fbpx
21 de septiembre 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

La historia dibujada de los últimos días de la RDA

21 de septiembre 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

A final de los años 80 el bloque comunista se resquebraja. Un periodista estadounidense aquejado de terribles dolores de muelas está en la plaza de Tiananmen, en Beijing, el día en que más de un millón de personas se manifestaban contra el régimen. Desde su hotel, cuenta lo que ve. Las historias que dicta por teléfono a su periódico son asombrosas y, así, Tom Sandman, se convierte en un reportero famoso en su país. Pero el neoyorquino tiene dudas. No tiene claro dónde está el punto de equilibrio entre la ética y la caza de una buena historia.
El día que vuelve a Nueva York, para tomar unas semanas de vacaciones y pensar sobre lo que quiere hacer en la vida, su jefe lo envía a otro país comunista que empieza a hacer aguas: la RDA. El periodista no quiere ir pero el «no» se le escapó de las manos y, en otoño de 1989, acabó como enviado especial en la antigua República Democrática Alemana.
–Es Estado comienza a disolverse –dictó el reportero por teléfono a la chica que transcribía sus crónicas. –La estructura política es rígida y, por eso, frágil… Un estado de porcelana soviética construido sobre arenas movedizas, que se hunde al desplazarse.
Esta historia de Tom Sandman es también la historia de los últimos días de la RDA en la novela gráfica que Impedimenta acaba de publicar. Arenas movedizas se editó por primera vez en Alemania, hace un año, con motivo del 25 aniversario de la caída del Muro de Berlín. El periodista científico Max Mönch y el director de cine Alexander Lahl han escrito el guion de esta obra, y las ilustraciones son de la dibujante Kitty Kahane.
a10
a9
a8
a7
a6
a5
a4
a3
a2
a12
a1

A final de los años 80 el bloque comunista se resquebraja. Un periodista estadounidense aquejado de terribles dolores de muelas está en la plaza de Tiananmen, en Beijing, el día en que más de un millón de personas se manifestaban contra el régimen. Desde su hotel, cuenta lo que ve. Las historias que dicta por teléfono a su periódico son asombrosas y, así, Tom Sandman, se convierte en un reportero famoso en su país. Pero el neoyorquino tiene dudas. No tiene claro dónde está el punto de equilibrio entre la ética y la caza de una buena historia.
El día que vuelve a Nueva York, para tomar unas semanas de vacaciones y pensar sobre lo que quiere hacer en la vida, su jefe lo envía a otro país comunista que empieza a hacer aguas: la RDA. El periodista no quiere ir pero el «no» se le escapó de las manos y, en otoño de 1989, acabó como enviado especial en la antigua República Democrática Alemana.
–Es Estado comienza a disolverse –dictó el reportero por teléfono a la chica que transcribía sus crónicas. –La estructura política es rígida y, por eso, frágil… Un estado de porcelana soviética construido sobre arenas movedizas, que se hunde al desplazarse.
Esta historia de Tom Sandman es también la historia de los últimos días de la RDA en la novela gráfica que Impedimenta acaba de publicar. Arenas movedizas se editó por primera vez en Alemania, hace un año, con motivo del 25 aniversario de la caída del Muro de Berlín. El periodista científico Max Mönch y el director de cine Alexander Lahl han escrito el guion de esta obra, y las ilustraciones son de la dibujante Kitty Kahane.
a10
a9
a8
a7
a6
a5
a4
a3
a2
a12
a1

Compártelo twitter facebook whatsapp
Alabanza al Manifiesto de Oficina
SonarKids, la electrónica para grandes y pequeños
Una moneda para un mundo distópico
De conejos, gatos e ironía milenial: Así es la creadora de Sarah Scribbles
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies