a recibir ofertas.

Harmonica_3

Harmonica_2

Harmonica_1

Este artículo fue publicado en el número de abril de la revista Yorokobu

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Presos que dibujan fichas policiales de delincuentes de moqueta
Al curro patinando
Muerte, violencia y divorcios para niños
Cuando España y Japón eran un mismo país
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies