17 de enero 2012    /   IDEAS
por
 

Aprender haciendo: la importancia del prototipo

17 de enero 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Cada día que pasa, supuestamente, aprendemos algo nuevo. Un proceso resultado de nuestra experiencia, de nuestros errores y de nuestros éxitos, de lo que otros nos cuentan, de lo que vemos… en definitiva, de un cúmulo de circunstancias cuyo único objetivo nos lleva a aprender y a mejorar lo que veníamos haciendo.

Para aprender, además, tienes que tener actitud y predisposición pero siempre es inevitable equivocarse para entender y comprender qué te faltaba y de esa manera poder rectificar. Bajo estas premisas, la del entendimiento y la mejora, parte una de las herramientas que utilizamos en Diseño sumamente enriquecedora para cualquier proyecto.

Se trata de la ‘fase de prototipado’, en la que se construyen prototipos de una forma sencilla, rápida y barata para experimentar, entender mejor los problemas a los que nos enfrentamos, visualizar las posibles soluciones ideadas de manera tangible, pensar sobre ellas, compartir opiniones, descubrir, iterar y por supuesto para poder emitir valoraciones mucho más concretas sobre lo que funciona y lo que no.

El prototipado lo construimos a través de diferentes técnicas creativas como pueden ser el storyboard, la grabación de un vídeo, la construcción de mock ups,  los role play o cualquier herramienta que nos permita en poco tiempo y sin invertir presupuesto poder dar vida a las ideas. Es interesante construir varios prototipos para ver diferentes puntos de vista y que el resultado sea más enriquecedor.

Es un proceso de experimentación como comentábamos antes, pero nos aporta un gran aprendizaje, reduciendo la incertidumbre propia de una idea que como todas, hasta que no se aterriza, es sólo eso, una idea.

Anímate, prueba a prototipar en una fase muy temprana, a medida que llegan las ideas más interesantes. Utiliza los recursos que tengas, emplea a fondo tu imaginación hasta que tengas un artefacto que se entienda por sí mismo y que evoque la realidad. Comprobarás como a medida que lo vas construyendo vas aprendiendo/entendiendo cosas nuevas y por supuesto valídalo con usuarios clave. Qué les gusta, qué mejorarían, qué dudas les surgen y qué críticas tienen que aportarte… tu idea inmediatamente pasará a otra dimensión.

Carmen Bustos es socia fundadora de Soulsight.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Cada día que pasa, supuestamente, aprendemos algo nuevo. Un proceso resultado de nuestra experiencia, de nuestros errores y de nuestros éxitos, de lo que otros nos cuentan, de lo que vemos… en definitiva, de un cúmulo de circunstancias cuyo único objetivo nos lleva a aprender y a mejorar lo que veníamos haciendo.

Para aprender, además, tienes que tener actitud y predisposición pero siempre es inevitable equivocarse para entender y comprender qué te faltaba y de esa manera poder rectificar. Bajo estas premisas, la del entendimiento y la mejora, parte una de las herramientas que utilizamos en Diseño sumamente enriquecedora para cualquier proyecto.

Se trata de la ‘fase de prototipado’, en la que se construyen prototipos de una forma sencilla, rápida y barata para experimentar, entender mejor los problemas a los que nos enfrentamos, visualizar las posibles soluciones ideadas de manera tangible, pensar sobre ellas, compartir opiniones, descubrir, iterar y por supuesto para poder emitir valoraciones mucho más concretas sobre lo que funciona y lo que no.

El prototipado lo construimos a través de diferentes técnicas creativas como pueden ser el storyboard, la grabación de un vídeo, la construcción de mock ups,  los role play o cualquier herramienta que nos permita en poco tiempo y sin invertir presupuesto poder dar vida a las ideas. Es interesante construir varios prototipos para ver diferentes puntos de vista y que el resultado sea más enriquecedor.

Es un proceso de experimentación como comentábamos antes, pero nos aporta un gran aprendizaje, reduciendo la incertidumbre propia de una idea que como todas, hasta que no se aterriza, es sólo eso, una idea.

Anímate, prueba a prototipar en una fase muy temprana, a medida que llegan las ideas más interesantes. Utiliza los recursos que tengas, emplea a fondo tu imaginación hasta que tengas un artefacto que se entienda por sí mismo y que evoque la realidad. Comprobarás como a medida que lo vas construyendo vas aprendiendo/entendiendo cosas nuevas y por supuesto valídalo con usuarios clave. Qué les gusta, qué mejorarían, qué dudas les surgen y qué críticas tienen que aportarte… tu idea inmediatamente pasará a otra dimensión.

Carmen Bustos es socia fundadora de Soulsight.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Motherfuckers! Anarquistas en Manhattan
La era de los procesos
Forges: «La escritura con teclado no refleja aspectos creativos ni rasgos de personalidad»
MENOS es MÁS (o cómo subirse el sueldo)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • ¿Sin invertir presupuesto?
    Ya me dirás entonces como lo haces, porque ya sea un recurso interno o externo son horas (a veces muchas) las que hay que dedicar.

  • Estoy completamente de acuerdo con Carmen, el prototipo que habla este artículo es un elemento básico de comprensión e interacción del concepto, más que un objeto o sistema completo con todas las funciones, es un monigote, un sketch bidimensional o tridimensional que sirve para plantarnos delante de él (con imaginación) y preguntarle y/o exigirle una funcionalidad, enjuiciarlo y mejorarlo.
    Para entendernos, si estamos diseñando un pupitre de conducción de aeronaves revolucionario no hace falta hacer la cojo-maqueta, un cartón con impresiones B/N pegadas encima son el primer prototipo, sobre él se mejora y rectifica hasta que tenemos el interface físico y cognitivo deseado; es entonces cuando hacemos un modelo más elaborado que recoge todo el proyecto o la fase que completa, este sí cuesta algo de dinero y es un «entregable».
    El prototipo de Carmen es una maqueta para pensar y trabajar, es más fácil actuar, sentir, representar, y consensuar opiniones frente a un trozo de cartón que frente a una idea en la cabeza de alguien o un texto escrito.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies